95% de niños con inmunidad natural en UK; datos para analizar el sentido de vacunarlos

Comparte:

  • Cero niños de 5 a 11 años fallecidos por el Covid-19 el último año en Edoméx
  • 114 niños han muerto y 460 han quedado discapacitados por efectos adversos de la vacunación mRNA en Estados Unidos

Javier Garcin/Apocaliptic.com

20 de junio 2022.- Aunque en países como Estados Unidos, autoridades han reconocido que un 75% de la población cuenta ya con inmunidad natural ante el Covid-19 tras estudios serológicos realizados hace unos meses, las cifras oficiales más actualizadas de países como el Reino Unido, indican que esta inmunidad ya sería superior al 95.9% en este rango de edad.

Cabe señalar que la propagación de inmunidad natural, se había mantenido en niveles similares, en países como Reino Unido y los Estados Unidos, por lo cual, es muy plausible que este nivel de inmunidad sea ya el que existe también en países como México.

Estos estudios realizados para medir la propagación de la inmunidad natural, no toman en cuenta la inmunidad adquirida por la vacunación, pues los estudios serológicos miden la presencia de «anticuerpos antinucleocápside (anti-N), que se producen en respuesta a la infección, pero no se producen en respuesta a las vacunas COVID-19 actualmente autorizadas para uso de emergencia o aprobadas por la Food and Drug Administration en los Estados Unidos».

Esto, sería en parte la explicación de la escasa incidencia de mortalidad en meses recientes; de hecho, en el último año prácticamente no se han reportado defunciones, en el segmento de niños de 5 a 11 años de edad, por lo cual, múltiples científicos y epidemiólogos, están llamando a valorar con mayor detenimiento y seriedad el sentido de vacunarlos.

Así lo refieren especialistas como el Dr. John Campbell, académico de la Universidad de Bolton y Lancaster, quien es también uno de los médicos más influyentes y reconocidos del Reino Unido, quien en un video analiza los documentos oficiales más recientes que se tienen al respecto.

Video Dr. John Campbell. Disponible la activación de subtítulos en español

Y es que la decisión de vacunar a los niños, no debería ser una cuestión menor, se trata de una determinación capaz de cambiar para siempre el curso de sus vidas, y para lo cual no hay marcha atrás, ya que el tratamiento genético que implican las vacunas mRNA, entra en acción en su sistema cardiovascular, desde la primera aplicación, y sin opción de revertirse.

Uno de los cuestionamientos que más llaman la atención, es la escasa importancia que se concede desde sectores oficiales, al factor de la inmunidad natural, la cual ha demostrado ser superior en cuanto a su protección y eficiencia, que la inmunidad adquirida a partir de la vacunación. El Instituto Brownstone, tiene una recopilación de más de 30 estudios científicos que comprueban la efectividad de la inmunidad natural.

En México, no hay estudios serológicos recientes para medir la influencia de la inmunidad natural, no obstante que si al igual que en países como el Reino Unido, ya está en torno al 95%, significaría que la gran mayoría de niños ya tendría una inmunidad efectiva y duradera ante el Covid-19; además, aquellos que no tuvieran inmunidad natural, tampoco estarían severamente amenazados, pues tal y como se ha documentado en múltiples estudios, los casos de daños graves en menores sanos, son «increíblemente raros», como concluyó una investigación publicada en la Revista Nature.

Campbell, al igual que cientos de médicos y científicos más, pide a los padres que van a tomar la decisión de inocular a sus niños, a considerar el hecho de que no existen estudios científicos, acerca la seguridad de las vacunas al mediano y largo plazo.

Los documentos oficiales que han sido aprobados por instancias como la FDA, refieren por ejemplo, en el caso de Pfizer, un estudio que analizó los efectos, solo en un plazo de 90 días, pero sin conocer las consecuencias más allá, a pesar de tratarse de un procedimiento genético, que nunca antes en la historia había sido aplicado en humanos, por lo cual es una gran interrogante cuales serán sus implicaciones.

Este estudio hecho por la misma farmacéutica que vende la vacuna, además de que no analiza tampoco los efectos de la alteración genética que se está realizando con este procedimiento, también fue realizado en una ínfima cantidad de menores.

En el caso de Pfizer-BionTech, solo se hizo un estudio en 140 niños, en los cuales solo hubo tres casos de infección por Covid-19; los efectos en estos 3 niños, son los que están siendo considerados, para aplicarse masivamente en millones de niños alrededor del planeta.

El Dr. Campbell, llama severamente la atención acerca de este factor, puesto que la misma CDC, ha reconocido cierta incidencia de miocarditis y pericarditis, no obstante que es imposible tener conclusiones significativas, a partir de un estudio tan pequeño y limitado, como el que fue usado para ser aprobada esta vacuna en países como Estados Unidos y México. Los estudios que mandó a hacer la CDC para revisar esto a mayor profundidad, estarán listos hasta 2025, por lo cual los menores sometidos a la inoculación antes de esa fecha, serán parte de una muestra en fase aún experimental.

Campbell, también destaca el hecho de que a diferencia de las anteriores vacunas, para las que se mantenía un estándard mínimo del 50% de efectividad, en el caso de las vacunas mRNA aprobadas para niños en países como Estados Unidos, están siendo autorizadas con niveles inferiores al 40% de efectividad; es decir, que tampoco son en realidad tan eficientes como debería ser un tratamiento de este tipo.

Otro de los argumentos oficialistas, es que esta efectividad, aunque limitada, ratifica que la vacuna evita la hospitalización y el Covid largo, lo cual es una imprecisión importante, pues los estudios oficiales no midieron esto, únicamente la reducción del riesgo de infección, como abunda el investigador Vinay Prasad, uno de los académicos más reconocidos en el ámbito de la ciencias en la Universidad de California, y quien también está investigando ampliamente el tema.

Por tal motivo, valdría la pena valorar, cual es el sentido de exponer a menores, a un tratamiento genético desconocido, y que ya ha demostrado cierto nivel de riesgo, para tratar de evitar una afección que es muy muy poco probable que les pueda causar algún daño.

A la fecha, en el sistema gubernamental de registro de efectos adversos con la vacunación (VAERS) de los Estados Unidos, se tiene registro de casi 50 mil niños lesionados con las vacunas anti Covid-19, incluidos 460 que han quedados discapacitados de por vida, 1,333 con miocarditis, 4,784 que entraron a urgencias, y 114 que perdieron la vida; además de cientos de casos de parálisis y demás afecciones graves, como se puede ver y consultar en esta plataforma gubernamental con datos abiertos.

Para las farmacéuticas, que están haciendo ganancias millonarias, y para los políticos, fácimente asociados a la corrupción, resultan comprensibles las motivaciones detrás; no obstante los padres, que tienen bajo su responsalibidad la salud de sus hijos, debería ser imperativo revisar a fondo la documentación existente, y tomar una decisión bien informada.


Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Clic aquí para ver Apocaliptic en Google Noticias, suscríbete dando clic a la estrella