Marchan por la libertad de Roxana; mató a su violador en defensa propia

Comparte:

14 de octubre 2021.- Colectivos feministas marcharon hacia los Juzgados de Control Neza-Bordo para exigir a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) la liberación de Roxana Ruiz Santiago, encarcelada el pasado 8 de mayo por defenderse de su agresor, quien la violó y agredió físicamente.

El contingente encabezado por el hijo de la Roxana, de sólo cuatro años, partió al medio día desde las cruces rosas del Palacio Municipal de Nezahualcóyotl hasta los juzgados donde se tenía prevista la audiencia de la joven madre de 21 años originaria de Pinotepa Nacional, Oaxaca, quien lleva medio año encarcelada por cometer homicidio en defensa propia.

Al grito de “Defender mi vida no es un delito” y “Roxana es valiente, no una delincuente”, las inconformes recorrieron las calles para exigir a la Fiscalía el desistimiento en la acusación que mantiene hacia Roxana y pueda reunirse con su pequeño hijo.

Roxana denunció que el 8 de mayo pasado terminó su jornada laboral vendiendo papas y aceptó que un hombre de la tienda de enfrente a quien conocía de vista la llevará a su casa, pero al llegar el sujeto insistió en quedarse en su casa y la violó a la mitad de la noche.

“Me golpeó, me violó, yo estaba en shock, sólo quise defenderme, pasé momentos horribles, sentí su aliento, sus manos, cuando me penetró y sólo quería que esto acabara. Le di un golpe en la nariz, empezó a sangrar y me dijo: ‘ahora sí te vas a morir’”, relató.

El sujeto la golpeó fuertemente y cuando se distrajo, Roxana aprovechó para intentar defenderse con lo único que tenía a la mano, una playera.

“Me dio miedo, él me golpeaba, cuando se distrajo tomé una playera y se la puse en el cuello, lo asfixié, sentí miedo, terror, sólo no quería que no lastimara a alguien más; me sentí sola, denigrada, que no valía nada; sentí que todo era culpa mía por haber confiado en esas personas”, detalló la joven.

Al darse cuenta de lo que había sucedido, la joven madre confesó que entró en ‘shock’ y lo único que pensó fue en meterlo en un costal para tirarlo en la calle, pero fue sorprendida por policías quienes ignoraron su testimonio y nunca le realizaron pruebas periciales ni médicas ni psicológicas.

De acuerdo con el colectivo, el caso de Roxana ha estado plagado de irregularidades, pues la abogada que contrataron para llevar su caso no realizó bien el proceso y decidieron revocarla.

 


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *