El Paseo de la Agricultura de Metepec, una tradición sempiterna

*Recuperan los originarios su manifestación cultural.

Por: Juan Carlos Lara Escobedo

Fotos: Sergio Sánchez-Hidalgo García

Metepec, México, 17 de mayo de 2016.- Una fiesta multicolor color, llena de imaginación, devoción y fraternidad, que por fin terminó por recobrar sus raíces y motivos, fue el tradicional Paseo de la Agricultura 2016 de este municipio. Miles de personas, entre participantes, voluntarios y espectadores, se dieron cita desde temprano en el Pueblo Mágico para recordar a San Isidro Labrador y pedirle buenas cosechas.

El también conocido como “Paseo de los Locos” es una de las fiestas más representativas de Metepec y forma parte de su identidad cultural, pero al paso de los años, gracias a una buena organización y coordinación entre autoridades y ciudadanos, lo que era una fiesta sólo de la gente del municipio, se ha ido convirtiendo en un evento que convoca público de todo el Valle de Toluca, de otros municipios del Estado de México e incluso del interior del país.

san 2

El Santo labrador y los animales que Dios nos dio para auxiliarnos en el trabajo.

El Paseo de la Agricultura de Metepec  es uno de los sincretismos culturales más visibles que tenemos. En la tradición hecha perenne por el “Pueblo Mágico” todo es mensaje, todo es símbolo: los animales como muestra de trabajo y también reconocimiento a las criaturas de Dios; las yuntas y los carros adornados, sencillos pero imponentes, símbolo de la pureza y humildad que caracterizaba al Santo Labrador… Y las Tlacualeras, un homenaje a la mujer, un homenaje a la esposa de San Isidro, que era quien le llevaba los sagrados alimentos a éste.

Para quienes se caracterizan y desfilan, para los organizadores de las cuadrillas, para quienes mantienen viva la tradición del amor a la tierra, el Paseo de San Isidro no sólo es una fiesta. No sólo se trata de marchar, regalar gorditas y convivir, se trata más bien de darle valor al acto de fe, a la relación que tiene la veneración a San Isidro con el bienestar de la tierra que nos da de comer.

Una Tlacualera, reconocimiento a la mujer... A quien lleva la comida al campo. La mujer-tierra.

Una Tlacualera, reconocimiento a la mujer… A quien lleva la comida al campo. La mujer-tierra.

Y aunque cada vez es menos la tierra cultivable que hay para encargarle a San Isidro, los metepequenses siguen dispuestos a cuidar la que aún queda… y sigue produciendo… y sigue estando bajo el cuidado del Santo Labrador.  De ahí que las cuadrillas más antiguas, los participantes herederos de la tradición hayan luchado durante varios años por regresarle al Paseo de San Isidro su carácter ritual y alegórico, además de su razón de ser como sincretismo cultural.

Las desviaciones de antaño en el paseo, que degeneraron en paseos que lejos de promover la identidad cultural promovían el “día del debraye” (que lo entienda quien lo sepa entender) han quedado atrás. La gente, los herederos de la tradición, recuperaron su símbolo, recuperaron su manifestación cultural, no para retraerse y ocultarla bajo su regazo, sino muy al contrario para abrirse y enseñársela al mundo a pecho abierto.

Así, el Paseo de San isidro, al recuperarse como manifestación espontánea y añeja de una comunidad, ejemplo del sincretismo más puro, es en nuestro tiempo una oportunidad de reforzar identidad y sentido de pertenencia. Así lo han entendido las autoridades municipales encabezadas por el presidente municipal David López Cárdenas,  que se involucraron de lleno con los miembro de la Mesa Directiva Ciudadana del Paseo, con el Comité de Cuadrillas y con todos los aspectos que tienen que ver con la organización del evento.

El presidente municipal de Metepec, David López Cárdenas, baila con dos Tlacualeras. "Baile, baile pa que venga la lluvia" y esté buena la tierra".

El presidente municipal de Metepec, David López Cárdenas, baila con dos Tlacualeras. “Baile, baile pa que venga la lluvia” y esté buena la tierra”.

A partir de que el Paseo de la Agricultura recupera sus raíces y regresa a sus fundamentos, y además cuenta con la postura visionaria del gobierno municipal, su permanencia y desarrollo como expresión de cultura popular están garantizadas. La propia Mesa Directiva Ciudadana del paseo considera que cada vez habrá más visitantes del interior del país, como fue en esta edición, y por qué no del extranjero.

Vianey Tapia, tesorero de la Mesa Directiva, garantizó que con el respaldo de las autoridades municipales para regresarle al paseo su carácter ritual la tradición se mantendrá y cada vez se hará mejor, “porque así como nuestros papás nos heredaron la tradición de formar las cuadrillas y venerar a San Isidro y a la tierra, así nosotros lo hacemos con nuestros hijos y ellos con los suyos…”

Marca la tradición que los acompañantes de las cuadrillas regalan  a los espectadores  gorditas, tlaxcales y otros objetos para compartir.

Marca la tradición que los acompañantes de las cuadrillas regalan a los espectadores gorditas, tlaxcales y otros objetos para compartir.

ALGUNOS DATOS:

El Paseo de la Agricultura contó con el apoyo de 75 policías municipales y 175 de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana (CES); quienes permitieron que tanto las cuadrillas como los vecinos y visitantes disfrutaran del recorrido en un ambiente pacífico, además de que se respetaran los 11 cortes a la circulación vial.

 Asimismo, la Unidad de Protección Civil y Bomberos dispuso de dos ambulancias a las que se sumaron otras dos de la CES y dos vehículos de bomberos que estuvieron en puntos estratégicos del Paseo.

 De la misma forma, 145 verificadores recorrieron las calles en las que se llevó a cabo el Paseo, para constatar que nadie estuviera consumiendo o vendiendo bebidas alcohólicas.