Sin argumentos científicos, ni advertir riesgos, abren registro para vacunar a niños de 5 a 11 años

Comparte:

Javier Garcin/Apocaliptic.com

14 de junio 2022.- Este martes, en la conferencia de prensa matutina del presidente de la república, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, informó de un cambio en la política nacional de vacunación, mediante la cual se estará abriendo paso a la inoculación anti Covid-19, en niños de entre 5 y 11 años de edad.

Aunque el mismo titular de la dependencia, señaló meses atrás que él jamás vacunaría a sus nietos con las vacunas existentes, López-Gatell no explicó, cuales fueron los motivos, o los estudios científicos realizados, para realizar este cambio en la política de vacunación; únicamente aludió a un acuerdo con Pfizer, para comprar 8 millones de dosis de vacunas, sin precisar tampoco el costo.

Durante la conferencia de prensa, tampoco se hizo mención al hecho de que muchos países se han negado a adoptar la vacunación en este segmento de edad, aludiendo a los riesgos comprobados que existen con la aplicación de este fármaco; ni tampoco a los llamados que están haciendo reconocidos especialistas, advirtiendo graves riesgos potenciales.

Alineación con la CDC, acusada de corrupción

Cabe señalar que esta determinación, viene a los pocos días de que la CDC de los Estados Unidos, aprobara una recomendación para aplicar vacuna de refuerzo con este mismo fármaco de Pfizer-BionTech, a menores de entre 5 y 11 años de edad.

No obstante que connotados investigadores y especialistas, están denunciando que esta decisión no está basada en evidencia científica, sino que podría haber oscuros intereses detrás.

“No podía creer lo que oía … los miembros del comité parecían un grupo de ejecutivos de marketing”, señaló el Dr. Marty Makary, académico de la Escuela de Medicina John Hopkins, quien estuvo presente en las discusiones, y publicó al respecto una columna titulada «Por qué la gente no confía en la CDC» en la revista Newsweek, señalando que no se estaban aludiendo argumentos científicos, sino más bien impulsando una agenda de la industria farmacéutica.

El reconocido académico, también cuestionó el hecho, de que connotados epidemiólogos que han sido críticos de la política de vacunación, como el Dr. Martin Kuldorff, fueron removidos de este panel de la CDC antes de la votación, generando así un comité de «expertos a modo».

Y es que el estudio en el cual se están basando para dicha aprobación, no solo es una ínfima muestra realizada solo en 140 niños, además se trata de un estudio realizado por la misma farmacéutica fabricante de la vacuna, la cual no solo tiene un largo historial de falsificación de datos, incluso en el caso de esta misma pandemia del Covid-19, ha sido expuesta por el falseo de información, como se detalló en un reporte del British Medical Journal.

Este estudio clínico usado por la CDC para aprobar la vacunación en niños, resulta bastante limitado,  pues no solo «no determina efectividad alguna del refuerzo», además, no se están analizando múltiples factores, incluidas las posibles secuelas negativas al mediano y largo plazo, detalló el Dr Makary.

En el mismo comité de “expertos” de la CDC, no todos estuvieron de acuerdo tampoco, la Dra. Keipp Talbot, señaló que aún si las vacunas tuvieran efectividad, «no están exentas de posibles efectos secundarios», y esto no es solo una hipótesis, al día de hoy, ya hay cientos de menores que han sufrido graves consecuencias con la vacunación.

Tal es el caso de Aiden, un menor de edad que ha sufrido gravísimas secuelas, a consecuencia de la inoculación de este fármaco autorizado para “uso de emergencia”; en redes sociales, la madre, quien confiaba en las vacunas, e incluso tiene su dosis de refuerzo, denunció el caso, detallando las graves consecuencias que ha generado en su hijo en un extenso hilo.

Este no es el único caso, a través de sistemas como el VAERS, se tiene registro ya de cientos de menores que han sido afectados gravemente por la vacunación anti Covid, lo cual es evidencia del nivel de riesgo que existe con este fármaco, que no ha sido investigado a profundidad desde una perspectiva independiente.

Cabe señalar que la FDA, reconoció la posible incidencia de afecciones como la miocarditis, motivo por el cual por su cuenta instruyó la realización de un estudio al respecto, no obstante que los resultados de este, se tendrán hasta 2025, como se detalla en la misma documentación oficial de la dependencia.

Ante tal situación, el World Council of Health, entidad que representa a 130 organizaciones de salud de más de 40 países, y está conformado por un grupo de connotados científicos, incluidos múltiples expertos en pediatría, había hecho un llamado para solicitar a la FDA rechazar la aprobación de la vacuna en este segmento de edad, señalando no solo varios estudios científicos que revelan indicios de afecciones importantes al corazón, sino también a la falta de sustento, para autorizar su aplicación, considerando el bajísimo nivel de riesgo que se tiene por el virus en este segmento de la población:

“Afirmamos que nunca ha habido un estado de emergencia para los lactantes, niños y adolescentes en relación con el COVID-19, ya que su inmunidad natural es sólida y su riesgo de enfermedad grave o muerte es mínimo. Además, la mayoría de los niños ya han desarrollado una inmunidad natural contra el SARS-CoV-2”, señalaron los científicos, en referencia al hecho de que en países como Estados Unidos, ya se ha documentado inmunidad natural en más del 70% de la población, según estudios recientes.

“Entendemos que las inyecciones de COVID-19 no son vacunas tradicionales. Más bien, son terapias genéticas experimentales con mecanismos de acción novedosos y riesgos desconocidos a corto y largo plazo. Nunca se han administrado a los seres humanos a una escala tan masiva y solo están aprobadas bajo la autorización de uso de emergencia”, abundaron a través de un pronunciamiento público dirigido a la FDA.

“Tenemos conocimiento de un número sin precedentes de acontecimientos adversos y muertes notificados al Sistema de Notificación de Acontecimientos Adversos a las Vacunas (VAERS) desde la introducción de las inyecciones de COVID-19. Estamos presenciando personalmente lesiones relacionadas temporalmente con la administración de inyecciones de COVID-19 en niños en nuestras propias prácticas clínicas”, continuaron en la misiva, publicada en el marco de la Global Covid Summit, donde se expusieron múltiples cuestionamientos a las políticas de contención de la pandemia.

En México, también hay investigadores reconocidos, como la Dra. Karina Acevedo-Whitehouse, con especialidad en la Universidad de Cambridge, quienes llevan meses calificando como una atrocidad, la vacunación en menores, considerando la falta de estudios al respecto, y las evidencias fehacientes que indican cierto nivel de riesgo, que sería innecesario, considerando la inmunidad de este segmento de la población.

Además, entre los problemas mayores en México, además de la carencia de algún programa de apoyo a afectados de la vacunación, como los que existen en otros países, es que en nuestro país tampoco se tiene un sistema de registro de efectos adversos, lo cual complicaría aún más el seguimiento de las secuelas negativas en este segmento de edad.


Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Clic aquí para ver Apocaliptic en Google Noticias, suscríbete dando clic a la estrella