México, entre los países de Latinoamérica que han logrado reducir el hambre

7 de noviembre 2018.- En los últimos tres años América Latina tuvo pocos avances en la reducción del hambre que padecen unas 39 millones de personas, un drama que golpea principalmente a poblaciones vulnerables que además enfrentan, paradójicamente, la amenaza de la obesidad.

De acuerdo con un informe de Naciones Unidas sobre seguridad alimentaria y nutrición en la región, desde 2015 el hambre aumentó en tres países: Argentina, Bolivia y Venezuela.

Según el documento el hambre golpea a 39,3 millones de personas, el 6,1% de la población regional. Haití es el país con mayor número de personas subalimentadas con 5 millones, el equivalente al 45,7% de su población. Le sigue Venezuela con 3,7 millones, el 11,7% de sus habitantes.

No obstante, en Haití el hambre se redujo en los últimos tres años, así como en Colombia, México y República Dominicana.

A ello se ha sumado el avance de la obesidad. Unas 250 millones de personas tienen sobrepeso en Latinoamérica, una realidad que preocupa a los especialistas.

“La obesidad se ha convertido en la mayor amenaza nutricional de América Latina y el Caribe. Casi uno de cada cuatro adultos es obeso. El sobrepeso afecta al 7,3% (3,9 millones) de los niños y niñas menores de cinco años, una cifra que supera el promedio mundial de 5,6%”, señaló el informe.

El representante regional del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Julio Berdegué, dijo que “la obesidad está creciendo descontroladamente… La situación es espantosa”.

Por su parte, Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud, indicó que aunque la desnutrición persiste en la región, en particular en las poblaciones vulnerables, la obesidad y el sobrepeso afectan de manera particular a esos grupos.

“Debemos avanzar en el acceso a la salud universal para que todas las personas puedan recibir la atención y medidas de prevención que necesitan por temas de malnutrición y sus consecuencias a largo plazo”, indicó.

El hambre, la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad afectan más a las personas de menores ingresos, a las mujeres, a los indígenas, a los afrodescendientes y a las familias rurales, según el informe.

Los cambios en los patrones de alimentación fueron señalados como la principal causa de la obesidad en los sectores más vulnerables. Si bien en esos grupos ha aumentado el consumo de alimentos saludables como la leche y la carne, muchas veces deben optan por productos con alto contenido en grasa, azúcar y sal porque tienen un menor costo.

El reporte indicó que 11 países han logrado mantener estable la cantidad de personas subalimentadas: Chile, Costa Rica, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú.

Por su lado, Brasil, Cuba y Uruguay son las tres naciones de la región con porcentajes de hambre inferiores al 2,5 % de su población.

El informe fue divulgado el miércoles en forma simultánea en Chile y Panamá.

 

AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*