En el regreso de los toros a Almoloya de Juárez, triunfo de Uriel Moreno “El Zapata” 

Comparte:

*Gran labor de Diego Louceiro y los Forcados Amadores de México; Rafael de alba, discreto y con voluntad.

Por José Moisés de la Luz

Fotos  cortesía de Ángel David Villanueva

Tarde soleada en Almoloya de Juárez, en la plaza portátil del Breco, que lució un lleno total para presenciar el regreso de la fiesta brava a este municipio.

Ante un astado de De Aro, abrió  plaza el rejoneador Diego Lucero, el morito bien presentado, acudió al envite de las jacas toreras del caballero en plaza; en banderillas y rejones de castigo desafortunadamente no tiene suerte, a la hora de oficiar con el rejón de muerte y tiene que echar pie a tierra para finiquitar al astado con un certero golpe de descabello, luego de escuchar un aviso desde el biombo de la autoridad.

En este primer burel, los forcados amadores pudieron concretar la pega hasta el tercer intento, lo que valió el reconocimiento del respetable.

El primero de la lidia ordinaria para el tlaxcalteca Uriel Moreno “El Zapata”  que goza de gran cartel por tierras mexiquenses.

El toro como el resto de sus hermanos, bien presentado  pero que no poseía fijeza y el diestro tuvo que hacer todo lo necesario para meterlo en vereda sin tener gran éxito en todos los intentos como cuando intentó un quite por navarras que no pudo ser bien rematado.

Con las banderillas, el Zapata como siempre  estuvo espectacular y en el tercio mortal, en torero, todo el tiempo intentando sujetar al astado logrando por breves lapsos torear y ligar, los molinetes y el remanguillé, el final de la faena es por alto se va tras el acero y deja de tres cuartos de tocada, para una oreja.

El segundo su lote, le permitió lucimiento desde el toreo de capa, con la muleta estuvo variado derechazo adornados con molinetes,  con la espada no estuvo tan fino, aun así le otorgan un apéndice.

El primero de Rafael de Alba un toro bien presentado con el que no se pudo acomodar con el capote a pesar de que tuvo buenos el torero acusó la falta de torear, eso que le llaman sitio y de apoderado, alguien que desde la barrera le indique y él haga caso.

En el primer tercio el astado le apretó solo un poco y de Alba lejos de recorrer del tercio hacia los medios terminaba metido en tablas.

Con la muleta el diestro tuvo una regresión, a los tiempos en que en la “Guerra” lidiaba cebúes y media casta, puesto que todo el tiempo estuvo lidiando por la cara, como si se tratara de una vaca toreada o estuviera en los novenarios.

Pronto pide la espada y se quita de enfrente al burel como puede.

Con el que cierra Plaza Rafael de Alba muestra una actitud diferente no deja de ser muy notorio que está falto de sitio y mermado de facultades aun así con la muleta ha conseguido   momentos muy interesantes y destellos de arte de 14 quilates.

Un apoderado, entrenamiento y verle la cara al toro con cotidianidad, podrían hacer que Rafael de Alba escriba páginas de gran valor en las postrimerías de su carrera.

LA OVACIÓN DE LA TARDE 

Para destacar, en los tendidos se hicieron presentes personajes de la política que no ocultaron su gusto por la fiesta brava, entre ellos la diputada local Miriam Cárdenas, la vocal ejecutiva de CEDIPIEM Diana Pérez Barragán, el legislador federal Javier González Zepeda y la estupenda anfitrionía del alcalde almoloyense Oscar Sánchez.

 

 


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.