Lo que dicen de Alfredo Del Mazo Maza…

Columna de: Juan Carlos Lara Escobedo

Toluca, México, 21 de mayo de 2017.- Cuando Alfredo Del Mazo Maza dice que es el candidato que más conoce el Estado de México lo dice porque tiene la tierra en la suela de los zapatos. Lo dice porque lo conoce desde niño. Y sí, lo conoció desde “peque” acompañando a su progenitor cuando éste era gobernador mexiquense (por cierto de los mejores que ha tenido este territorio).

Cuando niño, el ahora candidato de la Coalición PRI-PVEM-PANAL-PES, decidió seguir los pasos de su padre (cosa común en el mundo: hijo de médico, médico, hijo de abogado, abogado) pero no lo hizo al estilo de otros que se limitan a los eventos bonitos en las ciudades bonitas, sino que siguió los pasos del papá hasta el mismísimo Pueblo de Cañadas de Nanchititla.

Por eso Alfredo Del Mazo Maza conoce los lugares que visita en campaña y siempre hay gente que lo reconoce y lo recuerda cuando niño. Lo recuerdan también por su trayectoria en la administración pública y lo describen siempre igual, con los mismos rasgos y eso que llaman “don de gentes”…

Y lo describen así por anécdotas como estas:

En el Futbolito…

En 1984, la instructora de aerobics de la entonces primera dama del Estado de México, Carmen Maza de Del Mazo, llegó a la Casa de Gobierno para la acostumbrada sesión de activación física. La tutora, de nombre María Isabel (actualmente 55 años) narra cómo ingresó por donde siempre pero, inusualmente, al cruzar por uno de los salones se encontró con el gobernador Alfredo del Mazo González, quien jugaba con sus hijos, uno de ellos Alfredo, al “futbolito” (de esos de las ferias).

El gobernador explicó a la maestra de aeróbics que su esposa estaba terminando de prepararse para tomar la clase, pero mientras ella podía integrarse al juego haciendo equipo con su hijo Alfredo y así fueran 2 contra 2 en el “futbolito”. La joven explicó al gobernador que no sólo no le gustaba el futbol, sino que además nunca en su vida había tocado un juego de esos y ni en las ferias se les acercaba.

Los niños rieron, el gobernador también,  pero convencieron a la instructora, que se colocó al lado del niño Alfredo y cubriendo la portería no pudo evitar un solo gol del equipo rival. Cada gol y pifia de su compañera de equipo, lejos de molestar al niño Alfredo, le causaba simpatía. Lejos de molestarse con la compañera casual de juego la motivaba para aprender a jugar y seguir jugando. “Se divertía, era empático, muy amable y educado”, dice la maestra de aeróbics al narrar ese encuentro casual con el ahora candidato al gobierno del Estado de México Alfredo Del Mazo Maza.

En el Parque de los Venados…

Pero el niño Alfredo no sólo jugaba con su papá, como muchos niños de este país, también gustaba de acompañarlo a su trabajo, de verlo trabajar. Y así lo hacía en la ciudad o en el campo, en el barrio o en la colonia, en Toluca o en el Pueblo de Cañadas de Nanchititla.

Corría 1985 cuando el gobernador del Estado fue en gira de trabajo hasta el paraje llamado Palos Verdes, a la entrada del Pueblo de Cañadas de Nanchititla, para inaugurar el Parque de los Venados. Alfredo niño acompañó a su papá hasta esa tierra sureña, la tierra caliente mexiquense. Aún no cumplía 10 años y ya mostraba su modo de ser y su pasión por lo mexiquense.

Durante la ceremonia inaugural del Parque de los Venados en 1985, allá en Cañadas de Nanchititla, uno de los servidores públicos del ayuntamiento de Tejupilco de ese entonces, Héctor Butzmann, fue encomendado para estar cerca del niño Alfredo y narra como el ahora candidato era un niño que saludaba igual a los campesinos de la región que a los comerciantes, los funcionarios o a las amas de casa. Escuchaba lo que le decían, preguntaba sobre lo que observaba y se adentraba con el Estado de México conviviendo con la gente desde abajo del templete como uno más que asistía a la inauguración del Parque de los Venados.

Alfredo Del Mazo Maza es el candidato que más tierra mexiquense tiene en la suela de los zapatos. Así lo reconocen en los lugares donde ahora va para pedir el voto. El modo de ser, la atención a la gente, el interés por la gente y lo mexiquense le viene desde niño.  Nos leemos la próxima.

juancarloslaraescobedo@gmail.com