Revelan casos de migrantes mexicanos detenidos muertos por negligencia médica

Comparte:

Redacción Apocaliptic.com

Un grupo de organizaciones defensoras de derechos humanos presentaron una investigación titulada “Negligencia mortal”, en el cual se analizan 17 casos de muertes en centros privados de detención de migrantes en los Estados Unidos, encontrando que en casi la mitad de los casos se registraron situaciones de negligencia médica que costó la vida a 8 inmigrantes, dos de ellos mexicanos.

Las organizaciones civiles Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Detention Watch Network (DWN) y el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NJIC), presentaron este viernes los resultados de su investigación, donde se detalla la inhumana forma como fueron tratados migrantes con problemas de salud, lo que derivó en su muerte.

En el caso de México se narra el caso de Pablo Gracida Conte, de 54 años de edad, quien perdió la vida en el Centro de Detención de Eloy, en Arizona, en octubre de 2011, así como Fernando Domínguez Valdivia, de 58 años, quien murió en marzo de 2012 en el Centro de Detención de Adelanto, en California.

En el caso de Pablo, le fue negada durante cuatro meses la atención médica especializada por un padecimiento que se fue agravando del corazón, a pesar de que una doctora del lugar había alertado que necesitaba atención hospitalaria urgente.

Una investigación realizada por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, había encontrado que la muerte de Gracida Conte, “pudo haber evitado si hubiera recibido el tratamiento médico apropiado de manera oportunda”.

Asimismo se abunda en el caso de Fernando, quien adquirió pulmonía, una enfermedad tratable, no obstante que en la investigación se detectó que sufrió “un nivel inaceptable de atención médica”.

Con esta investigación se pone de manifesto las pésimas condiciones de estos polémicos centros privados de detención para migrantes, y en los que se han registrado más de 50 muertes durante la gestión de Barack Obama.

 

 


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *