¿Quién engaña a Ugalde Alegría?

Por: Carlos Manuel Elizalde/Apocaliptic.com

Tlalnepantla, Edoméx, 22 de octubre de 2018.- El 6 de noviembre del 1981, el Ayuntamiento de TLALNEPANTLA de BAZ, México, compra un terreno de 364 mil m2, en el pueblo de Tlayacampa, en un lugar conocido como el Olivo II, para reubicar a gente que se mantenía asentada de forma irregular en los costados de las vías del ferrocarril.

Actualmente se encuentra consolidada como colonia y en peligro de ver invadidos, los 30 mil metros cuadrados  de sus áreas verdes, por los habitantes que colindan con ellos de la colonia San Marcos, municipio de Tultitlán, quienes vienen adentrándose a los terrenos de manera silenciosa.

Los datos que se han omitido entregar, como la información completa del fideicomiso creado para tal fin al cabildo, están en el escritorio del Secretario del Ayuntamiento de Tlalnepantla, el Maestro Alejandro Méndez Gutiérrez, quien tiene los contratos y quien nombró Presidenta liquidadora, fue Arturo  Ugalde en el 94, a la Contadora Pública, Gloria Lomas Bautista y quien actualmente sigue al frente del Fideicomiso ostentándose como Presidenta y que expiro su cargo en julio del año pasado

El último Comité nombrado por cabildo terminó funciones el 2 de julio del 2017,  los empleados municipales que atienden el fideicomiso, sólo realizan trámites de la escritura pública, sin atender la problemática de la colonia.

El punto es que junto con la compra, se creó un fideicomiso para manejar todos los asuntos relacionados a la conformación de un núcleo urbano con todos los servicios y adelantos de la época

A la alcaldesa de Tlalnepantla de Baz, México, le sigue lloviendo sobre mojado, no sale de una para entrar en otra con los procesos de entrega recepción, un día le encuentran a su director  de Desarrollo Social, irregularidades por presuntos aviadores en su nómina; al otro, su director de Desarrollo Urbano es separado del cargo por anomalías en sus autorizaciones.

El seguimiento, de éste medio informativo en las dependencias municipales de todo lo que ocurre en la administración de “la tierra de en medio”, de las constantes irregularidades que brotan en sus diferentes oficinas por la urgencia de una entrega-recepción, “rechinando” de limpia.

Consignamos información, (clasificada) que seguramente habrá de generar  choque de trenes, entre la presidenta  y su cabildo cuando los ediles sepan que los ha estado chamaqueando el Secretario del Ayuntamiento, (que con toda seguridad obedece las ordenes de la alcaldesa), al no informarles de la existencia y extinción de un fideicomiso denominado el Olivo II, creado en 1981 con una vigencia de 30 años que caduco en el 2011, así como la función para la que fue creado:  “administrar”, la reubicación de familias que se encontraban asentadas de forma irregular en los márgenes del río San Javier, a la parte alta del Olivo, así como de las “operaciones” del  último comité técnico que expiró en julio del 2017, la omisión no tiene explicación a ciencia cierta, que intereses obscuros la “obligaron” a negar  a los ediles la información,  quienes en su calidad de segundos fideicomitentes deben estar al tanto, ya que ellos son los únicos facultados para nombrar al nuevo comité técnico por simplificación administrativa a través de un comunicado.

Pero no dijo nada y hasta ahora sigue ganado un tiempo de oro que lleva más o menos un año y medio, encubriendo un asunto que a lo mejor recibió como instrucción.

Con esta acción quitó el derecho, a los ediles de, determinar el futuro de un fideicomiso,  que para la administración municipal representa un alto costo financiero por los adeudos que contrajo con la Fiduciaria, quien resultó la única beneficiada al obtener cuantiosas ganancias por el cobro de las autorizaciones a los residentes para que contaran con la escritura pública, concepto que curiosamente debieron pagar los propietarios de los predios y que el ayuntamiento extrañamente absorbió.

Trascender, como cuerpo colegiado municipal, es responsabilidad de los ediles, tomar decisión importante, en el trienio que les tocó participar evitando,  pasar a la historia de los cabildos municipales como unas simples figuras decorativas

Causa extrañeza, por el tiempo que falta para que concluya el “gobierno” de Denisse Ugalde Alegría, que siga sin abrir este “raro” asunto a la comuna municipal; será  una ingeniosa jugada del Secretario del Ayuntamiento, para “eludir” el problema de un “elefante blanco con dientes de marfil”, que administrativamente, ya está muerto y despide un olor a podredumbre, pero que cuenta aún con un valor territorial de más de veinte mil metros sin registrar y quizá puedan ser invadidos o ya anden volando en manos de quien sabe quién o dejarle este problema al próximo gobierno.

Ellos, más adelante, y el tiempo lo dirán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*