Columna AL TANTO… Descalificar al árbitro no exime a los partidos de cumplir  con la ley

Comparte:
  •  
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares

José Antonio Ortega

Cada año, con la luna llena de primavera, el pueblo se inquieta. Azuzado por los poderosos, es manipulado, suele caer en la trampa. Se irrita, se violenta, se mortifica, y sin razones de peso acusa, enjuicia y condena. Así ha sido desde tiempos milenarios. Casi siempre por motivos políticos.

Esa situación no ha cambiado mucho en nuestros días. Algo así ocurre por estas fechas, en varias partes del mundo. El camino de las catorce cruces: el viacrucis, se impone a quien se expone. Tienen que vivirlo y padecerlo, los que quieren salvar al pueblo.

Lo saben los candidatos de Guerrero y Michoacán, otros más, defenestrados. Saben que tienen que remar contra corriente, expulsados por el árbitro, arropados por el poder. No hay de que preocuparse: serán salvados, tienen el aval del palacio. El mesías de nuestro tiempo los pondrá nuevamente en la contienda, en manos del pueblo bueno y sabio.

Pasarán Semana Santa, pero tal vez no el mes de junio. Serán sometidos al escrutinio de las urnas. No será un juicio a mano alzada. Por ahora, pueden llorar y gemir, crujir los dientes, pero llegará el día en que tendrán que enfrentarse a su realidad: a la consulta popular.

Pueden descalificar al árbitro. Vociferar y negar que no violaron la ley, aunque la hayan omitido. Advertir y amedrentar con que no habrá elecciones pacíficas si ellos no participan. Ignorar que, con ellos, sin ellos y a pesar de ellos, habrá comicios el primer domingo de junio.

Con ese panorama iniciamos abril. Al igual que hace casi dos mil años, desde lo más alto del poder, se busca confundir al pueblo. Como siempre, desde antaño, por motivos políticos ¡Al ladrón, al ladrón! Crucificad al Instituto Nacional Electoral (INE). Quitad el poder de decisión a los ciudadanos parece ser la consigna.

Mientras tanto…

¡Vaya sorpresa! En nuestro México lindo y querido los otrora luchadores sociales, aquellos que desde la izquierda pugnaron por un órgano autónomo, encargado de coordinar y dirigir los procesos electorales, hoy piden que se renueve o que desaparezca.

Lo hacen en la víspera de que inicien las campañas para diputados federales. Justo en el arranque de la etapa proselitista que comienza este domingo 4 de abril. Como parte de un guión bien estructurado, se busca descalificar al árbitro de la contienda. Se busca mermar su credibilidad, se le acusa de actuar con sesgo.

Todo porque al Instituto Nacional Electoral (INE) se le ocurrió aplicar la norma en dos temas que le incomodan a Morena: la sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados como lo establece la fracción V. del artículo 54 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Otro pretexto para la embestida al INE es la cancelación de candidaturas a los senadores con licencia Félix salgado Macedonio y Raúl Morón Orozco, precandidatos a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán, por omitir presentar el informe de gastos de precampaña que establecen los artículos 227 y 229 de la Ley General de Instituciones Procedimiento Electorales (LEGIPE).

Sucede que al dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, parece incomodarle también la Ley General de Partidos Políticos (LGPP), que en su artículo 79 le obliga, al igual que  a todos los institutos políticos, a presentar informes de precampaña y de campaña.

Desde el Senado de la República, alza también la voz el coordinador de Morena quien considera que el INE se extralimita en sus facultades, al querer aplicar lo que estipula la Constitución en el tema de la sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados.

Raúl Morón Orozco: Con ventaja en Michoacán pero ahora sin candidatura.

Por lo tanto…

Habría que tener muy claro que todas las resoluciones del INE, están fundadas y motivadas en la propia Constitución, así como en la LEGIPE y la LGPP. Que todas las decisiones de este órgano electoral no son definitivas. Que si los actores políticos sienten que han sido vulnerados sus derechos, pueden recurrir a otra instancia.

Una última instancia, que es la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), donde ya se discute y habrá de resolverse el próximo domingo 4 de abril, si los alegatos de Morena son los suficientemente sólidos para mantener a sus candidatos o tendrán que sustituirlos.

Por el bien de México y la buena marcha de este maxi proceso, resulta conveniente serenar los ánimos. Los partidos políticos están obligados a cumplir con todas y cada una de las reglas de la contienda. Se podrá estar en desacuerdo con el árbitro pero no con lo que establece la propia Constitución y las leyes electorales.

Recordar que en el INE nuestro país tiene la enorme fortuna de contar con una institución ciudadana que ha garantizado la transición pacífica y ordenada del poder. Regresar a los tiempos de la Comisión Nacional Electoral y el control de las elecciones a la Secretaría de Gobernación, eso si sería atentar contra la democracia.


Comparte:
  •  
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *