324 fallecidos tras el sismo, intentos de rescate continúan

25 de septiembre 2017.- Autoridades de Protección Civil reportan al momento 324 personas fallecidos en todo el país, luego del sismo magnitud 7.1 escala Richter del martes 19 de septiembre: 186 en la Ciudad de México, 73 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, seis en Guerrero y una en Oaxaca.

El coordinador Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación (Segob), Luis Felipe Puente, dijo que se trata de cifras preliminares y que estás continúan en constante modificación, puesto que la labor de rescate y remoción de escombros continúa.

Cientos de miles de estudiantes regresaban a clases el lunes en varios estados de México golpeados por el poderoso terremoto de la semana pasada, mientras continúa la búsqueda de sobrevivientes entre los escombros de los edificios derrumbados.

Más de 44,000 escuelas en seis estados tenían luz verde para volver a operar, pero sólo 103 de las casi 8,200 en la populosa Ciudad de México podrán hacerlo.

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, dijo que el regreso a clases será escalonado debido a que las autoridades deben revisar los recintos tras el sismo magnitud 7.1 del martes, que cobró 186 vidas en la capital, más de la mitad de los 324 fallecidos mayormente en la zona centro del país.

Algunos planteles de educación superior, como la Universidad Nacional Autónoma de México, con 350,000 estudiantes en varias instalaciones en la capital y alrededores, reanudará actividades el lunes.

Algunos padres no estaban muy convencidos de enviar a sus hijos al colegio por temor a que no sea seguro.

“Mi hijo tiene miedo de que se le caiga el techo de la escuela encima pero el Gobierno ya quiere que vuelvan a clases para presumir que todo el trabajo fue rápido (…) Quieren hacer ver que todo está bien porque ya se acercan elecciones”, dijo el arquitecto Ernesto Prado, de 32 años, en referencia a los comicios del 2018.

En la zona metropolitana del país, con unos 25 millones de habitantes, algunos buscaban retomar sus rutinas. Miles que se quedaron sin hogar siguen pernoctando en las calles, en autos, tiendas de campaña o en casa de conocidos.

“La colonia está de luto, hoy nos reunimos entre algunos vecinos y amigos. Fuimos a comer para animarnos, buscando un poco la normalidad dentro de lo que cabe en una situación como esta”, dijo Deborah Levy, de 44 años, y quien vive en el barrio de moda capitalino Condesa, uno de los más afectados.

 

 

Con información de Reuters y Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*