Silencios Estereofónicos… La Ley se rehabilita y entra en proceso de “Adaptación”

Por: Felix Morriña

Cuando me enteré de la conferencia de prensa en el Plaza Condesa de la CDMX, estaba incrédulo, porque nunca pensé que La Ley, ese grupo chileno de buen rock pop que hizo mella en el gusto de la raza de bronce en la década de los años 90, volvería a juntarse para intentar de nuevo ser parte del gusto musical de las nuevas “raras” generaciones. Cuando se separaron, lo hicieron bajo un clima de civilidad y todos ellos emprendieron carreras y aventuras diversas, al grado de pensar que ese excelente capítulo estaba cerrado y que sólo quedaría en la memoria de quienes tuvimos la oportunidad de disfrutarlos en varias ocasiones.

Porque han de saber que La Ley, más en la época del bonérrimo guitarrista líder Andrés Bobe (quien desafortunadamente falleciera en un accidente de motocicleta en Chile, tras un recital), la banda era una de las mejores en el terreno pop de habla hispana. No había grupo pop rock que hiciera con facilidad lo que ellos: cantar en inglés, buen francés y por supuesto en español, con letras nada desagradables, algunas propositivas y por demás de buen gusto para todo oído. La música se te metía por todos los poros. Sobre el escenario, había elegancia, excelente presencia física, actitud-aptitud pocas veces vista entre bandas de la época.

El cantante Beto Cuevas, además de galán, es un tipo sano en muchos terrenos, con conocimientos de arte internacional (recuerdo que sabe muy bien la historia de Rodin), muy accesible, inteligente, cortés y de buena familia (lo que le permitió exiliarse en Canadá durante la crisis de Chile con Pinochet), por lo que nadie tiene queja de él, ni organizadores de conciertos, prensa y público. Era el prototipo de hombre para muchas féminas intelectualizadas a finales del siglo XX. En la actualidad, pese a que Beto se ha cuidado bien todos estos años, ya muestra la edad que representa, pero lo hace con ese porte ideal para los de su generación.

La-Ley

El riesgo que corre La Ley vale la pena, si tomamos en cuenta que la mayoría del respetable que se hará presente en sus conciertos estará plagado de cuarentones conocedores y de féminas que ya no son tan voluptuosas o respingadas como antes, pero poseen finesa auditiva. Todos los que esteremos viéndolos tocar somos los que en verdad vivimos su aportación sonora. Ojalá haya más jóvenes que nosotros apreciando su música. Como ha sucedido en otras ocasiones, esperamos sorprendernos una vez más. Si no pasa eso, no importa, porque ya dijeron que además de tocar el contenido del nuevo disco, interpretarán una buena cantidad de temas antológicos, llevándose consigo una buena tajada de billetes verdes.

Sé que muchos no hemos escuchado las 12 rolas de la nueva hostia plateada que traen bajo el brazo, que a decir de la actual alineación, conformada por el mencionado cantautor, “frontman” Beto Cuevas, el guitarrista Pedro Frugone y el baterista Mauricio Clavería, tiene una estructura que atrapará a sus fieles seguidores, y al mismo tiempo, ofrece frescura que puede seducir a todo aquél melómano exigente dentro del mundillo del pop rock.

Este “servibar y amigo” sólo ha escuchado los sencillos de “Adaptación”, por cierto, título ad hoc para un material inédito tras 13 años de ausencia discográfica (se reagruparon en el 2014, luego de 10 años separados), pero ‘Ya no estás’ y ‘Child’, suenan bien de entrada, con lo cual uno piensa que el grupo tiene cierta continuidad al trabajo realizado antaño. Suena el título a un largo proceso de rehabilitación para luego tratar de adaptarse a las nuevas circunstancias, todo bajo el peso de La Ley.

Por otro lado, la industria disquera “transanacional” que los representa no hizo llegar, como antaño se acostumbraba, a muchos críticos musicales el disco en cuestión, pero eso ahora ya no importa tanto, porque uno se lo puede agenciar de formas diferentes, pero lo que sí es de interés general, es que a La Ley le están poniendo toda la carne al asador en cuanto a difusión por cuanto medio les interesa, dando a entender que con ellos podrían recuperarse un poco. Espero les resulte.

Lo que aquí nos importa es el trato de artistas que le dan al ahora trío de La Ley, lo que nos recuerda aquellas épocas en las que apoyaban con todo a todos los inmersos en el desarrollo de la música. Eso está bien porque se lo merecen y el equipo que hay detrás sabe hacer lo suyo. Incluso, ya anuncian varias fechas por la Unión Americana. Seguro estoy que La Ley sabrá imponerse y hacerse valer, no como otras leyes que son mal utilizadas en regiones como la nuestra.

No queda más que decirles a los seguidores de esta banda chilena que nos vemos el viernes en el Plaza Condesa. ¡Hasta la próxima!

Felix Morriña, periodista especializado en arte y cultura con más de 25 años de experiencia, colaborador de Apocaliptic.com

Felix Morriña, periodista especializado en arte y cultura con más de 25 años de experiencia, colaborador de Apocaliptic.com

 

fmorrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Twitter: @fmorrina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*