Purga interna a las “militancias”, en las “expresiones partidistas”, mexiquenses

ENTRE DIPUTADOS, TE VEAS…

Por Juan Miguel Benítez Meléndez

“Radicales” medidas, — disfrazadas con “actualizar” datos de la militancia, — están aplicando las “gerencias” de los “partidos políticos”, que no dirigencias; por conducto de “escuadrones de intermediarios”, para sustentar membresía y consolidar  presencia, para no perder las prerrogativas financieras, — que tan generosamente les da el IEEM, con “cargo” a los impuestos de los contribuyentes, — para que puedan “vivir holgadamente”, las camarillas que “trabajan”, en todos  los  comités seccionales, municipales y  estatales, — ficticios o reales, — de todas y cada una de las “expresiones políticas” partidistas que están registradas ante las instancias correspondientes…

La LX Legislatura Mexiquense, tiene en éste renglón un tema, para regularizar las normas a las que se deben sujetar tales “organizaciones”, por los recientes “ensayos” locales, fallidos en sus “electorales” participaciones, — sólo se gastaron los impuestos de los causantes, — en los comicios estatales. El reciente “acuerdo”, que liquida al “partido” Vía Radical, dado a conocer por el IEEM, coloca en la mesa de los gastos inútiles, muchos renglones en la materia…

Todo parece indicar que está, cada vez más cerca, el ocaso de los “paladines” de nuestra “mexicana democracia”, que se sustentan con el dinero de la Hacienda Pública;  que parten y  recomparten el poder presidencial, estatal, legislativo y municipal a todas las pandillas de “mantenidos por el pueblo” que se ostentan como “caudillos políticos” en las “gerencias”, que no dirigencias; de los “institutos partidistas” mexiquenses con las “nacionales pretensiones” de ser defensores de los ciudadanos, que dicen representar…

El punto medular de la cuestión, es la “legislación” respectiva sobre la “patriótica” utilidad de las “organizaciones políticas”, — para la redención social de los ciudadanos, — “regenteadas” por los negociantes de la mexicana democracia que tenemos, luego de las convulsiones sociales nacionales, desde hace más de cien años…

A saber:

Antes que partidos, hubo diputados, — egresados de las filas de la masonería, — la calificación de los protagonistas, en la Cámara de los Lores, dio vida a la representación de Los Comunes, en el Reino Unido; patrón, corregido y aumentado que copiaron los Galos, en la Francia Bonapartista, para fundar la Asamblea Nacional, que derivó en el Congreso de los Estados Unidos de América…

Esto es, cada Nación respondió, en su tiempo, lugar y espacio a las ideologías y puntos de conducta de la masonería internacional,  intereses de las iglesias,  los modos del catolicismo, principalmente; en todas las épocas y en todos los casos, nadie tomó en cuenta a los ciudadanos, eje vital sobre el que debe girar toda la acción social y política de los presidentes, de los gobiernos, los legisladores, los alcaldes…

Esto es: el milenario adoctrinamiento, la persistencia del kratos sobre el demos…

El recién nacido México, producto del divorcio entre los religiosos, los virreyes — con una subterránea participación de las logias nacionales, imitadoras de la inglesa y la de los Estados Unidos de América — y los criollos mexicanos   que se disputaban  todas  las riquezas nacionales, dio tumbos durante cien años, para “alumbrar” una Revolución Mexicana, fruto de un ensayo social, barnizado de “democracia”, — Madero nació en la opulencia de las familias norteñas de la época — y del cansancio de todos los ciudadanos de “ver”, al mismo presidente durante más de 30 años…

Que entre sus “proezas” está: someter al pueblo, con el lema: “poca política y mucha administración” y autor de frases inmortales como: “mátalos en caliente”… “a los intelectuales, hay que tenerlos colgados de las tripas”… “el mejor indio, es el indio muerto” y la creación de las “comisiones”, para los asuntos oficiales que se le planteaban, esto es: sí quería resolverlo, se lo encargaba a uno de sus compadres, si quería resolverlo, pero con el “debido proceso”, ordenaba los trámites, por oficialía de partes y con siete copias; si no quería resolverlo, creaba “una comisión”, para “estudiar” el caso…

Como se aprecia, todo el “asunto” nacional ha girado en convenencieras órbitas…

El “arribafirmante” y éste medio, por allá del lejano septiembre del 18,  planteamos que el Congreso de la Unión, que asumió el cargo el uno  de ese mes, lo primero que tenía que hacer era revisar las legislaciones, en los miles de asuntos federales;  los cientos de reformas a la Constitución y la adecuación de las “leyes reglamentarias”, en cada caso; en la misma sintonía está la LX Legislatura Mexiquense, — desde el 5 de septiembre del año pasado, — que tiene recomendación similar, del “arribafirmante” en éste medio desde entonces, La base: aumentan las penas para los delitos civiles y omiten otorgar parque jurídico a las instancias que lo necesitan para actuar en consecuencia con los delincuentes de cuello blanco y cargo oficial…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*