Columna AL TANTO… Llegó diciembre y sus fiestas ¡entren santos peregrinos!

Comparte:
  •  
  • 18
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    18
    Shares

José Antonio Ortega

Las luces multicolores encienden y se apagan. Como cada año, cuando se aproxima la Navidad. Termina noviembre. La pandemia continúa. Diciembre nos recibe con un panorama incierto. Con un mayor número de contagios y decesos por venir. Las cifras de la emergencia sanitaria se disparan: aquí, allá y acullá.

El veloz incremento de las infecciones en los últimos días, alarma. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte. Pide a México “tomarse muy en serio” la pandemia de Covid-19. Hace un llamado para evitar grandes reuniones familiares. Los festejos en lugares concurridos.

El país se encuentra en una situación grave, previene su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus. La OMS pide a México que sea serio. Lo mismo a Brasil. Reconviene a sus líderes a dar el ejemplo. A usar la mascarilla, el cubre bocas. A bajar el número de contagios, que se disparó en los últimos días de noviembre.

Pero esto es México. Tierra de peregrinos y creyentes guadalupanos. De posadas y piñatas. ¡Dale, dale, dale, no pierdas el tino! ¡Porque si lo pierdes, pierdes el camino! Pero ya lo perdimos. Desde el momento mismo en que perdimos el miedo. Que decidimos salir a la calle, a las plazas comerciales, a la fiesta, a los bares.

Por eso, al cierre del mes, acumulamos 12 mil 81 contagios ¡en dos días! No importa. Para nosotros es tiempo de esperanza. De buenos deseos. De encender las luces del árbol navideño. De iluminar los hogares y los corazones. Tiempo de encuentro con los seres queridos.  Así es nuestro México lindo y querido. Así somos.

Por eso el zócalo de la Ciudad de México se llenará este primero de diciembre. Habrá celebración por los dos años de la 4T. Los peregrinos llegarán, por millones, a la Basílica de Guadalupe. Nadie los contendrá: la fe mueve montañas. El 12 de diciembre será como cada año. Pagar mandas, dar gracias o pedir un milagro a la Virgen Morena.

Mientras tanto…

Para cerrar el año, desde Palacio Nacional nos recetan la Guía ética para la transformación de México. Texto evangelizador. Manual para dummies de la tercera edad. Para los jóvenes que no estudian ni trabajan. Catálogo de frases de campaña. Muy a propósito de la temporada que se acerca: el proceso electoral. La hora de la verdad.

Texto mal escrito y peor pensado. Como que estaba mejor la Cartilla Moral que se publicó allá por 1944, en tiempos del Presidente Manuel Ávila Camacho. Escrita por el espléndido poeta, ensayista, narrador, traductor, humanista, diplomático y pensador mexicano don Alfonso Reyes Ochoa (1889-1959).

Ideado desde la Secretaría de Educación Pública (SEP), hace 76 años, por otro magnífico escritor y poeta: don Jaime Torres Bodet (1902-1974). Pensado para la formación de estudiantes. Para resaltar el sentido de la vida. Para que el hombre fuera mejor en la sociedad. En el conglomerado social de un México que ya no es.

En nuestro querido Estado de México: prepotente existencia moral, también habrá congregaciones. Nuestra clase política se prepara para informar. Llegó la hora de evaluar, de cerrar ciclos. De reinventarse y replantear proyectos. De otear en el porvenir una nueva posición.

Algunos querrán estar en otro cargo de elección popular. Otros y otras permanecer donde se encuentran. Los partidos políticos y los políticos de siempre, se mueven. Buscan –como siempre- transitar de la alcaldía a la diputación, ya sea local o federal. De la Legislatura local a la alcaldía o a la Cámara Baja del Congreso de la Unión. Así son.

Por lo tanto…

Tomemos la pandemia en serio. Seamos responsables y conscientes. Continuemos con los protocolos sanitarios, esto todavía no termina. La segunda oleada de Covid-19 ha llegado. No hemos superado la primera. La transmisión ha vuelto a crecer y nosotros estamos sumamente relajados. Pensemos, actuemos.

Pensemos que las fiestas decembrinas no pueden ser como antes. Ya nada es como antes. Parece que no lo notamos. Quizá lo ignoramos a sabiendas. Todavía no hay vacunas y debemos mantener las medidas de mitigación. Solo así podremos ver las primeras luces de 2021. Año que traerá consigo profundas transformaciones.

Tomemos con cautela la etapa evangelizadora que se avecina. Analicemos los alcances de la Guía ética para la transformación de México. La velada intención de un gobierno que pontifica. De un mandatario que prefiere ser predicador en lugar de estadista. Que busca la transformación moral de la sociedad ¿dónde escuche eso?

Estemos atentos a los informes municipales. A la puesta en escena. Al show que darán por todos los medios a su alcance los alcaldes, las alcaldesas. Sobre todo los que quieren repetir en el cargo. Habrá que calificarlos muy bien. Colocarlos en el lugar que merecen y cerrarles el paso si fallaron.

Diciembre inicia, abriendo y cerrando las puertas. Concluyendo ciclos y comenzando otros. Los que actuaron bien lo saben. Los que no, también. Entienden que la calificación final será el primer domingo de junio de un 2021, cada vez más cerca. Pese a todo, inicia un mes de anhelos y esperanzas.

 


Comparte:
  •  
  • 18
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    18
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *