imagen3

En Pespectiva ¿OPLEs bisoños?; y los PREP escleróticos.

Escribe: Didier Gómez Betanzos

 

Me has embrujado tanto
que ya no sé lo que pienso
(Meneón a Sócrates)

Inicio con esta frase para señalar que eso es lo que parece que hace la autoridad administrativa electoral federal cada vez que explica las razones de su actuar, como ocurrió cuando presentó un balance sobre el desempeño de los  Organismos Electorales Locales (OPLEs) después de la jornada electoral del domingo 5 de junio, principalmente, en cuanto a la forma en que se ofrecieron los resultados electorales en forma preliminar.

Por principio de cuenta, se debe de destacar que los ciudadanos que salieron a votar dieron un nuevo rumbo en cada una de sus entidades, y ya no tendrán otro momento para expresarse, ya que ahora que se ha pasado a la fase de la presentación de los medios de impugnación, simplemente ya no son protagónicos, sino sólo los partidos políticos y las autoridades jurisdiccionales, aunque en Perspectiva, podemos adelantar que no se avizoran cambios, sobre todo, donde hubo elecciones de gobernador.

Sin embargo, ahora se abre la puerta a dos escenarios: por un lado ya se encaminan los pasos hacia la elección presidencial de 2018; por otro, se pone atención a las diferentes etapas de la elección de gobernador que tendrá lugar en 2017 en el Estado de México,  por lo que bien vale la pena revisar algunos aspectos de la Jornada Electoral del pasado domingo 5 de junio.

La operación del Sistema Electoral Nacional

Con la reforma político electoral de 2014, se estructuró lo que hoy se denomina Sistema Nacional Electoral,  otorgando a lo que es Instituto Nacional Electoral (INE) facultades para incidir en la organización, desarrollo y vigilancia de los procesos electorales de cada una de los estados del país, como es la designación de los integrantes de los OPLEs; aunado a ello, ha establecido toda una reglamentación para su funcionamiento y operación de los mismos, la que ha elaborado desde su perspectiva, experiencia y capacidades, por lo que fácilmente se puede deducir que el modelo federal simplemente ¡se replica a nivel estatal!

Además, otras dos facultades que tiene el INE y son nodales para darle credibilidad la organización electoral, son la fiscalización de los recursos públicos y privados que utilizan para realizar sus actividades los partidos políticos y las agrupaciones políticas, así  como la capacitación; e incluso, tiene las facultades de atracción y delegación, y para darle operatividad a la elección, y se cumpla a plenitud la norma, deben de celebrase convenios entre el INE y el cada uno de los OPLEs.

Bajo este entramado, y a efecto de tener un contexto objetivo, es como deben de analizarse las elecciones locales, ya sea aquéllas que se efectúan en forma concurrente cuando hay elección federal, y las que se desarrollan de manera individual, como las elecciones que se registraron en 14 entidades del país, y cuyas jornadas electorales no dejaron buen sabor de boca a muchos, no sólo por los resultados electorales, sino por la falta de información que evitara viejas prácticas que se cuestionaron desde el organismo electoral federal.

Cómo funciona el PREP en cada entidad

 Cada uno de los PREP que se operaron en la pasada elección se ajustó a las disposiciones que para tal caso define el INE denominados  “Lineamientos del Programa de Resultados Electorales”, y que son de obligatoriedad por parte de los OPLEs; además se implementan bajo dos preceptos: 1) los de carácter técnico; 2) las de tipo operativo.

Los de carácter técnico contemplan el soporte informático, la seguridad de la información, las capacidades técnicas del personal que elabora el procedimiento para la captura, digitalización de las actas de escrutinio y presentación de los datos.

La acciones que se llevan a cabo en el plano operativo vinculan la capacitación de los Funcionarios de Casilla, para la cual el INE contrata a los Capacitadores Asistentes-Electorales (CAES) y a los Supervisores Electorales, quienes supervisan el accionar de los primeros, que se encargan de enseñar la forma en que debe realizarse la recepción del voto, el llenado de actas, y al finalizar realizan el traslado de los paquetes electorales a los Centros de Acopio, para su posterior captura, digitalización y presentación a través de los formatos definidos por cada OPLE.

Bajo este panorama, y ante las declaraciones por parte de los Consejeros del INE ante los cuestionamientos de los representantes de los partidos políticos, de que se está en proceso de “aprendizaje”, y que van a analizar la pertinencia de establecer una plataforma  nacional, además de que van a evaluar el papel que tuvieron los consejos de los OPLEs, queda evidenciado que el INE ha elegido a consejeros y consejeras electorales “bisoños”, pues les hace falta más experiencia electoral.

Por ende, habrá que observar con detenimiento la evaluación, no sólo de los OPLES, sino también del INE; pues con sus dichos pretende, con un discurso academicista, evitar la responsabilidad jurídica, que muy bien lo pueden lograr, pero de lo que no se pueden sustraer es el de la responsabilidad social, pues su actuar debe verse desde sus funciones y atribuciones y que, dados los resultados, abona, en mucho, a que persista lo que bien puede ser una cultura de desconfianza en los procesos electorales y al déficit democrático.

Y en esta etapa se perfila una discusión que busca sembrar sombras en su verdadera responsabilidad, ya que veremos dos posiciones encontradas en el INE: por un lado que no tiene atribuciones para dicha supervisión y evaluación, y la que postule que sí debe hacerse, como lo anunciaron (El Universal. 090616 pág. A-12); el fondo de ello, no es perdonarles a los OPLEs las fallas, sino algo de mayor preocupación: el papel que jugaron sus Órganos Delegacionales, es decir las Juntas Locales Ejecutivas que tiene en cada entidad.

Por ello, dado que aún está presente la experiencia que se tuvo en el Estado de México en la elección de 2015, cuando quedó claro que los CAES contratados por el INE privilegiaron la elección federal, habría que poner mucha atención, en Perspectiva, al trabajo que desarrollen para alimentar el PREP, pues de otra forma tendremos, ¡¡oootra vez!! un programa esclerotizado, que no aporte trasparencia, fiabilidad y certeza, dando paso a expresiones que sólo la civilidad de los participantes podrá contener: que se declare algún ganador en lo que ya puede verse como la “Madre de todas las elecciones”, previo a la presidencial de 2018.

 

banner_informe2016_1000x100