¡Conmovedora historia!…  Axel tiene 10 años, desde hace 7 no encuentran a su mamá para celebrar el 10 de mayo

Comparte:

MaryCarmen Aguilar Franco

Edoméx 10 de mayo de 2022.- Abuela y nieto llevan varios años buscando a la mujer con quien deberían celebrar por partida doble el 10 de mayo,  él tenía tres cuando dejo de ver a su mami;  apenas podía entender la tradicional celebración, estaba muy lejos de comprender el drama de la desaparición y por consecuencia de su orfandad, que sin un funeral de por medio le llegó por partida doble, pues su papá no se ocupó más de él.

Ahora y pese a su corta edad, 10 años apenas, manifiesta determinación para apoyar a su abuela Laura en todo lo necesario para buscar a su mami; se ha convertido en el mejor aliado para caminar por este doloroso mundo de los desaparecidos en México, donde las mujeres ocupan cifra preponderante entre las 95 mil desapariciones registradas por el Comité contra la Desaparición Forzada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cantidad estimada, que sin duda supera en mucho por los casos no reportados o denuncias mal levantadas.

Esta situación los ha llevado a vivir de modo muy distinto, “es como estar en otro planeta” nos dice Laura su abuela materna, mientras su pequeño nieto asiente con la cabeza y busca como distraerse un poco con un juguetito o el celular, en tanto ella se dispone a relatar por enésima vez la triste historia de su hija, Daniela Mabel Sánchez Curiel, quien desapareció sin dejar rastro alguno el 11 de marzo   del 2015, cuando tenía 20 años de edad; enfrentándose desde el primer día de no saber de ella a toda clase de indolencias, ineficacias, injusticias y violencias institucionales.

De todo ello Axel ha sido testigo desde bebé, cuando junto con abuela, emprendieron el tortuoso caminar institucional y de activismo para buscar a Daniela su mamá, convirtiéndose además en víctimas de desplazamiento forzado interno, pues por amenazas y acoso de toda índole, deben cambiar con frecuencia de vivienda, será también porque ahora no solo se dedican en cuerpo y alma a buscar a Dani, desde hace tiempo Laura apoya tanto como puede en la búsqueda de muchas otras madres desaparecidas, y ciento de mujeres y niñas ausentes, cuyas familias viven el mismo infierno.

En un principio la presencia del pequeño Axel nos inquietó un poco por el escabroso tema que abordamos en la entrevista, pero esa mujer menudita, de voz apacible, determinada y resuelta, con firmeza en su voz y profunda nostalgia en su mirada, se percata de nuestra inquietud y al momento nos explica cómo ambos han formado un “dúo dinámico” de búsqueda, convirtiendo a su nieto, al nivel de su edad por supuesto, en todo un conocedor de procesos y protocolos forenses, criminalísticos, jurídicos, institucionales, de activismos diversos, pues no tuvo quien lo cuidara mientras ella busca a su hija, .

Era difícil dejar al pequeño Axel al cuidado de alguien,  así que desde bebé se acostumbró a ir y venir entre oficinas, instancias, casas de otras madres que buscan a sus hijas desaparecidas; conoció a otros niños y niñas cuyas mamás tampoco están y las buscan afanosamente en un país donde la cifra de mujeres que no volvieron a sus hogares para abrazar a sus hijos es impresionante y tristemente abundante. Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) de la Secretaría de Gobernación, se desconoce el paradero de 19,805 mujeres de este total, algunos grupos de activistas calculan que el 65 por ciento vivían y desaparecieron en algún municipio del estado de México.

A Su corta edad el pequeño Axel ya tiene  claro cuál es su misión de vida, buscar a su mami, y no descansar hasta encontrarla; su abuela le pregunta y le escucha aliviada esa promesa, pues sus expectativas de encontrar a su hija se han reducido tanto, contrario a sus temores que se incrementan y la colocan en un escenario donde ella no tendrá más fuerzas para continuar en esta lucha desigual contra autoridades, y su mayor temor es cambiar por segunda vez de “mundo”, e irse a ese de donde no se vuelve,  sin encontrar a su amada hija.

Sin embargo es el pequeño Axel quien le da más fuerza, para ir, literalmente de la mano con él, enfrentándose cada día con malos funcionarios y pésimos procedimientos para buscar, contrastar y reconocer identidades de los miles de cuerpos de mujeres que se alojan en las morgues o han sido confinados en fosas comunes. Deben lidiar también con falsos y aprovechados “activistas” o pseudo abogados, Ministerios Públicos insensibles, y largo etcétera de personas sin escrúpulos quienes han convertido este flagelo nacional en un lucrativo negocio.

Para combatirlos Axel tiene muy claro que habrá de estudiar alguna carrera que le permita andar una y otra vez ese camino emprendido con su abuela Laura, quien sin título o certificados académicos de por medio, se ha convertido en toda una experta de temas forenses y criminalística en torno a búsquedas de personas; también sabe bastante de términos y procedimientos jurídicos, conoce los marcos legales de diversos estados sobre limitantes o posibilidades para agilizar búsquedas de personas desaparecidas; está muy enterada de agendas legislativas, avances o retrocesos respecto a las leyes locales que como víctimas y familiares necesitan.

En este extraño camino para un niño de su edad, Axel parece muy conforme, entendido, sin dejar su carácter sereno, algo inseguro, de sonrisa triste pero franca, como la de su abuela, quien no ha tenido más remedio que llevarlo por ese rumbo repleto de injusticas, de personas poco empáticas, de funcionarios ineficientes, de líderes o representantes corruptos con quienes se topa constantemente, tratando de frenar su labor extendida a otros estados y fortalecida un poco con su integración al Consejo Estatal Ciudadano previsto en la Ley en materia de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares para el Estado de México, del cual es coordinadora actualmente.

¿Su papá?, es también una persona ausente en la corta vida de Axel; al respecto su abuela Laura Curiel Armenta refiere serias dudas y sospechas respecto a los motivos de esa lejanía, lamentablemente pese a los señalamientos realizados ante diversas autoridades, nunca tomaron en cuenta las conclusiones y sugerencias de Laura para exigir, al que fuera su yerno, una explicación clara sobre los últimos días que trato con su hija, donde fueron evidentes varios sucesos tipificados como violencia intrafamiliar.


Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Clic aquí para ver Apocaliptic en Google Noticias, suscríbete dando clic a la estrella