Gerardo Nava, podría ser cómplice de taladores clandestinos

*Pareciera que los bosques del Nevado de Toluca y cerros aledaños, tienen sentencia de defunción, ante el incremento acelerado de la tala clandestina, de cual hay quienes aseguran que podría estar implico el alcalde de Zinacantepec, Gerardo Nava y su familia, denunció Arturo Chavarría.

Francisco Javier López/Apocaliptic.com
Fotos Jaime Arriaga/Apocaliptic

Toluca, Edomex, 13 de septiembre de 2019.- Presuntamente, taladores clandestinos encabezados por la familia del actual alcalde Zinacantepec, Gerardo Nava Sánchez, alcalde de Zinacantepec, están devastando el volcán Xinantécatl y bosques aledaños, incluso así lo denunciaron en su momento ejidatarios de Santa María del Monte, por eso es urgente restituir el status de Parque Nacional al Nevado de Toluca.

Alertó lo anterior, Arturo Chavarría Sánchez, cuarto regidor, durante el foro “Rescatemos el Nevado de Toluca”, donde presentó antecedentes de los cambios jurídicos de la zona, generando un daño ecológico grave en la región boscosa, de lo cual se aprovecharon los taladores ilegales, entre ellos, Gerardo Nava Sánchez, cuando fue comisariado ejidal de Santa María del Monte.

En su momento, Marco Antonio Arcos Guerrero, apoderado legal del núcleo ejidal, informó que existen 10 denuncias en diferentes instancias del Gobierno estatal y federal, entre ellas una penal ingresada en 2014 ante la Fiscalía, donde los ejidatarios acusan a Gerardo Nava Sánchez y su hermano Valentín Nava Sánchez, ahora ex presidente ejidal, de talar sin autorización cerca de 800 hectáreas en los parajes conocidos como Barranca Colorada, Cerro Prieto, Agua Limpia y El Mirador, denunció.

Arturo Chavarría, pidió regresar al Nevado de Toluca, el estatus de Parque Nacional, que en 1936, fue decretado por el entonces presidente, Lázaro Cárdenas. Esta categoría de protección, prohibía cualquier tipo de explotación de los recursos naturales de la zona, debido a su importancia estratégica para proveer de agua al Valle de México, al Valle de Toluca, y al norte del estado de Guerrero.

Ante ejidatarios de Zinacantepec, Calimaya y de esta municipalidad, así como especialistas ambientalistas y en salud, Chavarría Sánchez, recordó que en octubre del 2016, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales presentó el nuevo Plan de Manejo del área natural protegida Nevado de Toluca, documento que autoriza la tala comercial de 17 mil hectáreas de bosque, que equivalen a 33% del territorio de esta reserva natural y en donde se asienta casi la totalidad de la masa forestal del Nevado.

En enero de 2013, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas reconoció que, luego de más de 70 años de depredación, el Nevado de Toluca ha sufrido “la desaparición de enormes extensiones de bosque que han sido convertidas en cultivos; la disminución de especies endémicas y poblaciones silvestres de flora y fauna; la desaparición y merma de manantiales; el aumento de cárcavas y erosión, con la (consiguiente) pérdida de miles de toneladas de suelo por el cultivo de papa, el desarrollo de minas y la extracción de tepojal (material pétreo para construcción)”, explicó .

Según la dependencia, el deterioro ambiental de la zona también ha generado “problemas sociales y económicos muy severos, y la disminución del bienestar social tanto a nivel local como regional”, señaló.

Paradójicamente, aun cuando las mismas autoridades ambientales reconocieron todos estos efectos adversos derivados de la tala de los bosques del Nevado de Toluca, el primer de octubre de 2013, el presidente Enrique Peña Nieto canceló el decreto emitido en 1936 por Lázaro Cárdenas para resguardar esta reserva natural y, en su lugar, legalizó la tala comercial, la agricultura, la ganadería, y otras actividades extractivas y comerciales en bosques de ese polígono, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*