Paula Coria, asesinada y victimizada por la justicia

Columna de Juan Carlos Lara Escobedo

Toluca, México, septiembre de 2017.- La justicia dictada desde el Tribunal Superior de Justicia del Estado de México (TSJEM), bajo el mando de Sergio Javier Medina Peñaloza, nuevamente está en entredicho luego de que el Primer Tribunal de Alzada en Materia Penal de Toluca decidiera reducir la condena, de 70 a 15 años, al asesino de Paula Fernanda Coria Sánchez, joven madre de 19 años que residía en el municipio de Lerma y el 24 de junio del 2013 perdiera la vida a manos de su ex pareja, Jorge Michael Saucedo Aguilar, actualmente preso en calidad de sentenciado.

En una sentencia que parece dictada a la ligera, el magistrado Raymundo García Hernández y las magistradas Lucía Nuñez Aguilar y Gloria G. Acevedo Esquivel (ponente) determinaron que Jorge Michael Saucedo Aguilar asesinó a Paula Fernanda Coria Sánchez, sin premeditación y sin ventaja, a pesar de haberla acosado, violentado y superarla en tamaño y fuerza.

El guiño de la justicia: De los 70 a los 15 años

En una primera instancia, el juez de Juicio Oral del Distrito Judicial de Tenancingo, Víctor Martín Mejía Hernández, consideró que la Fiscalía demostró que Jorge Michael Saucedo Aguilar cometió un homicidio con premeditación y ventaja en contra de Paula Fernanda Coria Sánchez, es decir, un HOMICIDIO CALIFICADO, por lo que aceptó la acusación de la representación social  dándola por acertada y sentenció al homicida a 70 años de prisión.

En los archivos del caso, a los que este columnista tuvo acceso, el trabajo del Ministerio Público parece pulcro; de acuerdo al análisis del juez antes señalado, a las pruebas del caso, a la historia entre víctima y victimario y a las conclusiones de los peritos criminalistas, el homicidio de Paula Fernanda Coria Sánchez se cometió con las agravantes de premeditación y ventaja, por lo que de acuerdo al Código Penal del Estado de México, a su asesino le corresponderían 70 años de cárcel…  Y así lo dicta la sentencia del juez Mejía Hernández.

Pero la defensa de Jorge Michael, como es obvio y con el derecho que le asiste, apeló el veredicto del tribunal, no por los años de condena sino por la sentencia de culpabilidad. Su intención era que en la instancia de apelación se le declarara inocente de los hechos por los cuales fue condenado y se encuentra en prisión desde el 4 de junio de 2014, donde ingresó dos años después del asesinato de Paula.

La apelación de Jorge Michael no salió del todo como su defensa lo esperaba, pero de todos modos se podría asemejar a una victoria del victimario ya que el Primer Tribunal de Alzada en Materia Penal de Toluca, con argumentos vagos y muy poca sensibilidad, consideran que Paula Fernanda fue asesinada sin premeditación y mucho menos con ventaja (aunque la ventaja entre ella y su asesino esté dada de origen por cuestiones de tamaño, género y circunstancia). Y a pesar de que consideran comprobado que Jorge Michael Saucedo Aguilar es el autor del crimen, deciden que el homicidio no es  calificado sino HOMICIDIO SIMPLE.

El cambio de palabras, de CALIFICADO a SIMPLE, significa muchos años, pero muchos años de prisión. De estar sentenciado a 70 años de cárcel, el asesino de Paula Fernanda Coria pasó a estar a muy pocos años de quedar en libertad.

Si la resolución del Primer Tribunal de Alzada en Materia Penal de Toluca no es anulada por una nueva sentencia de la corte federal, Jorge Michael Saucedo Aguilar sólo tendría que pagar 15 años en prisión, por lo que con el tiempo que lleva purgado,  buen comportamiento y otros beneficios (extra legalidad)  podría estar libre en cuatro años y terminar pagando con 7 años (o menos) el haber asesinado a Paula Fernanda, quien jamás regresará a casa.

Ojos bien abiertos: El caso de la Fiscalía

La ventaja que el asesino de Paula Fernanda tenía al momento de asesinarla está más que clara para el Ministerio Público mexiquense,  que tras una ardua investigación (verificable en los expedientes), basada en la ciencia criminalística, encontró demostrado, más allá de la duda razonable, que Jorge Michael Saucedo Aguilar PREMEDITÓ matar a Paula Fernanda y para hacerlo usó la VENTAJA, contemplada en el Código Penal vigente del Estado de México, por lo que su delito es un HOMICIDIO CALIFICADO, castigado con hasta 70 años de prisión.

En su caso, la ahora Fiscalía de Justicia del Estado de México demostró la conducta violenta de Jorge Michael Saucedo contra su víctima. Se presentaron pruebas de que el inculpado ejercicio violencia verbal, psicológica y física en contra de Paula Fernanda Coria durante gran parte de la relación. Las fiscales también acreditaron el acoso del que Paula Fernanda fue objeto durante varias semanas por parte de su asesino.

El Ministerio Público también presentó evidencias que ubicaron a Jorge Michael Saucedo Aguilar como la última persona con la que se vio a Paula Fernanda antes de su desaparición.

El testimonio de varios testigos permitió a las fiscales reconstruir la historia de cómo Jorge Michael planeó y ejecutó el homicidio de Paula Fernanda. Con eso y otras evidencias las fiscales determinaron que el asesinato de Paula Fernanda se cometió con PREMEDITACIÓN.

Para el lado acusador nada fue casual en el día que a Paula Fernanda le arrebataron la vida: su asesino la llevó desde Lerma hasta el municipio de Malinalco; ahí la condujo a un lugar que por sus características resultaba seguro para cometer el crimen; una vez ahí, el homicida actuó con extrema violencia y cuando hubo consumado el acto criminal intentó esconder el cuerpo de Paula Fernanda, arrojándolo a la barranca conocida como  La Cumbre, con la intención de que nunca fuera encontrado. Todos estos hechos, según la Fiscalía y el juez Mejía Hernández, acreditan la PREMEDITACIÓN.

Para llegar a la acusación con la agravante de ventaja, la Fiscalía se basó en el historial de violencia que presenta Michael Saucedo Aguilar y también contó con el análisis de los peritos especialistas en psicología forense, quienes, en pocas palabras, describieron a Jorge Michael como “egocéntrico, agresivo, un sujeto que avade sus responsabilidades y que tiene baja tolerancia a la frustración en los aspectos intelectuales o cognitivos”.

Y no sólo eso, la agravante de ventaja que exige el Código Penal para alcanzar la calificación de Homicidio Calificado, estaría plenamente demostrada con el testimonio de los médicos forenses quienes determinaron que antes de asesinar a Paula, su homicida la puso en estado de indefensión propinándole un fuerte golpe al rostro, que prácticamente la inmovilizó, por lo que Jorge Michael Saucedo tuvo ventaja e incluso varios segundos para dar marcha atrás y no matar a Paula a quien finalmente, de acuerdo a las dos sentencias del caso, asfixió con un objeto constructor hasta quitarle la vida.

Miradas que matan: La justicia para las víctimas, en manos de la corte federal

Ante la sentencia de HOCIDIO SIMPLE, las fiscales del caso decidieron apelar la decisión del Primer Tribunal de Alzada en Materia Penal de Toluca ante la Corte Federal en espera de que el asesinato de Paula Fernanda Coria Sánchez no quede impune y se haga le haga justicia, no con 15 años de cárcel, que  en el sistema de reinserción social  mexicano y mexiquense se pueden convertir en menos de 7, sino con lo que corresponde a un crimen de esa naturaleza.

Sin embargo, aunque dos instancias de la justicia mexiquense ya ratificaron la autoría material del asesinato de Paula Fernanda por parte de Jorge Michael Saucedo Aguilar, condenándolo primero a 70 años y luego a 15, ahora un tribunal federal podría dictar un giro de 360 grados a este caso y liberar ipso facto a Jorge Michael Saucedo Aguilar después de que éste recurriera a los magistrados federales en apelación a la sentencia de culpabilidad dictada por dos instancias estatales.

No falta mucho para conocer las resoluciones de la corte federal. El por ahora condenado pide que se anulen las sentencias estatales y se le conceda libertad… Hasta los 15 años le parecen muchos.

Mientras tanto las víctimas del crimen, los familiares, amigos, y todo ser humano con un poquito de conciencia, se suman al grito de Paula Fernanda que a poco más de cuatro años de su asesinato, sigue clamando por justicia.

Ella, Paula Fernanda, la joven madre que fue asesinada a los 19 años, cuando tenía toda la vida por delante, nunca volverá para abrazar a su hijo… Mientras su asesino podría estar en las calles…  Nos leemos en la próxima mirada… Sólo Ojos…

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*