FAO reconoce medidas de protección a mujeres indígenas en México

12 de enero 2018.- El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano Da Silva, afirmó que México, en comparación con el resto de los países de América Latina y el Caribe, ha demostrado gran interés en construir una política pública en favor de las mujeres indígenas del país.

Recordó que lo anterior resulta de gran importancia, toda vez que de un total de 47 millones, México concentra 55% de la población indígena en la región, y 56% de las cuales son mujeres.

“México ha mostrado mayor sensibilidad en el tema. Es el país que ha propiciado más oportunidades y generando legislaciones y soporte en favor de las mujeres, por ejemplo, con la agricultura familiar a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa)”, expuso.

Da Silva destacó lo anterior en conferencia de prensa, al término de la declaratoria inaugural de los trabajos el foro de alto nivel “Empoderar a las mujeres indígenas para erradicar el hambre y la desnutrición en América Latina y el Caribe”, organizado por la Sagarpa y la FAO.

Consideró también que el uso de alimentos transgénicos es innecesario para combatir el hambre en el mundo, además hace falta reducir el despilfarro de productos agropecuarios, que equivale a un tercio de todo lo producido por malas gestiones, ineficiente logística y almacenaje.

“Ese nivel de desperdicio se debe también a la concentración de la base alimentaria de 80% de la población en solo papa, soya, maíz y arroz, por lo que es necesario diversificarse”.

Sin embargo, destacó que con el cambio climático es difícil hacer planes, por lo que los transgénicos deben considerarse como una alternativa, aunado a que, dijo, hasta el momento no hay pruebas científicas de que los alimentos genéticamente modificados hagan daño a la salud humana.

No obstante, recomendó no usar transgénicos en centros genéticos de origen como es el caso de México con el maíz, “y que implicaría un gran riesgo producir transgénicos que contaminen la diversidad”.

El director general de la FAO manifestó además su preocupación por los recientes índices de obesidad entre la población infantil y femenil indígenas, derivados por los cambios de hábitos alimenticios que implican la incorporación de más altas concentraciones de sal y azúcar, así como de comida rápida y “chatarra”.

“Es una combinación explosiva que conlleva a promover en este sector el mayor consumo de frutas y verduras”, por lo que adelantó que en 2019 la FAO hará una campaña intensa para combatir la obesidad.

 

ntx