Sobra “vocación”, falta todo, en el desmantelado sector salud local

Por Juan Miguel Benítez Meléndez

No fue una estafa y de maestra, no tiene nada, está más allá de un crimen de lesa humanidad, el desmantelamiento, en todos los rubros del sector salud mexiquense, por la diábolica codicia de los autores de tan desalmada acción en contra de los ciudadanos marginados que no cuentan con atención médica corporativa o institucional, en el Estado de México…

El exgobernador, — ahora senador, — Eruviel Ávila Villegas, las legislaturas LVII, LVIII y LIX, César Nomar Gómez Monge y sus antecesores en el cargo; el OSFEM y los titulares de la Contraloría Estatal en los últimos años, junto con sus “equipos de trabajo”; tienen que explicar y mucho que justificar a los mexiquenses, dónde está el presupuesto, en qué se aplicaron las elevadas sumas y porqué se debe tanto de insumos, cuando años hace que no hay,  la acción, de todo el personal del Hospital del Niño, que “pararon” y las “mantas” de reclamaciones en otros nosocomios, son el mejor referente,    en éste tema que nos ocupará, tanto a éste medio, como al “arribafirmante”, a partir de ésta entrega

¿Alguien sabe, los “milagros” que hacen los trabajadores del Sector Salud, para atender a los mexiquenses, — desde el titular de la dependencia, hasta el equipo de intendencia, pasando por enfermeras, camilleros, choferes, médicos, con destacas prendas profesionales; técnicos, científicamente certificados; personal administrativo, muy competente; laboratoristas, expertos en sus áreas — que acuden a solicitar los servicios?…

César Gómez, viviendo en el reino de la impunidad.

César Gómez, viviendo en el reino de la impunidad.

Mientras, los funcionarios del “pasado reciente”, se enriquecieron con los presupuestos, — tanto federales como estatales, asignados a la dependencia, que fueron usados para otros fines, — los beneficiados, que disfrutan, unos de fuero, otros de la riqueza y los más de impunidad…

En todos los centros de salud, en el Estado de México, — incluidos hospitales de primer nivel, — en las clínicas de “primera vez”, no hay los materiales indispensables y  todos los nosocomios se “arrastran” millonarios pasivos  con proveedores, — que ya dejaron de surtir, — a pesar que se anunció con  espectacular difusión, la compra para el sector salud en el País…

Mikel Arriola, habló de una compra de insumos y medicamentos por más de 55 mil millones de pesos para todo el sector, en todos los Estados, — ni el Instituto del Seguro Social, tiene medicinas, — en cuanto que la compra dotaría de lo elemental, gasas, jeringas, sueros, ropa de cama, batas para los pacientes etcétera, etcétera a las dependencias del sector salud…

El Estado de México, dependía directamente de esa operación para resolver los faltantes, según nos informó en alguna ocasión, el licenciado José Jesús Jaramillo Rangel, — recientemente fallecido, — cuando era el “brazo derecho” de César Nomar Gómez Monge, titular del sector de salud estatal y nos externó que todo lo manejaba la responsable del ISEM, por instrucciones del gobernador, — ahora senador, — Eruviel Ávila Villegas…

No, no se aplicó agua a los niños con cáncer, fue peor el latrocinio…

En la entidad, el sector salud oficial, manejado por la Secretaría de Salud y el ISEM, responsable de atender la salud de los mexiquense, fue “fábrica de millonarios”, en los sexenios anteriores…

Mudos testigos: los hospitales en obra negra algunos; otros en planes y “planos” en las oficinas del GEM; comprobantes de gastos, en obras que no se hicieron y en productos que nunca llegaron a las instalaciones hospitalarias; aguda carencia hasta de “hojas blancas”, para arriba o de papel higiénico en los sanitarios de los inmuebles, deficiencias que los trabajadores, con una singular vocación de servicio para la comunidad, que atienden en las “instalaciones” del sector remedian, solicitando a las familias de los pacientes que compren en el exterior  lo que es menester para atender al paciente y se “ganan” la mala voluntad de los familiares que deben llevar todo lo necesario, porque en los hospitales no había, — sigue sin haber, — lo elemental, por la cuantiosa deuda que tiene ahorcadas las finanzas de la dependencia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*