Chivos “expiatorios”, el ganado en la parcela de impunidad, “federalizada”

ENTRE DIPUTADOS, TE VEAS…

Por Juan Miguel Benítez Meléndez

Se reventó el mecate por lo “más grueso”, El estruendo nacional, rebotó hasta el rincón de las  legendarias grutas de Cacahuamilpa…

Todo parece indicar que el cisma, va a superar al “arreglo de las partes”…

Para desembocar, en la más cruenta, encarnizada y sorda  batalla, entre las “familias en el poder”, —  con su batallón de los “operadores cibernéticos, pagados por  “los lastimados” — y los pelotones de “voluntarios”, que abanderaron a los contingentes de “entusiasmados” mexicanos, que dieron el “golpe de timón” al rumbo nacional, con su voto el uno de julio de 2018, — incluidos también los ciudadanos que operan “gustosamente” las redes sociales a favor del fundador del Movimiento de Regeneración Nacional, — contra los “gambusinos”, que pelean sus muy “personales beneficios”, de la riqueza nacional, no lo quieren perder y lo están defendiendo, como gatosbocaarriba, con reclamos sobre lo que no quisieron, no pudieron o no supieron hacer en su tiempo, — de la Presidencia para abajo, — al frente de las instituciones nacionales…

Los daños colaterales de la “sucesión concertada”, se están mirando, — a partir del uno de septiembre de los corrientes, — con la eliminación de “aviadores”, con las “renuncias”, del personal de confianza; liquidación de “empleados federales” y los reacomodos en toda la Administración Federal, esto es; cientos — miles en algunos puntos, — de “mantenidos”, — con  impuestos de los contribuyentes, — que  cobraban sin trabajar, fueron, son y serán los principales afectados, cuyo número aumenta inexorablemente, a partir del uno de diciembre…

Y, la ley salarial, complica el panorama laboral en la burocracia federal y se convierte en “parque humano” usado por “los lastimados”, para descalificar al régimen actual y a “sus padrinos”, achacarán a las “tropas de sacrificados” todas las responsabilidades posibles para “salvar su pellejo”, en calidad de chivos expiatorios de todo lo que ellos se “comieron”, en las dependencias federales durante su encargo, a su vez, los “presuntos culpables”, por lealtad o conveniencia, no “delatarán” a sus benefactores, que los “pusieron”, para justificar sus malos manejos, esto es: los de “arriba”, inocentes; los “intermedios”, despedidos y los de “abajo” indiciados, según sean los cargos, si “proceden” las conveniencias, a “reparar los daños”, a devolver la lana o al bote…

Por lo tanto, la vigencia de la corrupción, está latente… Y, el origen de todas las desgracias nacionales: la impunidad imperante…

En “firme”, la generación de presuntos culpables o “indiciados” a perdonar; la parcela de cultivo de humanos, que terminan en grupos de “crinolinos”, con “cuellos” de todos colores, “ideas”, sabores y tamaños: los “partidos políticos”, entes, — pagados y mantenidos con los impuestos de los contribuyentes, — que sólo han servido para enriquecer a las “gerencias”, que no dirigencias nacionales; con un corporativismo que ha segmentado social y políticamente a los mexicanos “participantes”, en los inventados membretes de algunos vivales, amparados por los aparatos federal, estatales y municipales en su turno, de ejercer el poder oficial…

En fin, el punto es: si el régimen actual, no cumple las expectativas de los ciudadanos, provocará el peor de los escenarios nacionales en el que no se debe descartar una muy peligrosa explosión social, nutrida con las filias y las fobias, — por pelear entre ellos, — que que han “sembrado”, los promotores de cada banda, que no bando; en la ciudadanía mexicana, con sus estériles encontronazos públicos…

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*