¿Habrá algo peor, que el repudio ciudadano?

Por Juan Miguel Benítez Meléndez

No queremos estar en los zapatos de los pillos oficiales, que generaron,— de presidentes para abajo, — los anteriores sexenios, que “no caben” en ningún lado del País, porque se ganaron — con “mucho esfuerzo” el repudio de todos los mexicanos, hasta en el extranjero, los han alcanzado las “reclamaciones” de los paisanos con quienes tienen la “mala suerte” de coincidir, — en cualquier parte del mundo, porque aquí, ni a la tienda van, — a todos los exfuncionarios mexicanos que han sido señalados, como “presuntos responsables” de saquear el tesoro nacional, — López Portillo y Pacheco, supo mucho de eso, — quienes pese a las evidencias, se pasean impunemente por el planeta, con las “ganancias” de sus tropelías, en franca burla a las leyes mexicanas y en palpable demostración de cómo tienen controlados a los “impartidores” de la “justicia nacional”…

Debe ser, muy desagradable, — por decirlo con elegancia, el incidente”, — que en tierra ajena, tus paisanos te repudien y reclamen públicamente, tu “desempeño personal” que nutrió tú “ilícito”, — a costa de los contribuyentes, — amparado en un partido político, — mantenido también, con los impuestos de los causantes, — que te candidato para un cargo público y que aprovechándote del mismo, luego de “ganar”, lucraste en tu beneficio…

La condena pública, el repudio popular, donde quiera que se encuentren, debe doler, si es que no los mata antes el remordimiento personal, por el grave daño que “sin querer queriendo”, le hicieron a toda su familia, que deberá vivir con el estigma del tache social,  en algunos casos, esconden el apellido, en otros ponen sus nombres completos y en los más agregan los de sus madres, para encubrir sus parentescos, a todos sus conciudadanos, así “nadando” en fortunas mal habidas, viven escondidos, auto-marginados, en sus solitarios castillos, haciendo “vida social” confinada, a sus limitados “universos” familiares…

Se convierten y convierten a su descendencia, en referentes de maldad, de impunidad y de crímenes de lesa sociedad, para la eternidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*