Celebrará Mägo de Oz tres décadas de música celta con heavy metal en el Teatro Morelos de Toluca

Por: Felix Morriña

Debo reconocer que pocas veces he visto en vivo al grupo español de heavy metal con folk ibérico, blues, rock and roll, música celta con matices de música clásica y derivados estético sonoros, Mägo de Oz, primero, porque no se dieron las condiciones propicias para verlos seguido, y segundo, no es de las agrupaciones por las que este “Servibar y amigo” se muere por ver, pero debo reconocer su valía, sus aportaciones al rock pesado en habla hispana, en la que sus conciertos son espectaculares, debido a que incorporan elementos teatrales y operísticos de muy buen nivel y calidad internacional.

En alguna ocasión, un productor mexicano me comentó que no deseaba trabajar más con un grupo tan difícil como Mägo de Oz, debido a las exigencias extremistas para llevar a cabo un concierto y a la arrogancia con la que se presentan estos veteranos músicos ibéricos, quienes están haciendo una gira por sus 30 años de rodar por cuanto escenario los han invitado en el orbe. Para muchos es el grupo más espectacular del heavy metal en español por sus costosas producciones. Hay quienes se atreven a compararlos con la legendaria banda inglesa Iron Maiden, por el nivel de producción. Este “Servibar y amigo” se reserva el comentario, toda vez que he visto en cuatro o cinco veces a la banda de Bruce Dickinson en México y nada que ver.

Dicha gira de los 30 años pisará, el próximo sábado 19 de mayo, el Teatro Morelos de Toluca, a partir de las 21 horas. La banda liderada por el único integrante original, el baterista Txus Di Fellatio, y actualmente secundada por el violinista Carlos Prieto “Mohamed”; el seis cuerdas Juan Carlos Marín; la guitarra rítmica de Frank; los coro de Patricia Tapia; la flauta transversa de José Manuel; los teclados de Javi Díez; el bajo de Fernando Mainer y la voz de Javier Domínguez “Zeta”, trae bajo su brazo la producción discográfica “Finisterra Ópera Rock” (2015) y el álbum en directo hecho DVD “Diabulus In Ópera” (2017).

Mägo de Oz llegará al Teatro Morelos, el cual se ha convertido de la noche a la mañana en el principal foro de conciertos del altiplano mexiquense, con la promesa de hacer un recorrido por sus 13 discos en estudio, una buena cantidad de recopilatorios, álbumes en directo y los hechos en DVD para beneplácito de sus fieles seguidores en Toluca, que son muchos y que los han seguido por varios foros de la capital del país y estado aledaños.

Para el mencionado productor, cuyo nombre me reservo por ahora, Mägo de Oz es capaz de cancelarte un concierto masivo si el fondo del teatro o escenario en el que tocarán no tiene las dimensiones exactas para montar su exuberante escenografía, en especial la manta donde luce su nombre en letras gigantescas. A mi contacto lo hicieron sufrir por centímetros que no cubrían los requerimientos técnicos, pero al final pudo resolver la situación. En mi opinión y experiencia, le dije que los requerimientos técnicos de un grupo del talante de Mägo de Oz, son literalmente bíblicos, y no debe haber falla alguna, por lo que la disciplina en ellos es plausible. Sobre el trato personal, los hijos del barrio de la Begoña madrileña es voluble, toda vez que depende mucho del clima, de cómo les esté yendo en la gira en términos económicos y si han tenido la cobertura exacta de su “catering” (comidas, bebidas y atenciones especiales).

“No, no ha habido ningún problema durante mucho tiempo. El tema al final es la convivencia, de muchos años aguantándonos. Que pones una servilleta en la mesa y generas una discusión sobre la base de cosas que venían de más atrás. No era un tema de ego. Cada uno tenía muy claro su papel. Uno se dedicaba a marketing, otro a comercial, otro a administración… ¿pero esto qué es? ¿Un grupo de rock, o qué es? Confundir con empresa con grupo fue lo que me quemó. Al final hubo un enfrentamiento porque yo intentaba cambiar el rumbo y ellos querían seguir por el mismo. Al final, quedó claro que el que sobraba era yo, así que me fui”, dijo el ex cantante José Andrëa en una entrevista con The Metal Circus en 2011, año en el que dejó a la agrupación tras una serie de conciertos en barrios pobres y de clase trabajadora del Estado de México: Estadio Neza, Ecatepec, Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli, Coacalco y en foros de la Ciudad de México, como la Plaza de Toros y en Iztapalapa, entre otros espacios que despidieron al cantante en medio de mucha algarabía.

Dos años después de la salida de José Andrëa, el líder de la banda, Txus Di Fellatio, explicó a la misma revista que “teníamos la posibilidad de responder a la pregunta: ‘¿Quieres vivir como Paul Stanley?’ ‘¡Sí!’. Lo que pasó luego es que con (el disco) ‘Finisterra’, vendimos muchísimos discos, empezamos a salir en los 40 principales, Cadena 100, discos multiplatino y entonces ya se acabó la diversión y empezó lo aburrido, que es lo profesional. Ahora de fiesta ya no somos ni la mitad de lo que fuimos. Primero la edad, ya no nos aguanta el cuerpo. Y luego, porque si estás tocando, por ejemplo, en Las Ventas de Madrid… tienes que salir bien. Por eso José ya no está en la banda. No llegó a entender que había que parar. Y después del concierto… venga, lo que tú quieras, pero antes y durante el concierto hay que cuidarse”.

Con tantos cambios de alineación que llegan a confundir, o alejar a algunos escuchas, como quien esto escribe, Mägo de Oz se las ha ingeniado para sacar adelante sus proyectos, y el próximo sábado puede ser una buena velada y oportunidad para redescubrir si todavía hay materia gris y materia prima en sus contenidos musicales, líricos y escenográficos. Me despido dejándoles uno de los temas nodales en la carrera del grupo: “Molinos de vientos”. ¡Que la disfruten!

“Si acaso tu no ves/ Más allá de tu nariz/ Y no oyes a una flor reír./ Si no puedes hablar/ Sin tener que oír tu voz/ Utilizando el corazón./ Amigo Sancho escúchame/ No todo tiene aquí un por qué/ Un camino lo hacen los pies./ Hay un mundo por descubrir/ Y una vida que arrancar de arrancar/ De brazos del guión final./ A veces siento al despertar/ Que el sueño es la realidad./ Bebe, danza, sueña/ Siente que el viento/ Ha sido echo para ti/ Vive, escucha y habla/ Usando para ello/ El corazón./ Siente que la lluvia/ Besa tu cara/ Cuando haces el amor/ Grita con el alma/ Gita tan alto/ Que de tu vida, tú seas/ Amigo, el único actor./ Si acaso tu opinión/ Cabe en un sí o un no/ Y no sabes rectificar./ Si puedes definir/ El odio o el amor/ Amigo, que desilusión./ No todo es blanco/ O negro, es gris/ Todo depende del matiz./ Busca y aprende a distinguir./La luna puede calentar/ Y el sol tus noches acunar/ Los árboles mueren de pie./ He visto un manantial llorar/ A ver sus aguas ir al mar./ Bebe, danza, sueña…

morrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*