MORENA, la pepenadora…

Si los dueños del Movimiento de Regeneración Nacional en el estado de México pensaban que su pepena  política no tendría consecuencias entre su leal militancia estaban muy equivocados. Las verdaderas huestes de MORENA, aquellos inocentes engañados, por fin brincaron y se revelan ante la imposición de liderazgos cuestionados que, como es costumbre en MORENA, de manera unilateral y arbitraría decidieron las candidaturas a presidentes municipales y diputados locales de la entidad mexiquense.

Los casos más escandalosos ocurren en el sur del Estado de México, cuya militancia se manifestó y amenazó con buscar otras alternativas electorales para el próximo primero de julio pue no se explican cómo otorgaron, por ejemplo, la candidatura a la Presidencia Municipal de Tejupilco a Diputado del PRI con licencia Anthony Domínguez Vargas, quien hasta hace unos meses vociferaba lo que podía contra MORENA y se decía priista desde los pañales.

Toluca no fue la excepción para MORENA, donde una negociación del más bajo nivel moral llevó a la postulación de Juan Rodolfo Sánchez a la alcaldía toluqueña, misma que ocupó hace algunos años pero a nombre del PAN, que nuevamente lo hizo candidato en el 2015 cuando perdió ante Fernando Zamora del PRI.

Para las elecciones del primero de julio próximo, Juan Rodolfo intentó de nueva cuenta ser el candidato del PAN a la Presidencia Municipal de Toluca, negoció con sus rivales, se empeñó en ser postulado por Acción Nacional, pero esta vez el panismo le dijo que no, que era suficiente, y entonces sólo quedaba MORENA para seguir adelante con su ambición de regresar al gobierno de la capital mexiquense.

En ese contexto, Juan Rodolfo, Anthony Domínguez y un sinfín de candidatos de MORENA están siendo acotados por la propia militancia morenista que, como en cada elección, se preguntan dónde están sus cuadros, sus militantes. Las huestes de MORENA se muestran decepcionadas por el andar de sus “líderes” que solo les llaman para pedirles el voto, pero nunca les preguntan nada, ni siquiera a quién quieren como candidato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*