Columna VERDADES MENTIROSAS: CUBA LA ISLA EN PESO

Comparte:

 “Los hombres van en dos bandos los que aman y fundan y los  que odian y deshacen”.

                       JOSÉ MARTÍ

 

Gerardo Lara

LA ISLA EN PESO es el título de la gran obra del inmenso poeta cubano Virgilio Piñera, que dice entre otras frases culminantes “El peso de una isla en el amor de un pueblo”.

Vaya que tenía razón, pues el amor pesa más que el odio como lo acaba de demostrar la nueva victoria del pueblo cubano sobre la estulticia, la perfidia y la prepotencia de Estados Unidos e Israel, los dos países que en la ONU sostienen el infame bloqueo contra el pueblo cubano; Sionismo e imperialismo que son una misma cosa se han erigido como los enemigos esenciales del pueblo cubano y en sí de todos los pueblos del mundo.

La subsecretaria de Estados Unidos para el hemisferio occidental julie Chun, dijo respecto a los acontecimientos en la Habana: “Nada nos preocupa más que la represión violenta de los gobiernos y sus secuaces contra manifestantes pacíficos que ejercen sus derechos”.  Vaya combinación hedionda de cinismo, hipocresía y perfidia contienen sus palabras, pues ni ella ni las decenas de funcionarios que atacan a Cuba han dicho nada de la represión violenta en Chile, Colombia o Perú.

En Colombia, decenas de manifestantes pacíficos han caído heridos, muertos o presos a manos de las fuerzas represivas, financiadas por el gobierno de Estados Unidos; las teocracias árabes están lejos de ser democráticas y sin embargo el imperio es gran amigo de los Árabes Sauditas, protector del Estado paria ilegal de Israel, sostenedor de sátrapas como Iván Duque en Colombia y gestor, financiador y encubridor de terroristas  anticastristas que han estallado bombas y asesinado a cientos de inocentes; En Cuba no hay un solo muerto.

Todo ello descalifica al cien por ciento la alharaca de BIDEN y sus secuaces que dieron un golpe de Estado técnico para hacerse del poder. Son todos especialistas en VERDADES MENTIROSAS

Lo increíble es la forma en que la estulta derecha mexicana hizo eco del despropósito insolente de asaltar el poder en Cuba, reproduciendo las docenas de fake news en las que calles de Egipto o Libia se hacían pasar por el malecón de La Habana; en su desesperada búsqueda de brújula los panistas fueron a la embajada de Cuba a hacer el ridículo y cometer varios delitos al lanzar insultos racistas, homófobos y xenófobos al pueblo cubano.

 Los corifeos de la malsana operación contra Cuba aducen causas humanitarias para su intervención; son los mismos que con el infame bloqueo de casi sesenta años, han causado enormes penurias a los habitantes de la isla, los mismos que promueven el odio entre paisanos y que han fabricado un éxodo ilegal, absurdo y caótico. Realmente conmocionan por su humanismo los sinvergüenzas.

No defiendo al castrismo y considero que la Revolución sufrió daños severos por el stalinismo, aún así tiene logros insólitos en campos fundamentales como la educación y la salud, reivindico absolutamente el derecho de los cubanos a decidir su destino y creo que es indignante que gobiernos extranjeros, empresarios de toda índole, partidos políticos derechistas vergonzantes (tipo PAN), locutores disfrazados de periodistas y la intelectualidad Chabacana/sionista (Krauzes, Aguilar Camín etc.) se erijan como los jueces implacables.

Me pregunto lo que sería de Cuba sin el infame bloqueo que es a todas luces una política perversa, ¿tiene miedo Estados Unidos a que un pueblo gobierne su destino? Creo que tiene pavor.

Tal vez por ello el inmenso Virgilio Piñera dice en su ISLA EN PESO; “En esta isla lo primero que hace la noche es despertar el olfato, todas las aletas de todas las narices azotan el aire buscando una flor invisible”

Acabar con el bloqueo sería la mejor manera de probar la simetría entre el pueblo y su gobierno, entonces por primera vez en la historia la REVOLUCIÓN CUBANA estaría verdaderamente a prueba, terminaría un impasse de 60 años y la historia seguiría su curso natural.

Pero Estados Unidos tiene mucho miedo y mucha ceguera, por eso no se han percatado de que Cuba no es Libia, ni Egipto ni los países árabes a los que exportaron sus “revoluciones de color”. Pero tienen pavor de que por fin comience la auténtica REVOLUCIÓN.

El inmenso José Martí define muy bien los sobados términos de izquierda y derecha que yo más bien menciono como humanistas y anti humanistas, en palabras del poeta, muerto en campaña por la libertad: “el bando de los que odian y deshacen y el bando los que aman y fundan”. Nunca como ahora había estado tan clara la gran dicotomía humana.

El próximo 26 de julio se cumplen 68 años del asalto al Cuartel Moncada, suceso fundacional en esta historia, algunos lo celebraran odiando y deshaciendo otros lo celebraremos amando y fundando.


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *