“Sirenas de maíz y barro”, sentido homenaje fotográfico a las tradiciones, usos y costumbres de Metepec: Erick Dago

SILENCIOS ESTEREOFÓNICOS

Félix Morriña

Como un merecido homenaje a la mujer del altiplano mexiquense, el próximo viernes 24 de enero, a las 17:00 en el ex Convento de San Juan Bautista del Pueblo Mágico de Metepec, se inaugurará la exposición fotográfica “Sirenas de maíz y barro”, la cual consta de 30 imágenes de mediano formato en la que se presenta a la mujer que siempre está ahí, pero no siempre se le ve, se le honra, ni respeta; y son ellas, las mujeres de Metepec, las que nutren, mantienen, preservan y cuidan celosamente las tradiciones, usos y costumbres de este mexiquense municipio, ubicado a dos mil 600 metros sobre el nivel del mar.

“En esta muestra fotográfica recojo parte del caleidoscopio infinito femenino a lo largo de su existir en Metepec, el municipio mexiquense que me vio nacer, crecer y (re) crear. Abordo en la exposición ‘Sirenas de maíz y barro’ desde la infancia hasta la tercera edad de las mujeres de mi lugar de origen. En esta exposición de 30 piezas fotográficas, que será inaugurada en el ex Convento de San Juan Bautista, hay cinco obras nuevas que nutren el acervo presentado la primer vez que se mostró al público, durante la inauguración de un Festival Internacional de Arte y Cultura Quimera de la pasada administración municipal”, mencionó en entrevista el fotógrafo, escenógrafo y titiritero metepequense, Erick Dago, con motivo de su reciente trabajo creativo.

Con tres lustros de experiencia fotográfica, Erick Dago enfatizó que al principio era como un complemento a su trabajo como escenógrafo, pintor, titiritero y otrora músico punk, pero al adentrarse poco a poco al mundo de la cinematografía comenzó a apreciar la importancia y belleza de la imagen para después rendirle culto a los maestros de la lente mexicanos, entre ellos, el gran Manuel Álvarez Bravo. Para el entrevistado, el poder atrapar un presente en la fotografía, inmovilizarlo y hacerlo perenne ante una sociedad mucho más visual, pero insensible a la realidad más inmediata, es su propuesta artística, sin mayor pretensión que registrar el costumbrismo de su lugar de origen y mostrarlo de manera ética y estética a todo aquél interesado en el arte, en la historia y derivados.

“Considero que un acervo fotográfico es de vital importancia para mantener viva la memoria cultural colectiva, preservar las tradiciones de un país y resaltar la importancia de mantener nuestra idiosincrasia. En mi trayectoria como fotógrafo, he recorrido gran parte de México. Los paisajes, las diferentes manifestaciones culturales y, sobre todo, la gente, me han sido fuente de inspiración visual y emocional, para poder contar historias que se entrelazan en un mágico urdimbre colorido, que es nuestro país”, acotó enfático Erick Daniel Gómez Colín, quien es mucho más reconocido en el altiplano mexiquense como Erick Dago.

“He adjuntado las fotografías que considero más representativas y acordes con el proyecto que propongo. Mi fotografía gira entorno a la vida cotidiana, festividades y tradiciones de los habitantes de diferentes sitios de la República Mexicana, tratando de captar la esencia y significado de los protagonistas de cada imagen capturada. Desde tiempos inmemorables, Metepec ha sido crisol y fuente de tradiciones y costumbres, por eso esta vez el tema central es el homenaje a mi origen a través de la mujer en fotografía. En Metepec hay cultura viva que se reinventa de manera cotidiana a través de sus mujeres. Son ellas: artesanas, campesinas, empleadas, amas de casa, profesionistas y miles más, quienes con sus bondadosas y suaves manos, bordan el destino; dan forma y vida al creador de vida, el barro”, explicó el artista de la lente.

El experimentado fotógrafo concluyó la entrevista argumentando que las mujeres de Metepec, son tan certeras que pueden tejer un entramado de sueños y ficciones, y con ello, recoger el fruto de generaciones venideras para sostener estas tradiciones, usos y costumbres del municipio para la posteridad. “Son ellas, las mujeres de Metepec, las que hechizan con su canto ancestral, la tierra para mantenerla fértil y viva. Su aparente fragilidad es el sostén y motor del porvenir de esta localidad”, concretó.

fmorrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *