imagen2

Silencios estereofónicos… ¡Roger Waters hará brillar su diamante loco en la CDMX!

Escribe Felix Morriña
Fotos: Fernando Aceves

Mucho se ha dicho en las redes sociales, en radio pasillo, cafetines y demás espacios públicos que la reciente (y tal vez última visita a México) del maestro Roger Waters es un acto contradictorio con respecto a su ideología por su concierto gratuito del próximo sábado 1 de octubre en el Zócalo de la Ciudad de México (CDMX). Argumentan algunos críticos que es contradictorio por ser el Gobierno capitalino quien lo contrató y que el mandatario Miguel Ángel Mancera lo usará como plataforma para buscar otro puesto público.

imagen6

Otros se enojaron porque habían comprado boletos para alguno de sus dos conciertos en el Foro Sol del Autódromo Hermanos Rodríguez (miércoles 28 y jueves 29 de septiembre), cuando no tenían dinero para adquirirlos y se embarcaron con algún préstamo en plena crisis económica (el histórico 20 pesos por dólar). El resto de la fanaticada, estaba molesta por no adquirir accesos para verle de cerca en la Cineteca Nacional, el próximo viernes 30 de septiembre, cuando presente el polémico documental ‘‘The Occupation Of The American Mind: Israel’s Public Relations War In The United States’’ de Loretta Alper y Jeremy Earp, el cual es narrado por Roger Waters.

Esta visita del otrora líder de la legendaria agrupación inglesa de rock progresivo Pink Floyd, tiene todas las connotaciones, desde memorable por el hecho de que tocará el contenido de los emblemáticos discos ‘‘The Dark Side Of The Moon’’ (1973), ‘‘Wish You Were Here’’ (1975), ‘‘Animals’’ (1977) y ‘‘The Wall’’ (1979), esos que ayudaron sobremanera a ver al mundo desde otra perspectiva sensitiva, sensorial y academicista; como sociopolíticas, económicas y culturales en un país en el que la clase media ilustrada (la que verdaderamente paga impuestos) desea volver a tener confianza en sí misma para poder, de nueva cuenta, aportarle algo a su sociedad.

imagen3

¿Habrá alguien que no desee verlo tocar, tal vez por última vez en la mítica CDMX? Se necesitaría ser apolítico, insensible, amargado, no activista, sin amor por la vida, desnutrido emocional sometido al desamor; idiota, estúpido y un desinteresado por lo que acontece a su alrededor. Señoras y señores, Roger Waters es de esas figuras públicas, artísticas e intelectuales comprometidas con los sucesos más trascendentales de la historia de la humanidad, registradas durante el Siglo XX y lo que va de esta centuria, por lo que no se dejará persuadir o someter por autoridad alguna, sea del país que sea, pague quien pague (al final es dinero del pueblo por pago de impuestos), para no decir lo que ha venido diciendo: ¡hacer justicia en el mundo!

imagen5

Difícil pensar que a estas alturas Roger Waters no mencione de nuevo las atrocidades que hemos vivido, desde el Caso Ayotzinapa con los 43 normalistas desaparecidos, lo cual encaja a la perfección a dos años del terrible suceso; hasta la dolarización de la economía, pasando por las elecciones en Estados Unidos; la decadencia y descomposición social mexicana, el narcotráfico, como el consumo moderado de sustancias prohibidas (que lo deja al libre albedrío). Todo es mediático, todo lleva su doble filo, su doble lectura, pero vale la pena tenerlo presente y analizarlo más allá del punto de vista y clásica expresión nacional de ‘‘al mexicano denle pan y circo’’.

Por otro lado, por supuesto que se trata de un negocio redondo, donde ganamos todos. El punto a favor de los detractores, es que no hay nada gratis en esta vida y eso lo sabemos. Lo que no sabemos a ciencia cierta es cómo nos la cobrarán o cómo se la cobrarán a los habitantes de la CDMX, porque ese Mancera no es menos capo que otros. Todas las autoridades gubernamentales tratarán de sacarle el máximo jugo a esta nueva visita de Roger Waters a México.

No veo al propio Mancera, ni al flamante secretario de Cultural federal, Rafael Tovar y de Teresa, como al secretario de Cultura de la CDMX, el camarada Eduardo Vázquez Martín, desaprovechar una interacción con el productor, compositor, cantante, guitarrista inglés. Sería un desperdicio, ¿no creen? A ver si le aprenden algo de civilidad, por lo menos.

imagen4

La verdad, me preocupan aquellos que no pudieran asistir y que tuvieran algún impedimento físico o económico y no haya quien les ayude. Sirva de consuelo decirles que habrá material fílmico de esta visita, porque seguro quedará registrado en algún formato el concierto del Zócalo capitalino para transmitirse después o para venderse de alguna manera. Ojalá, de última hora, alguna empresa telefónica, refresquera o televisiva se haga cargo de la transmisión en vivo y en directo, tal y como sucedió con el concierto de Paul McCartney en el Zócalo hace algunos años. Así todos lo que no vayan a la Plaza Mayor lo pueden ver en internet en vivo.

Finalmente, para los que tienen boleto para ver a Roger Waters en el Foro Sol, les digo que disfruten su inversión y para los que van al Zócalo el sábado próximo 1 de octubre, procúrense lo básico para no sufrirle de más. Planee bien y compórtese a la altura de las expectativas.

Señoras y señores, Roger Waters se encuentra ya en México, se hospeda en el Hotel ST Regis de Reforma desde anoche. Firmó autógrafos a la gente que esperó siete horas para verle y ya hizo el debido ‘‘soundcheck’’ en el Foro Sol. ¡Nos estamos viendo en alguno de los tres conciertos!

Felix Morriña, periodista especializado en temas artísticos y culturales, colaborador de Apocaliptic.com

Felix Morriña, periodista especializado en temas artísticos y culturales, colaborador de Apocaliptic.com

fmorrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Twitter: @fmorrina

banner_informe2016_1000x100