Algunos aspectos de la entidad mexiquense en el XLV Festival Internacional Cervantino

Por: Felix Morriña

Mucha polémica se ha generado en el bajío mexicano entre los artesanos de Guanajuato por el trato que le han dado a sus similares del Estado de México, porque dijeron a este interlocutor que las autoridades mexiquenses, encabezados por la secretaria de Cultura estatal, Marcela González Salas y Petricioli (1947), no les brindaron las condiciones apropiadas para desarrollar su trabajo y difundir la riqueza en el XLV Festival Internacional Cervantino (FIC) de las cinco comunidades indígenas de la entidad: mazahuas, otomíes, matlatzincas, nahuas y tlahuicas.

En cuanto supieron los artesanos guanajuatenses que este “Servibar y amigo”, asentado en la entidad mexiquense desde hace décadas, estaría por décimo octava ocasión en el Festival Internacional Cervantino (FIC), se dieron a la tarea de buscarme para dar a conocer su malestar. Ellos señalaban que las autoridades habían enviado a los representantes de las etnias, y otros artesanos del altiplano mexiquense, sin las condiciones apropiadas, entiéndase sin viáticos, sin la suficiente promoción y sin supervisar si se encontraban bien atendidos.

Incluso, expresaron que sus camaradas no deseaban dar parte por temor a represalias y que no encontraban eco, debido al reciente cambio de administración gubernamental (salió el mandatario Eruviel Ávila Villegas y entró en septiembre Alfredo del Mazo Maza); luego entonces, es buen momento para buscar una entrevista con la economista egresada del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), con maestría en Administración Pública por el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), con un Master in Arts por la Universidad Anáhuac, es decir, con la secretaria de Cultura mexiquense, para tratar el tema, entre otros aspectos relevantes que tienen que ver con las políticas culturales públicas del Estado de México.

Más allá del sentir de los artesanos, importante señalar que en esta edición la entidad más poblada del país es la invitada especial, al lado de Francia, como nación invitada de honor. Durante la inauguración, el miércoles 11 de octubre, en el majestuoso Teatro Juárez de Guanajuato, el director de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM), Enrique Bátiz Campbell, recibió la Presea Cervantina como mérito a su larga trayectoria, además de ofrecer un recital en este bello recinto el lunes 16 de octubre en el que abordó el antes y después de la Revolución Rusa, a través de Piotr Ilich Chaikovski, Serguéi Rajmáninov, Serguéi Prokófiev y Nikolái Rimski-Korsakov (de este último tocó “Sheherezada. Op. 35”). En el violín estuvo la excelsa Aiman Mussakhajayeva (Kazajistán) para darle peso a los compositores rusos más influyentes del mundo.

“Recibir este premio es un reto para mi futuro como director de orquesta con cinco décadas de experiencia, que me obligan a ser mucho mejor de lo que he sido musicalmente y como ser humano. Espero seguir llevando el arte musical a muchas más personas, porque estoy convencido de que es una de las mejores formas de llegar a la superación del espíritu”, señaló enfático el reconocido director de una de las más destacadas orquestas del país.

Para la clausura del Cervantino 2017, el domingo 29 de octubre, a las 20 horas en la Alhóndiga de Granaditas de Guanajuato, tocará al Estado de México cerrar con broche de oro con la Orquesta Sinfónica Mexiquense (OSM), bajo la batuta del director Rodrigo Macías González y la voz de la cantante mexiquense Eugenia León (es del municipio de Tlalnepantla), quienes interpretarán temas de compositores de la talla de Consuelo Velázquez, Agustín Lara, José Alfredo Jiménez y Alberto Domínguez.

Muchos se han quejado de que sea este el programa para cerrar un festival de tal envergadura, teniendo a Francia como país invitado de honor y con tan excelsa programación, misma que este columnista ha visto a lo largo de la presente edición, pero hay que tomar en cuenta la política cultural mexicana existente detrás del Cervantino, que a continuación expongo:

No hay que olvidar que es el último festival cultural internacional dentro de la administración de Enrique Peña Nieto, a quien no le ha ido muy bien en la materia en su sexenio, incluyendo el deceso de un gran promotor como lo fue Rafael Tovar y de Teresa (quien antes de morir dejó “instituida” la Secretaría de Cultura Federal).

Durante la última etapa del gobierno de Eruviel Ávila Villegas se planificó, bien o mal, lo que el Estado de México llevó al Cervantino 2017, por lo que desde el Gobierno Federal se instruyó que fuera la tierra del presidente de la República el invitado especial. De todos es sabido que no hay en la entidad mexiquense un verdadero organigrama cultural respetable, porque no hay “instituida” una compañía estatal de danza, ni de teatro, ni nada que se le parezca, por lo que deberán trabajar, en demasía, las actuales autoridades para mejorar las condiciones de los “artistas” municipales y estatales, a quienes muchas veces no se les paga en tiempo y forma.

En pro de apoyar el talento mexiquense, en cualquier escenario del mundo, este interlocutor expone lo que se ha podido ver sin profundizar demasiado, todo con el fin de que existan condiciones y mejoras. Es más, he escuchado molestia de críticos y colegas experimentados que no debió programarse al grupo Moenia, porque sienten que hay favoritismo de las autoridades por ser el cantante Alfonso Pichardo Lechuga, hijo del ex gobernador Ignacio Pichardo Pagaza. Todo esto sin pensar en los “méritos” musicales del trío para estar en un escenario como la Alhóndiga de Granaditas.

Hay mucho por escribir, narrar en la radio, expresar en la televisión abierta o de paga, o cualquier espacio periodístico en línea acorde al tema, sobre el desarrollo de la cultura en el Estado de México, por lo que es necesario y prudente entrevistar antes de la clausura del XLV Festival Internacional Cervantino a la secretaria de Cultura estatal, Marcela González Salas y Petricioli. Prometo, queridos lectores, gestionar ese encuentro para darles a conocer hacia dónde irá la cultura en los seis años que dura el gobierno de Alfredo del Mazo Maza. ¡Hasta la próxima!

 

fmorrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina