EEUU sanciona a miembros del nuevo Cártel de Laredo

14 de abr.- Los Unidos impuso hoy sanciones al mexicano cártel de Laredo y a dos de sus líderes, los hermanos Antonio e Ismael Laredo Donjuán, a los que acusa de haber producido y distribuido heroína desde México a EE.UU. desde 2008 y de haber blanqueado el dinero obtenido de la droga.

Con esta designación, quedan congelados todos los activos que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense los dos hermanos y otros seis nacionales mexicanos que también fueron sancionados por sus actividades en apoyo al cártel de Laredo, anunció hoy el Departamento del Tesoro en un comunicado.

“El cártel de tráfico de drogas de Laredo es responsable de contribuir a la epidemia de drogas y al aumento preocupante del consumo de heroína de EE.UU.”, consideró John E. Smith, director interino de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés).

El año pasado, la Fiscalía del distrito este de Pensilvania presentó cargos por narcotráfico y lavado de dinero contra los hermanos Antonio e Ismael Laredo Donjuán, a los que considera líderes de la red criminal desde la que controlaban supuestamente a 21 individuos encargados de distribuir la droga en EE.UU.

En el escrito de acusación de la Fiscalía del distrito también figuran como acusadas de delitos de narcotráfico y lavado de dinero Mercedes Barrios Hernández, esposa de Antonio Laredo Donjuán, y Daniela Gómez Velázquez, casada con Ismael Laredo Donjuán.

El Departamento del Tesoro sancionó hoy también a las dos mujeres y a Rubén Laredo Donjuan, Andrés Laredo Estrada, Ismael Reyna Félix y Antonio Marcelo Barragán por su supuesta relación con la banda de narcotráfico.

La Fiscalía del distrito este de Pensilvania sostiene que, desde 2008, el cartel de Laredo ha estado implicado en la fabricación de heroína y su distribución a otras bandas en varias ciudades de Estados Unidos, como Filadelfia, Chicago, Nueva York, Atlanta, Candem o Nueva Jersey.

Para hacer llegar su mercancía a EE.UU., la red de narcotráfico ocultaba la droga en baterías y parachoques de vehículos, así como en el interior de latas de fruta y verdura.

Según figura en el escrito de acusación de la Fiscalía, la organización criminal se encargaba de empaquetar en Filadelfia la heroína, en bolsas de entre 15 y 50 kilogramos, que luego transportaban de forma regular, por tren o coche, a Chicago (Illinois), donde la comercializaban.

Para hacer llegar los beneficios obtenidos de forma ilícita a México, los hermanos Laredo utilizaban diferentes técnicas de blanqueo de dinero, incluyendo las llamadas “cuentas embudo”.

En ellas, los narcotraficantes depositaban el dinero en efectivo mientras estaban en Estados Unidos, un intermediario compraba bienes con estos fondos y luego depositaba los beneficios en otro fondo en el extranjero.

La investigación, abierta en la corte del distrito este de Pensilvania, con sede en Filadelfia, se mantiene bajo secreto, pero el pasado 31 de marzo el Gobierno pidió que se hicieran públicas las ordenes de arresto contra Antonio Laredo, Ismael Laredo, Mercedes Barrios Hernández y Daniela Gómez Velázquez.

Esta decisión la tomó la corte con el objetivo de acelerar el proceso de extradición de estos individuos, que residen en México, según figura en la orden judicial.

EFE