En la trama Compañía de Danza del Edoméx, responsabilidad de la Secretaría de Cultura, no de los bailarines

Juan Carlos Lara

Toluca, Edoméx, 7 de julio de 2019.- En atención a diversos mensajes y comentarios recibidos en relación a la publicación de la lista de audiciones para la nueva Compañía de Danza del Estado de México (CDEM), filtrada desde la Secretaría de Cultura mexiquense, en la que se evidenciaría una convocatoria amañada con una preselección de 8 aspirantes, considero pertinente realizar las siguientes aclaraciones:

En ningún momento se cuestiona la calidad dancística de quienes en ese listado están subrayados y en sí de ninguno de los que audicionaron. Quienes resulten parte del elenco de la compañía tendrán que demostrar su capacidad en los escenarios.  De hecho algunos aspirantes cuentan con una trayectoria importante. El cuestionamiento es hacia la poca transparencia en las audiciones para la conformación de la CDEM y el por qué en lo oscurito se habrían preseleccionado 8 integrantes.

En toda esta trama que inició con la aniquilación del Ballet Clásico del Estado de México (BCEM) y su personal y continuó con la conformación (por decreto que nadie conoce) de la CDEM, los menos responsables son los bailarines y las bailarinas. Ni los jóvenes que levantaron la voz ante la aniquilación dictatorial del BCEM, ni quienes aspiran a ser parte de la nueva Compañía de Danza del Edoméx, son culpables de las políticas que se dictan desde la Secretaría de Cultura.

Quienes audicionaron ejercieron su derecho, incluidos aquellos cuyos nombres estás resaltados en la lista filtrada. Igualmente legítima es su aspiración a ser parte de la Compañía de Danza profesional del Estado de México.  Pero la Secretaría de Cultura mexiquense y la propia CDEM tendrán que ser transparentes y dar varias cuentas.

Todos a los que les gusta el ballet o quienes creen en el arte como herramienta para la transformación social quieren una Compañía de Danza para el Estado de México, pero la forma en la que se aniquiló al BCEM y la manera en que se marginó de los escenarios a los bailarines y bailarinas que alzaron la voz, además de los cimientos sobre los cuales se construye la CDEM, son claramente reprobables.

Un día después de que la lista filtrada llegó a las redes sociales la Secretaría de Cultura emitió, a guisa de explicación, un comunicado en el que informó que 8 bailarines tenían un pase prácticamente en automático:

“El 14 de junio cerró la convocatoria con 54 registros, de los cuales 32 fueron de mujeres y 22 de hombres. En esta audición serán 10 los seleccionados, entre hombre y mujeres, quienes formarán parte de la compañía mexiquense.”

“Además, ocho becarios técnicos, que serán adicionados el 27 y 28 de julio por la Fundación Elisa Carrillo, también estarán integrados a la compañía,

haciendo un total de 18 bailarines en la agrupación”.

La Nueva Compañía de Danza del Estado de México nace con la sombra de las denuncias que tiene en su contra su director artístico, Armando Pineda y con la mancha de la marginación y abuso de poder que sufrieron los bailarines del extinto BCEM por parte de la Secretaría de Cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*