a02_01_doriga

López Dóriga confirma final de su noticiero

24 de mayo.- Joaquín López-Dóriga se va. El tercer viernes de agosto saldrá por última vez en pantalla como presentador del informativo estrella de la televisión mexicana. Su marcha de un puesto que en México carece de rival, marca el inicio de un nuevo ciclo mediático y posiblemente político. A dos años de las elecciones presidenciales, la omnímoda Televisa ha decidido sustituirlo y poner en otras manos su principal lanza informativa. “Acaba un ciclo. Y comienzo otro”, dijo el periodista en su despedida.
Desde el noticiero nocturno, López-Dóriga, de 69 años, ha sido la cabeza visible del oficialismo en televisión, pero también un comunicador telúrico, un monstruo

catódico al que se consideraba ungido por la luz institucional: desde la caída de un narcotraficante hasta una crisis de Gobierno se tornaban ciertos cuando se hacían públicos en su programa.

Esta íntima conexión con las fuentes oficiales y la propia cartografía de Televisa, el gigante televisivo que domina el universo mexicano, le otorgaron, pese a las críticas, una enorme prevalencia mediática, al estilo de su maestro Jacobo Zabludovsky. Un peso y una influencia, propios de otros tiempos, que difícilmente se volverán a repetir.

EL ANUNCIO Y LA ESPECULACIÓN
Fue a las 22:30 horas, nada más iniciar el informativo. Mirando a la cámara, sin rodeos, anunció con tono periodístico su marcha tras 16 años, dando motivos familiares y dejó en el aire un mensaje críptico. . “Acaba un ciclo. Y comienzo otro”.

Las voces más autorizadas apuntan como sustituta a Denise Maerker, una respetada periodista que dirige en Televisa el programa Punto de partida. Se trataría de un intento de encontrar un revulsivo, femenino y sin desgaste político, en una época de agotamiento de fórmulas y donde el tablero televisivo, tras la reforma de las telecomunicaciones, va a verse alterado con la aparición de una nueva competidor, Cadena Tres.

 

ElPaís

banner_informe2016_1000x100