oax

Luto en Oaxaca, muchas muertes, pocas respuestas

22 de junio.- El estado de Oaxaca, México, no sólo se encuentra convulsionado sino también de luto, además de las muertes producto del crimen que también está alcanzando a este estado del sureste, al menos 13 personas han fallecidos en incidentes relacionados con protestas sociales, 10 en Nochixtlán, dos más en Juchitán y otro joven en Viguera, a las afueras de la capital oaxaqueña.

Aún falta mucho por aclararse, el caso merece una profunda y exhaustiva investigación, y aunque el gobierno federal ha propuesto a la Procuraduría General de la República, no debería descartarse también una indagatoria independiente como han propuesto diversas organizaciones y representantes de derechos humanos en México.

Nochixtlán ¿Quién disparó?

Una de las preguntas clave que sigue sin responderse de forma contundente es quien comenzó la balacera; de acuerdo al testimonio de periodistas que estuvieron presentes en el lugar de los hechos, como Jorge Luis Plata y Hugo Velasco, afirman que las primeras detonaciones no provenían del lado de los policías, por el contrario fueron ellos quienes recibieron los primeros heridos cuando se encontraban en retirada, y de lo cual queda testimonio en un video difundido por Reforma y otro más publicado por Velasco en redes sociales.

Aquí ya hay un punto muy grave, quien disparó contra los policías y que tipo de reacción esperaba, apenas el 16 de agosto del 2012, un grupo de mineros en una protesta en Sudáfrica fueron acribillados después de que a alguien de su lado se le ocurrió mostrar un arma de fuego; 34 mineros murieron en Lonmin en la casi instintiva respuesta policial.

Ahora en Nochixtlán pudiera haber pasado algo similar, alguien disparó a los policías, detonando una masacre brutal; es una respuesta imponderable aclarar quien detonó la balacera, puesto que la CNTE tampoco ha reconocido que se hayan hecho disparos de su parte, mientras que la policía federal, ha dejado abierta la posibilidad de que pudiera haber un tercer grupo involucrado, quien al parecer no se encontraba directamente del lado del grueso de manifestantes.

En una de las fotografías publicadas por Velasco, se ve a los elementos uniformados reaccionar en dirección hacia una zona despoblada ubicada a un costado de la carretera, y no enfrente donde se encontraba el grueso de disidentes.

La Policía Federal sin mostrar hasta el momento evidencias públicamente afirma que 25 de sus elementos resultaron con heridas de bala, mientras que Jorge Luis Plata de Reforma, afirmó tener conocimiento de al menos 3 heridos, a uno de ellos se hace referencia en uno de los videos divulgados por Reforma.

Tras este primer ataque, es cuando los policías, de forma desorganizada tratan de resguardarse y luego agruparse para comenzar también a responder con armas de fuego, es entonces que también tratan de agredir a los periodistas para que no registraran sus acciones, a Velasco le roban una cámara e intentan lo mismo con Plata, quienes hacen la denuncia en redes sociales.

Del lado de los civiles, se tiene un saldo confirmado por la CNTE de diez muertos, además de 37 personas lesionadas con herida de bala, también falta aclararse quienes fueron agredidos y a que grupo correspondían, pues de acuerdo a la información que se tiene hasta el momento, la mayoría eran civiles que no pertenecían al sector magisterial, aunque en realidad la mayoría de la gente que participaba en la protesta tampoco pertenecía la magisterio, sino que es parte de la población civil que se está manifestando también a lo largo de todo el estado contra la imposición de la reforma educativa.

También debe aclararse si se disparó contra civiles desarmados que se encontraban en la carretera y no donde comenzaron los disparos, como aparenta también en videos difundidos en redes sociales.

Asesinato en Juchitán

También falta por aclarar muchas cosas de lo sucedido en Juchitán, donde fue asesinado el periodista de El Sur de Juchitán, Elodio Ramos Zarate, además Raúl Cano López, hermano del director del periódico local Hechos.

De acuerdo al testimonio de la jefa de Elodio, Nadia Sanabia, quien estuvo en contacto con él vía WhatsApp, a Elodio lo acababan de amenazar un grupo de personas que se encontraban cometiendo actos de rapiña en las inmediaciones de un bloqueo registrado en Juchitán.

El periodista habría sido ejecutado momentos después de su última comunicación, mientras que otras dos personas que se encontraban cerca resultaron también heridas por las detonaciones, entre ellas Cano, quien falleció en el hospital al que fue trasladado.

Aún queda también por aclarar las circunstancias y los responsables de los crímenes, que además de ser arteros asesinatos, representan también graves amenazas a la libertad de prensa y a la libertad de expresión en este país, hechos que no deben tolerarse desde ninguna perspectiva.

Vigueras

En Vigueras, también fue sepultado Juvan Azarel Galán Mendoza, un joven que habría fallecido en un enfrentamiento registrado también en una protesta contra elementos policiales en esta comunidad ubicada en las afueras de la ciudad de Oaxaca de Juárez.

Y aunque se tienen diversas imágenes que circularon en medios locales y redes sociales del violento enfrentamiento ocurrido en este punto, faltan también muchas respuestas sobre las circunstancias que generaron el fallecimiento de este joven de tan sólo 19 años de edad.

Libertinaje de expresión

El caso también ha quedado empañado por una gran cantidad de imágenes falsas que han circulado sobre supuestos hechos ocurridos en dichos lugares, lo cual también ha exacerbado un tenso debate en el que se hacen señalamientos sin un sustento claro.

Ante esta situación será aún más prioritario presentar una investigación clara y que determine los pormenores en los cuales se desarrollaron estos hechos que resultan lamentables y que no son deseados por nadie.

 

Mauricio Islas. Apocaliptic.com

banner_informe2016_1000x100