Zamora Morales entrega equipamiento a los bomberos

*El alcalde entregó 50 equipos y 50 botas de bomberos, con el compromiso de seguirles apoyando, tras reconocer que durante mucho tiempo la institución no ha sido modernizada.

Reporte de: Francisco Javier López/Apocaliptic
Fotos: Darío Priego/Apocaliptic

Toluca, Estado de México.- Con un llamado a la sociedad para no tirar la basura en las calles, incluso participar retirando los desechos que están sobre alcantarillas, para evitar inundaciones, el alcalde Fernando Zamora Morales, entregó a elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos, equipos y botas para realizar mejor su noble labor.

Esta mañana, en la estación de Bomberos de la capital mexiquense, el munícipe, entregó, en una primera etapa, 50 equipos de bomberos que consta de casco, chaquetón, pantalón guantes y lámparas personales, entre otros aditamentos, además entregó 50 botas especiales, beneficiando a 100 elementos de la institución.

Para esta administración municipal, respaldar a los bomberos, es un orgullo y una preocupación constante, porque se está consciente de los riesgos que enfrentan y de las condiciones bajo las cuales acuden a prestar auxilio, refirió.

Zamora Morales y su comitiva, fueron recibidos por el comandante Antonio Gutiérrez Vilchis, coordinador de Protección Civil del Ayuntamiento de Toluca, quien agradeció el apoyo, el cual de manera simbólica fue entregado a tres elementos, en lo que respecta a equipos y a cuatro más, referente a botas especiales.

Ante 50 elementos del Cuerpo de Bomberos y las autoridades municipales, el comandante felicitó a los integrantes de esta institución, porque su entrega es ejemplar, “cuando todas las mañanas salen de casa, no saben si regresarán, porque permanentemente se está en riesgo por salvar vidas humanas y de animales, ya sea de incendios, inundaciones y accidentes.

En tanto, el oficial Fernando Ramírez Zapata, a nombre de sus compañeros agradeció el equipamiento y refrendó las palabras del comandante, en el sentido de que no hay día en que al salir de casa, no se encomiende a Dios, pero ello no los arredra, porque tienen su vocación de salvamento, bien definida.