Entre diputados, te veas… Neutralidad política, es hipocresía social

Por Juan Miguel Benítez Meléndez… Segunda parte…

La humana naturaleza decíamos…

Es el principal condimento para combinar con las “bajas pasiones”, en el discurso partidista-gubernamental cotidiano, — de la Presidencia para abajo,— de las “administraciones” federales, estatales y municipales, sin omitir legislaturas locales; todas las instancias oficiales en el País, que le reparten al ciudadano un día sí y el otro también, — como embaucadores volantes de empresa trasnacional, — para lograr “lideres” que se dediquen a ensartar incautos, para sus partidos y programas, — allí están los emblemas “diseñados”, tanto en la capital de la República, cuyo escudo data del  mil 500 y fracción; como en la capital mexiquense, el “escudo” que el alcalde le impuso a los mexiquenses, no solo a Toluca, es un verdadero atentado a la raíz étnica de su origen— que inventan o modifican para sus perversos fines políticos…

Precisamente, en esa cara de la poliédrica conducta gubernamental, está el papel de los medios, —  reporteros y  fotógrafos,  que los coloca como ejército sin uniforme, que también es pueblo — y ubica a los “empresarios” del periodismo, como propagandistas a salario de  los grupos en el poder, — sin importar de que partido sean, — a costa del causante y deja a “la tropa” que recaba la información totalmente indefensa, en todos sentidos; el papel, delicado de suyo tiene muchas aristas, a saber:..

Su calificación académica, no es tomada en cuenta por sus patrones…

Sí el reportero dice la realidad, lo corren de su medio…

Sí el fotógrafo captó, lo que no convenía, el policía, le rompe la cámara…

Sí llega el material a la Mesa de Redacción, se archiva y ya…

Sí se publica y se difunde el “gobierno”, le retira el subsidio al medio…

Sí se meten con la delincuencia organizada, o no los matan y listo…

Es decir: los “gobiernos”, negocian a su manera la libertad de expresión, porque la libertad de prensa es otro asunto…

Mientras, el Congreso de la Unión, algunas legislaturas estatales y uno que otro “político” oportunista se acomoda como “redentor” del gremio y uno que otro “defensor” de los derechos humanos también, — como si los demás ciudadanos fueran extraterrestres, — con tal de tener: espacios, pantalla y difusión gratuita;  se “rasgan” las vestiduras con la cacareada Ley de Protección a periodistas, — como si los informadores vinieran a trabajar de Saturno, — cuando muchos empresarios de la información, ni Seguro Social, les otorgan…

Los mexicanos, — patrones que pagan a los togados en las dependencias federales, estatales y municipales, — los que cubren los gastos reales y los salarios a todos los burócratas,— de la Presidencia, para abajo, —  con sus impuestos, es el conglomerado social que no importa a los funcionarios en los cargos públicos…

Esto es: la soberbia de los “togados” con un cargo público ya rebasó los límites, los uniformados sustentan: que ellos sí tienen el derecho de usar la fuerza, por la impunidad que les conceden las “autoridades” que dicen aplicar las leyes vigentes… Mientras, el contribuyente, — aparte de pagar los impuestos religiosamente, — a expensas de los peligros que aquejan a las sociedades democráticas, socialistas, de izquierda o de derecha, mexicanas o extranjeras…

Toda una generación de mexicanos, está bajo la “estrategia informativa” de un grupo de ciudadanos. — tiburones de altos vuelos en el océano de las campañas oficiales, hechas noticia, —  al servicio del poder, sin importar la filiación o tendencia partidista; por eso, no habrá “rebaja” a los  partidos; se integra  Centroamérica en todos los planes nacionales, — encubiertos con las caravanas de “viajeros”, — se cubrirá al mundo de tarjetas rojas, por los “crinolinos” mexicanos inútilmente, para dejar pasar los tiempos que marcan las leyes y lograr la no procedencia legal, habrá un dolorosa, — para ellos, — fractura entre el Presidente y su equipo, el equipo formado en torno al poder y los abanderados del Movimiento de Regeneración Nacional, por el mal uso que los oportunistas le están dando a MORENA, sobre todo con lo que está pasando en Baja California, que esperemos no tolere su fundador, — sería cómplice del desaguisado, — luego de lo que se hizo en Jalisco, una verdadera maniobra llena de conveniencias e intereses; con el  delegado federal, Lomelí, que deja en su lugar, al “gerente general” de sus tan cuestionados negocios…

En fin, el tema central es:

La “arrogancia” de la burocracia federal, — de Presidencia para abajo, — sostenida y sustentada con suficiencia e insolencia a cuyo trato ningún comunicador escapa, sobre todo por “las reglas”, — algunas de planooooo, no así a los invitados especiales a las “mañaneras”, — que impuso a los reporteros de la fuente, Jesús Ramírez Cuevas, que parece patrocinador oficial del gatopardismo, criterio mundial de cambia todo, para no cambiar nada… Continuará… fin de la segunda parte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*