Columna AL TANTO… ¡Sálvese quien pueda! Delta se asoma a la puerta

Comparte:

Por José Antonio Ortega

Todo es consecuencia de lo mismo. El repunte de contagios por Covid-19 se veía venir. La variante Delta aprovechó el descuido. Hubo exceso de confianza en las vacunas. Olvido al mantener la sana distancia. Omisión en el lavado frecuente de manos y el uso  de gel antibacterial. Irresponsabilidad para continuar con el uso de cubrebocas en lugares concurridos.

Por eso hoy las consecuencias están a la vista. La humanidad resiente otra vez los efectos del virus SARS-CoV-2. Con su tercera oleada nos recuerda que llegó para quedarse. Nunca se fue ni se irá. Faltan muchos meses para que la pandemia sea erradicada.

El microscópico asesino estremece al mundo. Son más de 4 millones 202 mil muertos y cerca de 196 millones 800 mil contagios al cierre de este julio de 2021. Lejana se ve la inmunidad de rebaño con apenas el 14.4% de la población mundial totalmente vacunada. El avance en la inoculación se observa solamente en naciones altamente desarrolladas.

A pesar de la vacunación crecen los contagios en Estados Unidos, India, Brasil y México. Los cuatro países que acumulan el mayor número de decesos en el orbe. Otras naciones en América y Europa resienten el alza: Perú, Colombia, Argentina, Rusia, Reino Unido, Italia, Francia, Alemania y España.

Hay incertidumbre. Falta de certeza en la efectividad de las vacunas. Aún es demasiado pronto para saberlo. Las farmacéuticas internacionales aconsejan refuerzos para la vacuna de dos dosis. Una medida igual se estima para el biológico de una sola aplicación.

El fantasma del confinamiento y las restricciones a la movilidad se asoman a la puerta. Pone de manifiesto que salvaguardar la vida es más relevante que retomar la actividad económica. Regresar a la vida de antes es un escenario que se torna lejano. Sobre todo cuando la variante Delta acecha a la humanidad entera, en el verano de 2021.

Mientras tanto…

En nuestro México lindo y querido la autoridad ve la procesión y no se hinca. Como ya es costumbre, sus prioridades son otras. Su atención se encuentra en otra parte. Dividida entre la Consulta Popular para enjuiciar ex presidentes y la terquedad por regresar a los niños a las escuelas.

Distractores con los que se pretende ignorar la presencia de Delta. La nueva variante del Covid-19, que resultó ser tan contagiosa como la varicela, el resfriado común o las gripes estacionales. Tan transmisible como la viruela, el ébola o el sarampión. Así lo destaca el reciente informe de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Pero no son las únicas evidencias que se ignoran en las alturas del poder. Otro informe, el del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), ofrece mayor claridad sobre la gravedad de la pandemia en México. El reporte contrasta las cifras oficiales que a lo largo de 2020 ofreció en sus conferencias vespertinas la Secretaría de Salud (Ssa).

El informe de INEGI establece que el año pasado murieron por causas derivadas de la pandemia 201 mil 613 compatriotas. Cifra superior en 35% a lo reportado por la Ssa que ubicó en 148 mil 629 el número de decesos por Covid-19. Son números y datos duros que nos llevan a pensar que algo no se esta haciendo como debiera.

Por lo tanto…

¡Sálvese quien pueda! No hay instrucciones precisas para enfrentar la tercera oleada. Ni salvavidas ni capitán ni timonel. Así lo evidencia el manejo propuesto para el semáforo de alerta epidemiológica. El que la autoridad pretenda minimizar los más de 19 mil contagios que generó la variante Delta en los últimos días de julio.

Tome sus previsiones sanitarias si  tiene pensado asistir a la Consulta Popular. Tenga presente el riesgo que representa acudir a las urnas este primer domingo de agosto. El repunte de contagios que se dio a partir del pasado proceso electoral del 6 de junio. No espere que este ejercicio de participación democrática sea vinculante. Por sí solo será insuficiente para enjuiciar a los ex mandatarios mexicanos.

Es poco probable que las 57 mil 92 Mesas Receptoras de Opinión alcancen la meta. Se requiere captar alrededor de 37 millones de votos para enjuiciar a los ex presidentes. No se logrará, no en esta ocasión, pero el ejercicio valdrá la pena. Será importante por la participación de los 284 mil 363 ciudadanos que fungirán como funcionarios de casilla, y sentará un sano precedente para dejar atrás las consultas a mano alzada.

Por más que la autoridad insista, no se ven condiciones para un pronto regreso a clases. El riesgo de que los menores enfermen es alto. Es muy previsible que la tendencia de contagios continúe a la alza. La pandemia no tiene palabra de honor. No se mueve por decreto ni por decisiones gubernamentales.

Es claro que la decisión de llevar a los niños a la escuela el próximo 30 de agosto es suya. Aunque la autoridad insista en que no hay evidencia científica, resulta imprescindible vacunar a los pequeños. Regresar a la escuela a estas alturas, además de temerario puede resultar contraproducente. Más aún con el semáforo en rojo.

 


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *