Columna AL TANTO… Violencia y feminicidio, la otra pandemia.

Comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

José Antonio Ortega

Ni vallas ni muros acallarán su voz. Su clamor de justicia y libertad. Su exigencia de respeto. Sus demandas de igualdad, equidad, paridad. Nunca más el silencio ante el acoso y violación. No más violencia de género. Sus demandas recorren el mundo entero. Tarde que temprano serán escuchadas.

¡Bienvenido el Día Internacional de la Mujer! Fecha puntual para reivindicar sus derechos. Para recordar su lucha y exigencia de un  mejor salario. Trabajo digno, derecho al voto. Prohibición del trabajo infantil. Demandas que a cien años de haberse expresado, continúan sin concretarse.

Por eso se radicaliza la protesta. Se torna violenta ¡Ni una más ni una más! ¡Ni una asesinada más! Es la exigencia puntual. El ¡ya basta! que se escucha en todo México. Un país donde el machismo persiste. Donde cada año pierden la vida alrededor de tres mil mujeres. Diez víctimas diarias en promedio.

Los crímenes por violencia de género aumentan. El Estado no alcanza a dimensionar la solución. No puede, no quiere o no sabe cómo. Carece de políticas públicas adecuadas. Las confunde con programas asistencialistas. Soslaya un problema que crece. Que frustra e irrita por su falta de empatía.

¡Si tocan a una, respondemos todas! ¡Somos malas! ¡Podemos ser peores! Son consignas que llegaron para quedarse. Que se corean en todas las marchas. En la condena unánime de que el machismo es la peor pandemia del siglo XXI. Demandas que recorren el mundo, hasta que -tarde o temprano- sean escuchadas.

Mientras tanto…

Indolentes a la protesta. Ajenos y distantes, se observa a los partidos políticos. Totalmente en lo suyo: en la lucha por el poder. Atentos a los tiempos electorales. Colima, Guerrero, Nuevo León, San Luis Potosí y Sonora, son los primeros estados en iniciar campañas electorales.

Arranca la carrera por las gubernaturas. Toda la atención se centra en Guerrero. Entidad donde el pretendido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se niega a cambiar candidato. Donde su dirigencia finge realizar una encuesta, mientras la autoridad electoral local valida a su aspirante a la gubernatura.

Hace oídos sordos la consigna de que #UnVioladorNoSeráGobernador. Pareciera que Mario Delgado Carrillo está dispuesto a enfrentar su prueba de fuego. Negado a reponer a su impresentable aspirante a gobernador. Todo apunta a que no darán vuelta a la hoja.

Continuarán jugando con los tiempos. Apostando a la desmemoria y al olvido. Se habrán equivocado. Refrendarán su falta de empatía con el feminismo. Pagarán el costo político. Ya se los recordarán el primer domingo de junio. No sólo en Guerrero, donde se busca atomizar el voto entre siete aspirantes. Cuatro de ellas, por cierto, mujeres.

Todo indica que el voto femenino de castigo los podrá alcanzar en otras latitudes. En entidades como: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua,  Michoacán, Nayarit, Querétaro, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas, donde también cambiará la titularidad en el Poder Ejecutivo.

Por lo tanto…

Habrá que ponderar la importancia de escuchar a la mujer. De ir abriendo más espacios a su participación en todas las áreas del quehacer humano. El nuevo tiempo mexicano requiere revalorar el papel femenino. Su aportación en todas las áreas del quehacer humano.

En junio próximo irán a las urnas 95 millones de posibles votantes. Más de la mitad, del padrón el 51.69% son mujeres. Como también lo son más de la mitad de la lista nominal. Morena parece desdeñar ese dato. Ignorar la posibilidad de que voten en su contra. Conviene recordarle que la elección no sólo será en Guerrero. Que abarca prácticamente todo el país.

Pero la decisión ya no depende del partido. Porque como lo establece la Ley, la sustitución del candidato será de  Félix Salgado Macedonio y él no renunciará. Así que todo apunta a que se mantendrá en la candidatura.

Será una decisión que repercutirá en la conformación de la Cámara Baja, así como en la elección de las 15 gubernaturas en disputa y los cerca de 20 mil 311 cargos a elegir para renovar los Congresos locales y Ayuntamientos, en prácticamente todo el país.

Queda claro que las mujeres no esperarán más. Que las demandas irán más allá del 6 de junio. Los ganadoras tendrán que ejercer el poder con otra visión. Acabar con la brecha de género en  los ámbitos económico, político y social. Porque las nuevas generaciones no están dispuestas a esperar otros 170 años, para terminar con la brecha de género.

 

 


Comparte:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *