Cambiar, su idiosincrasia social, reto personal para el mexicano

ENTRE DIPUTADOS, TE VEAS…

Por Juan Miguel Benítez Meléndez

Prolongada, costosa y muy dolorosa será la cirugía mayor para extirpar el Síndrome de Estocolmo a los mexicanos, tumor, — patrocinado por los gobiernos y nutrido por los partidos políticos, — que tiene muchos años en maduración interna, su peso y su virulencia ha alcanzado gigantescas dimensiones en el tejido social nacional…

La epidemia, se convirtió el mal de muchos y consuelo de generaciones de saqueadores…

Los “gobiernos” federal, estatales y municipales solaparon, las autoridades del Poder Judicial, “cotizaron” sus servicios, — hasta las policías municipales se organizaron para “incrementar” sus ganancias, Palillo, un personaje de teatro  del siglo pasado, decía: “cuánto tienes, cuanto vales cuánto me das, si no, no sales” —  el Poder Legislativo Federal, se dedicó a servir al Presidente en turno y las legislaturas locales, fungieron como los mejores empleados de los gobernadores, en éste tema, el ejemplo lo deben poner los “gobiernos” federal, estatales y municipales, en el cumplimiento de sus ofertas, — tanto de campaña, como en el ejercicio de su gestión, — en la aplicación de la ley a los delincuentes de cuello blanco o negro, de dentro y fuera de la esfera pública sin reparar en la estatura política, la riqueza personal o las complicidades…

Lo demás es mentir al pueblo, simple…

“Sabiamente” administrado, por los cabecillas de las “familias en el poder”, en muchos años; científicamente dosificada a la ciudadanía, — desde que se inventaron los “utilitarios de campaña”; las despensas y las tarjetas de subsidio, llegaron en la época moderna, — por los operadores de los capitanes en el control de los electores, el grueso de los mexicanos se dejaron “querer” y los partidos políticos con la complicidad de los gobiernos, — puestos por la gerencias de los “partidos políticos”, — marcaron a placer los futuros, en todos los aspectos nacionales, para su propio beneficio, usando a los marginados sociales de pretexto…

Sería bueno saber por qué el Presidente no aplica la ley a los funcionarios de su gabinete que no cumplen su función, el SAT por ejemplo, no les cobra los impuestos a los beneficiados, en el pasado, son casi 300 mil millones de pesos, entre 50 causantes…

Son muchos, los factores que “fabricaron” al mexicano de la actualidad…

Para controlar a la población, los “partidos políticos”, en abierta y singular complicidad con los gobiernos, — puestos por ellos, hasta contra la ley, — instrumentaron todas las modalidades de “apoyo a la ciudadanía” a cambio de su voto, — no de su militancia, — en las “elecciones”, para sostenerse en los cargos de administraciones-gobiernos federal, estatales y municipales, con un singular y permanente chantaje:

“Si no votas por el candidato de mi partido, te va a ir muy mal”…

Si votas por él, tendrás despensas, tarjetas bancarias con ayuda económica, atención a las necesidades de tu comunidad; si asistes a los actos de campaña, tus lonches y el costo de tus pasajes, por secula seculorum y se creó una generación de ciudadanos mexicanos sostenidos por el intercambio: gobierno-ciudadano, voto-despensa, en el común de la existencia nacional…

Estamos pues todos, con mucha anticipación además, en el gran dilema: O  hacemos caso a los enemigos, — que no son tantos, pero su poder los hace peligrosos, — de Andrés Manuel…O le concedemos al Presidente plazos  para limpiar la porquería que dejaron sus antecesores en el cargo, incluida la consignación penal de los responsables de todos los latrocinios, durante tanto tiempo, sobre todo, porque estamos acostumbrados a resolver todos los asuntos, — llámese, mordida, soborno o “gratificación”, — que se nos presentan, con la frase: cuánto cuesta, no tener problemas…

Cambiar la mentalidad ciudadana, con la que nos han mantenido, está muy complicado…

Brotan, como tianguis en las banquetas, un día si y otro también los más sucios y maquinados abusos contra los mexicanos en los puntos y oficinas oficiales, cuyos manejos no fueron nada legales, planes y “organigramas”, dignos de estructuras nucleares, aplicados a la rapiña, los millonarios desvíos, la triangulación de recursos públicos…

La “abolición” de una “política gubernamental etiquetada”, es demagogia…

La “muerte civil” a corruptos, es una burda maniobra legislativa, ¿para qué existen las leyes vigentes?..

Pese a las denuncias, los “operadores” del PRI. Sólo “dan” tarjeta rosa a sus favoritos, debidamente acreditados…

El colmo: los detractores del régimen, se han “doctorado” en profetas, nos dicen lo que no servirá, en dos años; lo que pasará en el 2021, cuál será la vida en México para 2030, bueno,  ya todo lo tienen “programado”; por lo pronto ya tenemos copia al carbón, de Juan Guaidó en el dirigente nacional del Partido Acción Nacional, Marko Cortéz Mendoza, — será pariente de Ricardo Anaya Cortés?, — que “adelanta” la crisis mexicana que ve, como la gran desgracia nacional, el IMCO, por su parte “adivina”, que el Tren MAYA, puede costar 10 veces más, sobre los 120-150 mil millones presupuestados, vaya con los brujos…

La práctica común y “normal”, durante muchos años bajo la gubernamental “regencia”, de los nominados por la “supremacía” de las “familias en el poder”, apoyadas por las “gerencias” de los partidos políticos vigentes, está profundamente enraizada en el tejido social nacional…

O sea, el régimen federal ya inventó, como consolar a los esperanzados y la mejor manera de aplazar los juicios a los abusadores oficiales, mientras el mexicano se niega a aprender y a someterse a las “rectas” maneras de comportamiento social…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*