Sandra Tourlay, promotora del CEAPE, llama naco a trabajador de Tejupilco

*Comiendo Santos y cagando diablos.

Sólo Ojos

Columna de: Juan Carlos Lara Escobedo/Apocaliptic.com

Toluca, México 13 de marzo de 2017.-Lo que menos necesita el sur del Estado de México son emisarios del centro de la entidad, del gobierno estatal, que lleguen con aires de grandeza e ínfulas de superioridad. Mucho menos admisible es, que quien viene a Tejupilco con una noble encomienda del gobierno estatal, como lo son el fomento y promoción de la lectura, pretendan que se les rinda pleitesía y culto a su cargo y personalidad. Pero lo que resulta verdaderamente abominable, es que quien se dice “artista” e “Intelectual” y viene al sur mexiquense con una encomienda de difusión cultural, maltrate, minimice y humille a los trabajadores y nativos sureños que históricamente han sufrido de marginación y discriminación.

Ni la administración estatal ni el sur del Estado de México necesitan de emisarios como Sandra Tourlay, que en su perfil de Facebook se hace llamar San Tourlay (quizás porque además de Sandra sea muy Santa y piadosa), quien actualmente ostenta el cargo de Presidenta del Programa de Fomento a la Lectura en los municipios del sur mexiquense y hace unos días se presentó en el Instituto Cultural Danzarte, que se encuentra en la “Puerta de Tierra Caliente”, y con lujo de prepotencia intentó ingresar al inmueble cuando éste se encontraba cerrado.

Como era de esperarse, el encargado del lugar le dijo que no podía ingresar porque estaba cerrado y regresara en horas hábiles. A la Flamante intelectual, Presidenta del Programa de Fomento a la Lectura y representante del Consejo Editorial de la Administración Pública Estatal (CEAPE) no le gustó que el empleado de Danzarte cumpliera con su trabajo y arremetió contra él: “No sabes con quién te metes, yo soy una artista, tu eres un naco”.

De esos hechos hay muchos testigos, algunos de los cuales narraron a este tecleador la forma humillante y racista en la que la piadosa y santa artista e intelectual, Sandra Tourlay, se dirigió al joven chaparrito y morenito, trabajador como la mayoría de mexicanos.

¿Artistas hablando así a la gente? ¿Intelectuales racistas? ¿Promotores de la lectura que no les gusta tratar con la gente sencilla y trabajadora? El Estado de México no necesita artistas e intelectuales de ésos. Si la promoción de la lectura en la provincia de la provincia mexiquense, conlleva aguantar el trato vejatorio de personajes como la “Santa Tourlay”, que por el hecho de vivir en la capital y ostentar una responsabilidad pública, se creen superiores, entonces mejor déjenos sin promoción de la lectura en el sur del Estado de México.

Sandra Tourlay, ataviada de monja, durante una representación en Tejupilco. A Dios rezando y…

Sandra Tourlay, ataviada de monja, durante una representación en Tejupilco. A Dios rezando y…

Pero eso no es todo, en sus visitas a la tierra caliente mexiquense la “Santa Tourlay” llega con el tono de los tiranos, de los que se creen mejores y privilegiados. Así ha sido su actuar sin que hasta el momento haya realizado una sola acción verdadera de fomento a la lectura en el sur mexiquense, se piensa que llevando cajas de libros (que nadie lee) a algunas escuelas y siendo la estrella de ceremonias de pueblo en las que no dice nada y nadie le entiende nada, está haciendo la gran labor de fomentar la lectura.

Entiendo que la “Santa Tourlay”, máxima responsable del programa de fomento a la lectura en el sur, ha leído muchos libros, debe ser una gran lectora y una gran intelectual. Lo que no entiendo es cómo una persona tan educada, tan culta, tan santa y piadosa, puede dirigirse así a un trabajador que sólo cumplía con su trabajo.  Cómo una artista del tamaño de la piadosa Tourlay (que en su casa la conocen y le hablan de tu) puede ver a sus semejantes por encima del hombro, de arriba hacia abajo.

El sur mexiquense no necesita de esos intelectuales, de esos emisarios del gobierno que no entienden la política del gobernador Eurviel Ávila, que se basa en la cercanía con la gente, en ver al servicio público como la obligación de brindarse a la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*