Columna VERDADES MENTIROSAS… 2020/2021: las preguntas pavorosas 

Comparte:
  •  
  • 121
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    121
    Shares

Columna VERDADES MENTIROSAS… 2020/2021: las preguntas pavorosas

                    La mayoría no puede ni imaginar la realidad.

                                         Wolfang Goethe

 

 

Gerardo Lara

El gran Goethe nunca pensó que algún día NADIE en el mundo podría “imaginar la realidad”. ¿Será porque entra la era de acuario?, ¿o es la confirmación de alguna profecía de los libros sagrados? ¿o quizá sea la reacción de la naturaleza a la catástrofe humana sobre la tierra? … ¿ya viene un anticristo o un mesías? ¿y si en verdad es parte de la guerra por el dominio mundial y una estrategia oligarca de limpieza y reestructuración del sistema mundo?  ¿O es el azar imponderable?…   no lo sé, ¿quién podrá contestar estas preguntas pavorosas? pero estoy viendo la mayor de las convulsiones desde que mis ojos se abrieron a la luz.

Según lo que se anuncia, lo que se palpa en el aire enrarecido y lo que ya tenemos inoculado en nuestra perspectiva, 2021 es LA HORA DE LA TORMENTA; ¿Cuántas VERDADES MENTIROSAS aparecerán en medio del pandemónium?

Ya sabemos que la vacunación será lenta, que la economía tardará más de un año en recuperarse, que se viene un desempleo tremebundo, que la masa de pobres crecerá exponencialmente, que ya llega el arribo definitivo de la vida tecno/dependiente, que la cuenta de la muerte pandémica seguirá por algún tiempo, que cuando salgamos del túnel entraremos a un mundo desconocido, en medio de crisis sistémicas, geopolíticas y fragmentaciones de todo tipo.  En términos socráticos “Todo lo que sabemos indica que no sabemos nada”.  

Tan es así que las explicaciones mágicas, religiosas, conspiracionistas, esotéricas, naturalistas, astrológicas y de otros indoles son más creíbles que cualquiera que haya dado la “ciencia” ante la llegada de esa ola de la muerte que ha puesto a la orden del día el principal objetivo de nuestra naturaleza: sobrevivir.

¿O es que no hay explicación posible?  ¿Y todo es obra de “la poética del Universo”?

Los surrealistas decían que entre la certeza y la incertidumbre elegían a la segunda, porque el “no saber” es lo más creativo que hay.  Venga de donde venga la catástrofe que vivimos ahora y que se anuncia explosiva para el año que entra, implica un llamado profundo al máximo poder de la condición humana: el poder de crear.  Ahora nos queda claro el objetivo; crear para sobrevivir.

La lluvia de esperanzas se ha hecho presente; alguien dice que nos encontraremos con un mundo mejor, que recuperaremos “valores perdidos” y que reinventaremos un mundo más feliz. Yo creo que para que esto sea posible es necesaria más que una transformación. Se requiere de una TRANSMUTACIÓN de todo el esquema de pensamiento, imposible bajo el imperio del capital cuyos valores máximos son la codicia, el egoísmo y el narcisismo superfluo.

Lo que se vislumbra es que el reacomodo de este nuevo mundo que nace ante nuestros ojos intenta consumar el gran sueño del sionismo internacional: llenar la tierra de esclavos y quitarles la oportunidad de socializar. No sabemos de donde viene la pandemia, pero ha sido bastante oportuna para la puesta en marcha de esta agenda.

Rimbaud, Marx, Breton y otros hacedores de revoluciones siempre hablaron de “transformar al mundo”, al parecer no ha sido posible ese objetivo supremo, tal vez porque primero es necesario transformar a la humanidad. Es decir, cuando el ser humano logre su transmutación el mundo habrá cambiado.

En la noche que viene solo dará luz la introspección, aquella que nos lleva a solo hacer, ver, creer, consumir, experimentar, lo que nos ayude a sobrevivir, el placer deberá centrarse ahora en ese “permanecer”, será necesario saber abandonarse en sí mismos por el tiempo necesario para encontrar aquello tan preciado que se llama FE.

Pero ¿Qué es la fe? Y ¿fe en qué?, nadie como el maestro George Gurdjieff para contestar: “No hay objeto ni sujeto de la fe, no se enseña ni se aprende, no se busca ni se encuentra. no puede venir ni adquirirse desde el exterior… sólo llega, ni siquiera es necesario reconocerla.”.

Cierro el año deseando larga vida a la humanidad y por supuesto a todos los que lean estas líneas, para despedir el año con una reflexión.

¡¡¡¡¡ALERTA¡!!!!

Si el amor se pierde

vagaremos por las noches

sin saber por qué.

No tocaremos nada,

iremos tropezando

sin ver.

 

Con ceguera profunda

de la cabeza a los pies.

La extinción será lenta

y el vacío sin fondo,

sí caemos del amor.

Perdurará solo el peligro sin la gracia.

y el miedo sin la gloria.

Seremos lo que no fue nunca

la historia en infinito de jamás

La pena de la soledad,

la condena de la oscuridad.

 

Más allá del dolor

trocados al abismo

de la inconciencia oculta.

Perdidos en la inexistencia,

sordos de placer,

mudos de pecado.

Fulminados en lo que no fue nunca.

Ahogados en la herida

incurable del tiempo.

y el desasosiego

de morir sin amor.

Se pudrirán las manzanas

y el venero de la fuente secará

Si el amor se pierde estallará la rutar,

seremos presos entre murallas

de llorones rezos,

de autocompasión

y arrepentimiento.

 

Cesará el rayo de sesgar la tierra

y el deseo caerá del vuelo.

Extrañaremos las quimeras y las palabras,

los afectos vivos y los muertos

añorando odios, pasiones

y hasta nuestras guerras.

La tristeza asomará de entre las sábanas

en el mar de los adentros.

Renuncias dolorosas.

Desesperación.

 

Anuda gigante la tardanza

un cuerpo extraño del cuerpo.

Ancla la noche eterna

en los ojos del desamor.

Ya no hay sombra ni luz que la refleje.

y como no se libera

desvanece.

Si la llama se extingue

iremos con ella.

 

La ruta de tinieblas

atrás de la soledad,

la que no lleva ni va.

El fondo del pozo

atrás del mal

 

La infinita ruta del nunca.

ni siquiera el silencio.

Certezas nulas

venganzas.

No quedará nada

Ni escombros

Ni rumores

Ni lamentos.

Si acaso un canto espiral

apenas audible.

Siempre al final las riberas de su fuente.

solo el túnel de nuestro tiempo.

Y las preguntas pavorosas.


Comparte:
  •  
  • 121
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    121
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *