SILENCIOS ESTEREOFÓNICOS: King Crimson: medio siglo bajo el mando del Rey Carmesí

Félix Morriña

 ¿Cómo no rendirle pleitesía al Rey Carmesí?

Gracias a su cobijo, a su único y exquisito reinado sonoro me reconozco apenas un conocedor, un eterno aprendiz de melómano, más no sabedor, ni experto, ni erudito en esa “música para pensar”, en ese perfeccionamiento musical, donde la técnica empleada con gracia, elegancia y respeto por King Crimson, es insuperable para otros. ¡A ese reinado se llega sabio!

Con esta excelsa agrupación inglesa de rock sinfónico, progresivo y jazzístico, uno sabe que vamos al principio, al eterno regreso al origen de las cosas, donde está la sabiduría después del recorrido; al principio de la nota, de la partitura y de los símbolos del conocimiento cósmico. Ahora que vienen de nueva cuenta a México, los fieles seguidores, en su mayoría reconocidos músicos mexicanos que van a tomar cátedra, acompañados de atractivas, sugerentes y suculentas féminas, haciéndose las interesantes, podrán rendir pleitesía a King Crimson durante los festejos de los 50 años de haberse creado. Para los que no lo sepan, pero les interesa, King Crimson es una de las agrupaciones más importantes del orbe, en materia artístico cultural.

 

Los festejos por la media centuria de enseñarnos el excelso camino a la sabiduría sonora, empezarán el viernes 23 de agosto en el Teatro Metropólitan (Independencia 90, Centro Histórico de la CDMX), a partir de las 20:30. Repetirán el sábado 24, el jueves 29 y viernes 30 de agosto, pero tienen otras fechas en Guadalajara, para los que les interese, con lo cual, el grupo sabe que hay público mexicano con buen gusto por la música que logra ¡notas físicas, cual caricia histérica, con dura ternura y lírica épica para una humanidad salvable!

¿Los precios?, sí que no son salvables para una época de chafa Cuarta Transformación (4T), donde no hay circulante y pocas oportunidades de crecer en la cada vez nula clase media mexicana. Sabemos, esa clase social e intelectual, de King Crimson, pero carecemos de plata muchos de nosotros, los clasemedieros no empleados (desempleados), los que tenemos los discos, las historias, el buen gusto, pero secos los bolsillos. Estamos incompletos. El boleto más barato cuesta 620 pesos, le siguen de 780, 920 hasta tres mil 480 pesos. ¡Imagínense la reventa! ¡Pobres diablos!

Llegan en paquete, la frustración, la pena ajena, el enojo, la desilusión, la (in) sana envidia, el desánimo y demás molestias sociales para miles. Me mantengo al margen, para no joderme más la salud, pero entiendo a mis colegas, amigos y seguidores de King Crimson. Vaya, o no, al concierto, más allá de mi salud y de una posible bendita acreditación de parte de los promotores, esta columna la hago porque no se pueden dejar de lado los 50 años de King Crimson. ¡Materia obligada!

¿Qué tocará King Crimson en la gira del 50 aniversario?

Un honor y enseñanza escucharlos a profundidad con las dosis requeridas de lo que guste o mande la compañía inmediata. La banda ha tocado tres horas por concierto sin parar en esta gira, con lo que imagínense el repertorio. El “set list” incluye los temas “Neurotica”, “The ConstruKtion of Light”, “Pictures of a City”, “The Errors”, “Red”; la memorable “Epitaph”, “Lark’s Tongues in Aspic (Part 1)”; la sesuda “Indiscipline”; la reverente “The Court of The Crimson King”, “Meltdown”, “Radical Action II”; la complicada “Level Five”; la majestuosa “Starless”; el cover homenaje a David Bowie, “Heroes”, y cierran con la clásica “21st Century Schizoid Man”. ¡21 rolas en 180 minutos! ¡El precio del boleto lo vale, pero no hay!

La primera vez que vi a King Crimson en el Teatro Metropólitan del otrora México, Distrito Federal, fue en 1996 y resultó todo un suceso, una experiencia única e irrepetible para este interlocutor. Cada concierto de ellos es así, y espero, el Todopoderoso mediante, me permita repetir con alguno de los tres sets que ofrecerán en el foro de la calle Independencia de mi atormentada CDMX, la que está sometida al tiempo, los abusos y excesos de sus habitantes.

La actual alineación de King Crimson que vendrá a México para la celebración del medio siglo del grupo es Robert Fripp (guitarra y teclados), Jakko Jakszyk (guitarra y voz), Bill Rieflin (teclados), Tony Levein (Bajo, Chapman stick y coros), Mel Collins (saxofones y flautas), Gavin Harrison (batería), Jeremy Stacey (batería y teclados) y Pat Mastelotto (batería). Como podrán darse cuenta queridos seguidores de los #SilenciosEstereofonicos de su #ServibaryAmigo #DandyperoPunk #ElCinicoMayor, King Crimson viene con la misma alineación-formación de la vez pasada: tres baterías al frente del escenario con tres leyendas, masters y gigantes de las percusiones y su instrumento por excelencia, los mencionados Par Mastelotto, Gavin Harrison y Jeremy Stacey, dirigidos por el mandamás de esta banda: el misterioso maestro Robert Fripp.

Cuando creo que lo sé todo, pongo un disco de King Crimson, y no sé absolutamente nada. Me dejo llevar, enseñar y guiar en pro de ser mejor ser humano y persona. Ojalá mi entidad corpórea me deje llegar a ver una vez más a King Crimson en vivo. Cuando me preguntan cómo sigo de salud, respondo enfático:

¡Estoy a medio gas, lento, pero explosivo!

El Rey Carmesí levanta su manto:

“Starless”:

“Indiscipline” (Live in Mexico City):

fmorrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*