Gobierno, sociedad y prensa, ante un reto: ética, honestidad y el respeto

Por Juan Miguel Benítez Meléndez

Lejos de los adjetivos aplicados a los empresarios de la información, — no a los representantes que trabajan a comisión, en los medios informativos “globales”, —   hay que separar en nuestro universo gremial los conceptos:

Libertad de prensa y libertad de expresión…

Invocados, — siempre y por todos, — para satanizar a los “enemigos” de los “hombres en el poder” o magnificar los “aciertos” de los “patrocinadores” financieros de los empresarios de la comunicación, que marcan la tendencia noticiosa, en sus canales de difusión…

Uno: la libertad de expresión es un derecho universal, individual y colectivo, con las limitaciones que las leyes imponen, normas “votadas” por diputados, en iniciativas que envían “los dueños” del Poder Ejecutivo Federal y Estatal, para someter a toda la ciudadanía, bajo una reglamentación que encubre la represión social…

La libertad de prensa es, — aparte de un jugoso negocio, para los “empresarios de la información”, — la trinchera social, para cuestionar las actividades de los administradores, — que no gobernantes, — en turno de los trámites, ordenamientos y actividades oficiales…

No somos los únicos, — ni éste medio, ni el “arriba firmante”, — ni los primeros, ni los últimos en participar, en el espinoso tema que tocó el Presidente de los Mexicanos…

Trabajo publicado en VERIFICADO…

¿Y QUIEN TIENE DERECHO A INFORMAR, SEÑOR PRESIDENTE?

Entre Periodistas Por Andrés A. Solis*

Ahora que lo pienso, la verdad es que no tengo idea de cuándo fue la primera vez que entregué alguna carta de acreditación para cubrir alguna fuente. Y me refiero a una carta avisando que yo sería el reportero responsable de cubrir en forma cotidiana una fuente de información.

El hecho es que casi siempre he andado como perro de la pradera de un lado a otro, cubriendo fuentes, eventos, haciendo reportajes, sin necesidad de acreditarme, salvo en casos como por ejemplo, elecciones o algunos eventos deportivos.

Y es que hace más de 20 años también que dejé de cubrir nota diaria y he estado más del lado de los especiales, por lo que no tengo necesidad de acreditarme ante fuente alguna y eso no significa que deje de hacer periodismo y hasta ir a una que otra conferencia de prensa por el interés del tema. Incluso estuve en eventos presidenciales con Vicente Fox, Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto sin cubrir la “fuente presidencial”. Ahora, al ver eso que llaman “Sistema de Acreditación para Prensa”, no puedo dejar de pensar en que todos los gobiernos, del color y partido que sean, siempre se las ingenian para imponer condiciones que favorezcan cerrarle el paso a la rendición de cuentas y al libre ejercicio profesional del periodismo.

Por más que este gobierno diga que respeta a periodistas y la libertad de expresión, no dejo de ser reportero y de ver que las declaraciones son sólo eso, porque los hechos son distintos. Hoy el Gobierno de México quiere imponer condiciones a medios y periodistas que quieran cubrir las actividades presidenciales, que dicho sea de paso, es obligación de la Presidencia informar lo que hace este gobierno.

De entrada los requisitos del “Sistema de Acreditación para Prensa” (que pueden consultarse en esta liga: https://acreditacionprensa.comsoc.gob.mx/media) son discriminatorios y violan derechos humanos y el derecho a la propia imagen al imponer el envío de fotos de las y los periodistas que deseen acreditarse. ¿Por qué sin barba, bigote, sin lentes, con la cara descubierta? Mi mente me llevó de regreso a los trámites para la Cartilla Militar. Los requisitos condicionan la cobertura de la agenda presidencial a que periodistas y medios envíen documentos que no tienen por qué enviar, en formatos que incluso les obligarían a dar datos fiscales, perfiles curriculares, directorios y hasta la historia del medio y el colmo de exigir “una exposición de motivos” de por qué se quiere cubrir las actividades del presidente… ¡porque es su obligación rendir cuentas de sus actos como gobernante, faltaba más!

Ahora resulta que medios y periodistas tendrían la obligación de demostrar por qué es importante hacer periodismo. Y más grave aún… quienes somos periodistas independientes o freelance, estamos vetados de facto, porque no cumplimos los requisitos que impone la vocería presidencial.

Si un medio cede, nos lleva de corbata a todos y todas en este absurdo, porque además le va a dar perversas ideas a las y los gobernadores y alcaldes.

P.D. Es lamentable ver que después de varios años y pese al esfuerzo, aún la mayoría de las y los periodistas no tienen la más remota idea de qué son y cómo debieran funcionar los mecanismos de protección. Del presidente y su equipo no esperamos algo, ya sabemos que no tienen ni idea ni interés.

* Andrés (@aasolisa) es Periodista. Autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas” y de la “Guía de Buenas Prácticas para la Cobertura Informativa sobre Violencia”. ¿Qué opinas?

En ésta contaminada ruleta socio-política, se han generado astronómicas fortunas y se han perdido impecables reputaciones, cuando las apuestas rebasan reserva del establecimiento o rebotan créditos de los apostadores…

El Presidente de los Mexicanos, acaba de apostar todos sus créditos a una carta, — simplemente encendió una mecha, que llegará al polvorín, donde hay los más inconfesables intereses, — que tiene como coraza los adjetivos, las dos libertades: expresión y prensa…

No tiene trascendencia que se “informe” a los mexicanos de las billonarias danzas en la que “andan bailando”, todas las dependencias, que no tienen recursos para su eficaz funcionamiento, — porque los que se fueron, hasta los focos se llevaron, — si los responsables disfrutan de libertad, fuero e impunidad, a pesar de las evidencias, que los señalan como “presuntos responsables” de ilícitos en perjuicio de los mexicanos…

Y, como éste asunto es poliédrico y tiene tantas caras como intereses, viene la segunda parte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*