chapeco

Así los increíbles errores que causaron tragedia del #Chapecoense; Messi se salvó

Nicolás Franco. Apocaliptic.com

29 de noviembre 2016.- Al paso de las horas han comenzado a circular los detalles que envolvieron la tragedia del avión RJ100 que trasladaba a jugadores y acompañantes del equipo Chapecoense de Brasil, quienes viajaban a Colombia para disputar la gran final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional de Medellín.

La tragedia comenzó a escribirse cuando las leyes de aeronáutica internacionales y de Brasil, negaron la solicitud por medio de la cual, el Chapecoense pretendía viajar de Sao Paolo a Medellín por vía directa, para lo cual iban a utilizar un Airbus 320, pero por ser de matrícula extranjera, no podía hacer vuelo directo por lo que tuvieron que optar por el plan B y hacer un vuelo, en este mismo avión pero a Santa Cruz, Bolivia, para posteriormente de ahí tomar un charter con destino a Medellín.

Las leyes de aeronáutica obligan a que en los vuelos privados, la matrícula del avión sea procedente del país de origen o destino, por lo que se utilizó este avión con matrícula boliviana propiedad de la pequeña aerolínea LaMia, la cual, a pesar de ser bastante pequeña y joven, se había ganado cierto prestigio en el entorno futbolístico sudamericano, con un registro limpio sin incidentes, por lo que el club optó por mantener esta opción.

De hecho tan sólo 18 días antes, en el mismo avión viajó la selección de Argentina con Messi incluido, otras selecciones como la venezolana habían hecho uso de él, y más recientemente el mismo Atlético Nacional lo había usado para partidos de la Copa Sudamericana.

Lo extraño del caso, y que fue uno de los errores más grandes, es que la aerolínea haya asignado este mismo avión (el único que tenían disponible) para una ruta inusualmente larga; 2,265 kilómetros, que de acuerdo a expertos en aeronáutica consultados por la agencia EFE, eran casi el rango máximo de vuelo de este tipo de aviones; no obstante que nunca se realizan vuelos con una distancia en el rango máximo, pues también debe considerarse margen para contingencias, tales como la necesidad de trasladarse a un aeropuerto alterno, o de dar varias vueltas en la ciudad de destino antes de poder aterrizar en caso de dificultades en el avión o en pista.

Fue esto precisamente lo que sucedió, y de forma coincidente, provocado de forma involuntaria por el mismo Airbus 320 al que no le dieron permiso de viajar de forma directa a Medellín, y quien estaba por aterrizar en el mismo aeropuerto minutos después, pero que por tener una fuga de combustible, reportó la emergencia, por lo que se le dio prioridad para aterrizar, generando la orden a los demás vuelos que estaban por llegar, de maniobrar para contener más tiempo el aterrizaje.

Aunque aún no se ha confirmado de forma oficial, esto habría sido el motivo que originó, que tras dar una vuelta en el aire para hacer más tiempo de vuelo, el avión de LaMia que trasladaba el Chapecoense comenzó a quedarse sin combustible y presentar fallos eléctricos.

Esto pudo haber estado motivado también por el hecho de que el capitán al mando del avión, Miguel Quiroga era también dueño de la empresa charter, quien quizás trató de ocultar la imprudencia de la falta de combustible para cuidar el prestigio de su compañía y no pidió acceso de emergencia al aeropuerto por este motivo, únicamente comenzó a reportar las fallas eléctricas, pero momentos después perdería el control casi total del avión, lo que generaría su aparatosa colisión; no obstante que de forma sorprendente alcanzarían a salvar la vida 6 personas.

3 de los sobrevivientes se encuentran graves, aunque los otros 3 se reportan estables y fuera de peligro; entre los 6 se incluyen 3 jugadores, una azafata, un ingeniero de la aerolínea y un periodista. 76 personas habrían perdido la vida, por lo que se ha decretado también un par de días de luto en Brasil.

banner_informe2016_1000x100