Columna VERDADES MENTIROSAS… DA MUCHAS VUELTAS LA VIDA

Comparte:

“Un cínico es alguien que conoce el precio de todo y el valor de nada”.

                 Oscar Wilde.

Gerardo Lara

En 1989 Luis Cárdenas Palomino comenzó su carrera como funcionario policiaco cuando ingresó al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), es decir, apenas iniciado el periodo presidencial de Carlos Salinas de Gortari, a partir de ahí fue ascendiendo, en la PGR, en la AFI, en la Policía Judicial Federal, como zar de grupos anti drogas y antisecuestros, colaboró con todos los gobiernos desde entonces hasta el de Calderón y fue el principal lugarteniente de Genaro García Luna, acusado en Estados Unidos de varios delitos graves;   en el sexenio anterior Luis Cárdenas se convirtió en el jefe de seguridad de las empresas de Ricardo Salinas Pliego.

Significa que el hoy preso, tejió su carrera como policía durante los años turbios y vergonzantes de la noche de tinieblas neoliberal mexicana; se movió durante esos años como pez en el agua de los negocios turbios, la corrupción y la impunidad.

Ahora duerme en una cárcel de máxima seguridad a unos metros de varios de sus víctimas en la fabricación de culpables, entre ellos Israel Vallarta que lleva más de 15 años sin sentencia, simple y sencillamente porque no han podido comprobarle ninguna culpabilidad. Su caso es representativo de la descomposición del régimen prianista que antepuso el dinero sobre el ser humano, una dictadura de casi 30 años que usurpó el poder en 1988 y que convirtió la política nacional en un sainete de gente ambiciosa y turbia, cuyo rostro paradigmático podría ser el de Felipe Calderón, sin duda el más vulnerable de los expresidentes en cuanto a “evidencia del crimen”.

Tal vez por ello el michoacano es el más activo político y declarativamente, lleva meses opinando de todo, denostando y mintiendo a diario, mostrando gran resistencia pues ha perdido todas y cada una de las discusiones en que se ve involucrado. Ante el encarcelamiento del super policía volverá a aducir su estupidez y su característica estulticia (no sabía nada), pero lo que resaltará, será su perfidia. Es increíble como el PAN sigue estrechando en sus brazos a Calderón, los fundadores de ese partido, reaccionarios pero honestos, ya lo hubiesen expulsado hace mucho.

Un amigo que cayó un tiempo en las garras de la cocaína, me contó que, en 2010, siendo Cárdenas Palomino uno de los mandos supremos de la AFI, fue a una de las “tienditas”, populares en la ciudad de Toluca durante aquellos años turbios; mi amigo compró una dosis del polvo blanco.

Al salir de la “tiendita”, bajaron cuatro tipos vestidos de civil de un auto estacionado enfrente, registraron a mi amigo le descubrieron la droga y se lo llevaron detenido. Eran policías de la AFI, en el camino mi amigo intento sobornarlos, pero ellos le dijeron que ahora se trataba de otra cosa; – “Vas a decir que te detuvimos en Tenancingo”- le pidieron que inventara una historia, que compró la droga en una tienda de Tenancingo, le mostraron fotos de cual fachada debería ubicar en sus declaraciones, estaban en plena operación de un montaje. Le dijeron además a mi amigo que ¡podría dar un nombre falso!, que no era necesario dar su verdadero nombre.

Tuvieron a mi cuate 48 horas en una jaula de la AFI en Toluca, junto a tres adictos al “crack de grueso calibre”, los habían atrapado en “tienditas” de diversos puntos de la ciudad, sin embargo, a todos les habían ordenado que contaran la misma historia que le indicaron a mi amigo.

Durante sus horas preso, el PATON (así le decíamos), se preguntó por qué esa indicación tan rara de que mintieran en sus declaraciones, poco a poco fue atando cabos, inquiriendo a sus compañeros de celda, la conclusión fue clara: ¡estaban perjudicando a un grupo para beneficiar al otro!, El PATON y el resto de los presos eran actores involuntarios del montaje.

Mi amigo salió libre después de 48 horas, con una “orden” para tomar rehabilitación, no fue necesario, el susto le bastó para renunciar al polvazo. La anécdota es significativa, pues revela una forma de operar truculenta y sinuosa por parte de la “guerra contra el narco”.

Ahora imaginemos estos montajes a una escala mayor, es evidente que la simulación penetró todos los escalafones, todos los rincones de la vida nacional.  En el caso de la francesa Florence Cassez, incriminada por los policías/gánster está involucrado el locutor y ahora showman “Loretito de Mola”, pero también lo están las tóxicas televisa y tv Azteca.

En diciembre de 2012 el ahora indiciado, anunció su retiró de la administración pública luego de que, en noviembre anterior, Edgar Valdez Villareal La Barbie, lo acusó de pertenecer a un grupo de funcionarios que supuestamente recibió dinero del crimen organizado a cambio de protección. Aun así, el voraz Ricardo Salinas Pliego lo contrató como jefe de seguridad de todas sus empresas.

Vaya que el movimiento elíptico lo transforma todo; imagino el año 2005 y veo a la francesa Florence Cassez y a Luis Cárdenas Palomino frente a frente, el super policía asesta con su mano abierta y con toda su fuerza un golpe en el rostro de la francesa, la humilla, la veja, le escupe; siete años pasará la mujer en la cárcel, condenada socialmente a partir de un montaje, transmitido por las dos principales cadenas de televisión abierta.

Veo también a Israel Vallarta, torturado y con ¡quince años en prisión sin sentencia! Una aberración jurídica por donde se le vea. Mientras tanto, puedo imaginar a Cárdenas Palomino, a García Luna y a Felipe Calderón, bebiendo caro, comiendo de lujo, viajando y gozando del poder.

Pero la transformación siempre tiene un aspecto milagroso, ahora desde Francia Florence puede ver a dos de sus verdugos caer, mientras que Israel Vallarta por su parte tiene de su lado la fuerza moral de la injusticia, que abandona del todo a los criminales en el juicio de la historia. No cabe duda que mi abuela tenía razón: “la vida da muchas vueltas”, sin embargo, hay conclusiones que vienen de experiencias milenarias:

“A las vueltas de la vida, no habrá vencedores ni vencidos”


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *