NADANDO “DE A MUERTITO”

Comparte:

Antonio Juárez

El alcalde de Toluca, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, no sale de una cuando ya está en otra situación cuyo origen está “en lo oscurito” como la falta de presupuesto para cerrar bien su trienio, y uno de sus principales problemas es la gran cantidad de acreedores a quienes no ha pagado cantidades comprometidas por servicios pero también por arrendamiento de inmuebles.

Se sospecha que una gran cantidad de dinero de las arcas municipales fue a dar a su fallida campaña para reelegirse, por eso no le alcanza para cumplir con los compromisos contraídos, pero el contralor del ayuntamiento que preside, de nombre Everardo Hernández Gonzáles, y cuya obligación es vigilar la correcta aplicación de los recursos, ni pío dice, nadie sabe cómo justifica su sueldo, ¿será porque es hermano de del ya famoso diputado de Morena, quien preside la Junta de Coordinación Política, Maurilio Hernández González? Así, todo queda entre cuates. El colmo con Juan Rodolfo es que por un pelito se salvó de que una empresa con la que mantiene adeudos millonarios, le embargara ni más ni menos que el emblemático Cosmovitral Jardín Botánico. Otro asunto pendiente para Juan Rodolfo es que a pesar de que presume avances en seguridad pública, la delincuencia está muy activa, y se reducirá significativamente la cantidad de patrullas de la policía municipal, porque las tendrá que devolver al término de su gestión, porque son rentadas y con sobreprecio.

Así que quiere llegar a diciembre “nadando de a muertito” y le tocará a Raymundo Martínez Carbajal, alcalde entrante, resolver ese y otros problemas que le va a heredar el panmorenista saliente…

En temas más agradables, trascendió que se rompieron las expectativas planteadas para la Feria Internacional del Libro del Estado de México, la FILEM, concluida el domingo 3. A pesar de que la sacaron del centro de la capital mexiquense, tuvo una excelente respuesta, con una asistencia diaria promedio de 3 mil personas, y esto en definitiva fue un empujón que reactivó a la industria editorial en buena medida. El número de asistentes, que fue superior 33 por ciento a lo estimado inicialmente, en buena medida se atribuye a dos hechos: primero, a que la UAEM haya puesto a funcionar el “Filembús” o sea los autobuses del Potrobús, que normalmente transportan a los universitarios de sus casas a los planteles, y que ahora dieron servicio gratuito al público en general, desde diversos puntos a la Feria Internacional del Libro los diez días que duró. El segundo elemento que aumentó el número de visitantes, es la comodidad que ofrece el amplísimo estacionamiento del Centro de Convenciones, que además fue gratuito. El recinto del Centro de Convenciones, pese a la pandemia, y que a mucha gente le podría parecer retirado, tuvo intensa actividad. No cabe duda que Marcela González Salas, Secretaria de Cultura, y el Rector Carlos Eduardo Barrera, formaron una combinación ganadora y el resultado fue el éxito de la FILEM…

Por favor siga cuidándose para no contagiarse de COVID, porque la amenaza no ha desaparecido; tan es así que se comenta, hasta al Oso Yogui le dio. Lo bueno es que es asintomático, y ya se fue a encerrar a su cueva con un gran tarro de miel…

Nos leemos.


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *