Lo que no se vio del presupuesto para la UAEMéx

Comparte:

Antonio Juárez

Se comenta que la cantidad destinada a la Universidad Autónoma del Estado de México, dentro del presupuesto 2021 para Educación, aparentemente es adecuado para que la Institución atienda sus funciones sustantivas y cumpla sus compromisos, pero lo que no checa, son los 60 millones de pesos que la Cámara de Diputados etiquetó para la construcción de un nuevo edificio –que por cierto no hace falta – del Centro de Investigación y Estudios Avanzados de la Población, que desde hace 29 años aproximadamente, dirige Jaciel Montoya Arce.

Este sujeto ha adquirido fama en la Máxima Casa de Estudios de la entidad, por mantenerse como un opositor tradicional a la Rectoría, y por conservarse en su posición y obtener ventajas a través de chantajes. Es conocido por su vinculación con el Partido de la Revolución Democrática, PRD, hace años, y más recientemente, con Morena. El actual senador Higinio Martínez Miranda, es compadre de Jaciel, y los hechos recientes revelan que el senador es quien da las instrucciones al coordinador de los diputados de Morena, Maurilio Hernández González, quien es el presidente de la Junta de Coordinación Política, la JUCOPO.

Montoya Arce, desde el año pasado, y en el marco del paro en varias facultades de la UAEM, presentó la exigencia de 42 millones de pesos para construir el nuevo edificio del centro que dirige, y curiosamente, la Cámara de Diputados le asignó, no los 42 millones, que exigía, sino ¡60 millones de pesos! Para un edificio que NO HACE FALTA, pues el que ocupa actualmente para el Centro de Investigación que dirige, es más que suficiente y, dicen los que saben, su construcción también fue un negocio para Jaciel, y de ahí obtuvo unos diez millones de pesos para su cuenta personal. También es vox populi que, una auditoría a su patrimonio revelaría que no lo pudo haber adquirido con su salario, ni ahorrando hasta el último peso.

Ahora, la Cámara de Diputados, en la que manda su compadre Higinio Martínez Miranda, le autoriza 18 millones de pesos más de lo solicitado, y no hace falta ser un genio para anticipar a cuál Partido Político van a ir a parar, en este año electoral, además de que la “austeridad” pregonada por Morena queda en tela de juicio, al apoyar el despilfarro en una obra innecesaria, precisamente en estos tiempos de escasez y problemas económicos. Por supuesto, este asunto no ha concluido.

Por otra parte, la demora en la aprobación del presupuesto del Estado de México para 2021 por parte de la legislatura, constituye una situación inédita, que afortunadamente se resolvió satisfactoriamente y dentro de los plazos que marca la ley, que vencían el 31 de enero, aunque también permitió que los mexiquenses se enteren de la forma de pensar dogmática e irracional, de un grupo de diputados de Morena, con los que eventualmente tiene que lidiar el presidente de la JUCOPO.

El presupuesto mexiquense quedó en 303 mil 120 millones de pesos, y pese a lo grande que pudiera parecer la cifra, en términos reales es menor en 2.7 por ciento a lo ejercido el año pasado, lo que obliga a recortes que pudieran afectar la marcha del gobierno mexiquense.  Esa idea de “acostumbrar al caballo a no comer” no es buena para nada, pero no puedes pedir peras al olmo. Hay que resaltar el incremento que tuvo en el renglón Salud, que creció 10 por ciento. En suma el llamado gasto social, predomina, al llevarse 7 de cada 10 pesos.


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *