Réquiem para la “partidocracia”, caeran “negociantes” del voto

Columna: ENTRE DIPUTADOS, TE VEAS…

Por Juan Miguel Benítez Meléndez

Si el “efecto Fox”, provocó un caos nacional del que todavía no salimos los mexicanos; el “efecto AMLO”, afectó “las bases” del Sistema Político Mexicano, más abajo de sus “corporativos” cimientos; en ambos casos, se fragmentó la emisión del voto, en porcentajes que fraccionaron, — en tres “porciones, peligrosamente por cierto, — a toda la ciudadanía, entre los que sí votaron y los que no votaron y los “eternos” abstencionistas, en los comicios del pasado uno de julio del año en curso…

Y, tal como lo adelantamos, hace muchas lunas: las “cabezas” visibles de las “expresiones políticas”, responsabilizarán a los ciudadanos…

Alucinados, en el poder, los “gerentes” de  diferentes siglas, apoyados por sus comparsas, — con todo el respaldo de los “ gobiernos” en poder, — se  olvidaron de los votantes, la tropa que da vida a sus partidos; sentados en la mesa del reparto del botín nacional, dieron por hecho los supuestos de su permanencia, secúla seculorum, en la preferencia de un electorado sumiso y controlado por la dádiva y los premios “laborales”, para mantener sus privilegios…

Empero, “algo” salió mal, no ponderaron que estaban frente a otro México, frente a otra generación de votantes; frente a las denuncias de miles de abusos y una “danza nacional” de miles de millones de pesos sustraídos, del erario público, por auténticos “negociantes” oficiales, quienes, desde modestos cargos, hasta las altas posiciones ejecutivas federales, estatales y municipales, cuya avaricia no tiene límites; todo les resultó al revés: comprometidos, electoralmente; políticamente, negativo; partidistamente fatal para ellas ellos y sus siglas, una tercera parte de mexicanos, derrumbó la añeja armazón que la partidocracia, usaba como su fortaleza política;  así como   financieramente  carísimo, para todos  los mexicanos…

 Millones de electores, votaron contra los candidatos de su partido…

El mensaje de la ciudadanía fue claro: fuera los “indiciados sociales”, en cuanto que nadie emitió el sufragio por obligación y se marcó, con la contundencia que el caso necesitó, el rumbo que los mexicanos de la época piden, —- clamor ciudadano, desde  hace mucho tiempo,— una administración federal, estatal y municipal, con transparencia en los comportamientos oficiales…

Dejó, el resultado del evento para los “afortunados”, una misión, sin reparar si están calificados o no, para la empresa nacional que demanda el pueblo mexicano…

MORENA es la vía, Andrés Manuel López Obrador el dueño del tren y 30 y tantos millones de pasajeros dictarán el rumbo, luego entonces, habrá que capacitar a los MORENOS que ligaron cargo, para el cumplimiento de sus obligaciones, tarea sencilla…

Fácil, en función que todos los que tienen “responsabilidad”  ya han caminado los “túneles del poder” en otros partidos; en otros cargos y con otras ideologías; sobre todo, ya acumularon “conocimiento” de cómo se las gastan quienes viven “arriba” del edificio Patrio y la manera de coexistir, en la selva de la corrupción, — casi, como en los casos de los “segundos frentes” domésticos, — en todas las actividades de la “administración” pública y en los “pasadizos” de la complicada militancia en  “partido político”, con “cobertura” nacional…

No pueden, — ni deben, — fingir ignorancia “tramitológica” oficial…

Mientras los “gerentes”, que no dirigentes; de los partidos vapuleados, electoralmente, buscan las causas, “sobándose” los golpes y con rencor mal disimulado, llamando a la militancia a cerrar filas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*