Columna VERDADES MENTIROSAS… LA PROHIBICIÓN                                      

Comparte:

 “El toreo es el estado de gracia ante el peligro”

                 Ernest Hemingway

 

Gerardo Lara

Un juez de la ciudad de México lanzó una resolución que intentaba prohibir definitivamente las corridas de toros en la Plaza México, con el beneplácito de animaleros anti/humanistas que ignoran todo lo referente a la fiesta brava.

Afortunadamente la prohibición ha quedado en suspenso y según la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, será sometida a un referéndum.

Los animaleros que propugnan por la desaparición de la fiesta brava ignoran que con tal prohibición el toro de lidia desaparecerá de la faz de la tierra, su incongruencia es letal, pues según ellos defienden a un animal al que ¡pretenden extinguir!; sin la tauromaquia no hay toro de lidia, pues éste ha sido creado y sobrevive específicamente para la gloria de verse en el ruedo.

El pequeño grupo de antitaurinos pertenece a un sector de la humanidad que odia al ser humano y que prioriza los derechos de los animales sobre los derechos humanos, vociferan contra una tradición legendaria que provoca y exalta emociones poéticas, auténticas metáforas de la confrontación y la convivencia del ser humano con la naturaleza.

Manolete, Luis Procuna, Luis Castro el soldado, el inmortal Silverio Pérez deben estar revolcándose en sus tumbas y no se diga aquellos matadores que han dado la vida en los ruedos.

Los animaleros, que por cierto han disminuido casi hasta la extinción al espectáculo circense, condenando a miles de familias al desempleo, ignoran el fondo del asunto: el movimiento anti taurino es parte de la agenda impulsada por el mega especulador jazaro sionista George Soros, también impulsor del falso feminismo de derecha que secuestró el legítimo movimiento de la equidad de género.

Dicha agenda atenta contra la esencia de las naciones y pretende “sajonizar” a los pueblos arrebatándoles su cultura y sus tradiciones más sentidas, es decir pretenden que los mexicanos celebremos el día de acción de gracias y abandonemos una de nuestras tradiciones más sublimes y gloriosas.

¿Por qué no prohíben el futbol americano? Cuyas lesiones cerebrales han provocado que exjugadores enloquecidos masacren a familias enteras y por el contrario, promueven ese deporte violento que no tiene nada que ver con nuestra cultura y nuestra idiosincrasia. Es así la agenda de sajonización de los pueblos, agenda perversa que hace pedazos nuestra cultura y desconoce nuestra historia.

El padre de la patria Miguel Hidalgo y Costilla era un gran aficionado a la tauromaquia, él mismo era un excelente lidiador; luchó porque los toreros mexicanos pudiesen torear junto a los españoles y de ahí surgió una forma particular del toreo: ¡la forma mexicana de torear! Expresión de los sentimientos y emociones de un pueblo, que como todos los pueblos de cultura profunda sabemos lo que es el sacrificio.

La fiesta, portento sacrificial de nuestra historia, es indestructible, por más que un ridículo juez y unos ridículos animalistas intenten prohibirla, está arraigada en el corazón de México.

Los taurinos no permitiremos que se atente contra nuestros derechos humanos y defenderemos a capa y espada a nuestro toro de lidia que los falsos animalistas pretenden extinguir, con la tauromaquia estamos defendiendo la existencia gloriosa de una raza animal a la que creamos y amamos y que la ignorancia de algunos falaces quiere llevar a la extinción.

En el mayo francés de 1968 resonó la consigna de Jean Paul Sartre y que los surrealistas germinaron: PROHIBIDO PROHIBIR; el presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho suya esa consigna en innumerables ocasiones, la ha repetido decenas de veces en “la mañanera”, esperemos que sea consecuente con sus dichos.

 


Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Clic aquí para ver Apocaliptic en Google Noticias, suscríbete dando clic a la estrella