#UAEMex ¿trasfondo en robo de sistema financiero?… La trama Oaxaca

Por: Juan Carlos Lara

Toluca, México, 22 de marzo de 2016.-  Todo apunta a que el robo del sistema de operación administrativa de la Universidad Autónoma del Estado de México, ocurrido hace unos días, tiene otro fondo que el simple hurto de tres ordenadores portátiles (Lap-top).

Los hechos indican que quienes planificaron y ejecutaron la sustracción podrían tener intereses muy específicos en el tema administrativo-financiero de la máxima casa de estudios mexiquense. El propio rector, Jorge Olvera García, así lo reconoce: “es muy raro, sólo iban por eso”.

El robo se registró días después de que los abogados universitarios presentaran una denuncia penal contra los ex altos funcionarios universitarios  Hugo Manuel del Pozzo, exdirector financiero y apoderado legal de la UAEM, y Enrique Fichl, exdirector de Desarrollo Tecnológico, a quienes se acusa de orquestar la “trama Oaxaca”, que consistió en defraudar al gobierno de ese estado con 56 millones de pesos.

La Procuraduría de Justicia del Estado de México y la propia Universidad Autónoma investigan el robo del sistema que soporta  la plataforma administrativa de la institución. En este sentido, el rector Jorge Olvera garantizó que la información robada está protegida con diferentes candados digitales y los ingenieros de la UAEM trabajan para que no se haga mal uso de ella.

Además de las tres computadoras portátiles, fueron sustraídos varios folios que daban soporte a la información, es decir que a pesar de poder tomar más objetos de valor, los ladrones sólo se ocuparon de llevarse el sistema digital de operación financiera y los papeles de respaldo. Eso, además del actuar de los delincuentes (armados y veloces) hace crecer las sospechas de que el móvil del asalto a la universidad fue hacerse con información administrativa y financiera de la máxima casa de estudios.

Caso Oaxaca

Sobre la “trama Oxaca” la postura de la universidad no cambia: llegar hasta las últimas consecuencias con la investigación, que deberá determinar qué pasó con los 56 millones de pesos que el gobierno de Oaxaca entregó a Hugo del Pozzo y Enrique Fichl, como pago a la UAEM por el desarrollo de un software que nunca entregaron, además de que en los registros institucionales, oficiales, de la universidad no existe registro alguno de ese proyecto ni de un contrato con dicho gobierno.

El manejo de Hugo del Pozzo y Enrique Fichl en la “trama Oaxaca” parece salpicado de lodo. Primero, contrariamente a lo que marca el protocolo, ingresaron los 56 millones en una cuenta general, mezclada, que ingresaba y egresaba recursos por otros conceptos, por otros proyectos, lo cual es contrario a lo que recomiendan la Auditoría Superior de la Federación y la propia contraloría universitaria, que en aras de la transparencia y el ejercicio correcto de los recursos, observan la necesidad de tener cuentas particularizadas, exclusivas, por proyecto y por presupuesto, para tener claro el destino de los recursos y facilitar el rastreo de los mismos a la hora de fiscalizar su buena ejecución.

Sin embargo, el entramado del Pozzo-Fichl hizo todo lo contrario, mezcló recursos, no reportó movimientos particulares, jamás reportó ni oficializó el proyecto firmado con el gobierno de Oaxaca y, con esa maraña financiera armada desde su posición, pudieron manejar los recursos a su antojo, fuera de todo ordenamiento y faltando a la responsabilidad que la universidad les había encomendado.  De esa forma, se presume que parte de los 56 millones de pesos se erogaron como “pago de becas”, por ejemplo, al propio Enrique Fichl.

Hugo del Pozzo (en el recuadro) cuando un software se columpiaba en la tela de una trama. Al centro de la gráfica, el entonces secretario de administración de la UAEMex, Jaime N. Jaramillo Paniagua.

Hugo del Pozzo (en el recuadro) cuando un software se columpiaba en la tela de una trama. Al centro de la gráfica, el entonces secretario de administración de la UAEMex, Jaime N. Jaramillo Paniagua.

Por lo pronto, en 15 días los señores Hugo del Pozzo y Enrique Fichl podrían ser inhabilitados para trabajar en la UAEM hasta por 10 años, mientras el proceso por la vía penal continuará con sus tiempos y la UAEM buscará lograr desde la contraloría universitaria y la autoridad judicial, una sentencia resarcitoria de los daños causados a la institución con la “trama Oaxaca” que, por ahora, tiene a la autónoma mexiquense peleando en los tribunales oaxaqueños contra la sentencia de un juez que les ordena pagar al gobierno del estado de Oaxaca los 56 millones de pesos, más otros 40 por daños y costas, es decir casi 100 millones.

Los indicios, las pruebas, otorgan confianza a la autónoma del Estado de México en que su recurso de apelación a la sentencia señalada tenga efecto y la institución no sea obligada, judicialmente, a pagar por un fraude que no cometió.

Al rector Olvera no le espanta el escrutinio de la Procuraduría de Justicia del Estado México y de hecho invita a que las investigaciones “topen hasta donde deban topar”. El anuncio desde la rectoría es que en la UAEM no se protegerá a nadie y si las indagatorias de la PGJEM revelan la complicidad y/o participación de otras personas, además de los arriba señalados,  las autoridades competentes tendrán que actuar conforme a Derecho.

De ahí la postura del rector de la UAEM al defender con uñas y dientes el presupuesto universitario que sirve para mantener las bajas cuotas de los alumnos, las miles de becas, el Potrobus y la enorme infraestructura de nuestra universidad.  La negación del rector para pagar los casi 100 millones de pesos a Oaxaca tiene un mensaje muy claro: la UAEM, sus alumnos, académicos y trabajadores, no tienen por qué pagar, no tienen por qué verse afectados por las malas acciones de unos cuantos individuos.

Por ello, el papel de la Procuraduría de Justicia del Estado de México será fundamental para descubrir el destino de los 56 millones de pesos que reclama el gobierno de Oaxaca y las actuales autoridades de la UAEM no saben qué destino tuvieron. La autoridad ministerial tendrá que buscar y encontrar la respuesta a las preguntas que todos nos hacemos: ¿Quién sacó el dinero de la cuenta? ¿A quién se le pagó? ¿Cómo se le pagó? ¿Por qué concepto se le pagó? ¿Cuándo se le pagó? ¿Qué servicios se contrataron? ¿Se hicieron subcontratos, con quién, porqué y por cuánto?

No se sabe hasta dónde toparán las investigaciones ministeriales y si sólo a los señalados se les fincarán responsabilidades. Tampoco se sabe el tamaño de los recursos mal empleados, pero lo que sí se sabe y está claro, es que de origen hubo malos manejos y la actual administración de la Universidad Autónoma del Estado de México (que nada tiene que ver con la “trama Oaxaca”) está abierta, segura de su buen trabajo y dispuesta a defender a la institución caiga quien caiga y llegue hasta dónde llegue la investigación.

*Apocaliptic.com no se hace responsable de la opinión de sus colaboradores y no necesariamente comparte su postura sobre los temas que abordan. 

 

 

One thought on “#UAEMex ¿trasfondo en robo de sistema financiero?… La trama Oaxaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*