Columna AL TANTO… VACACIONES Y CAMPAÑAS ANTECEDEN A LA TERCERA OLA DE COVID

Comparte:

José Antonio Ortega

No fueron días de guardar, mucho menos de recogimiento. Tampoco tiempo de reflexión o penitencia. Todo lo contrario, caray ¡cómo cambian las cosas! La Semana Santa ya no es como antes era. Con templos cerrados y playas abiertas, la gente optó por disfrutar las delicias de la vida mundana. Olvidar por unos días el confinamiento y la pandemia.

Hastiados del encierro, mucha gente -en muchas partes- decidió salir. Huir de la ciudad, escapar de su realidad. Correr a disfrutar de la cálida arena, sumergirse en el mar y regocijarse con las tibias olas. Relajar la disciplina, la sana distancia y abarrotar los sitios turísticos. Total, solo se vive una vez y en el mar la vida es más sabrosa.

Ya vendrán los días de arrepentimiento y penitencia. El llanto y el crujir de dientes. El tiempo de pagar las consecuencias del temerario desafío. La factura de las vacaciones en los destinos de sol, arena y mar, pero también de la visita a los pueblos mágicos que recibieron la intensa oleada de turistas, en la temporada de Semana Santa.

El remordimiento y la tristeza vendrán después, con la tercera ola, cuando repunten los contagios y se incrementen los decesos. Cuando se busquen culpables, mirando hacia otro lado. Pero no los habrá. Nadie querrá asumir la responsabilidad del incremento en el  número de contagios o decesos que engrosarán la estadística.

Lo que si habrá y en número creciente, serán más víctimas de una pandemia que parecía dar tregua. Algunas fotos del viaje y las imágenes del último recorrido con el ser amado, con el familiar querido. Más aún, el recuerdo perenne de que la  Semana Santa es tiempo de recogimiento, días de reflexión y penitencia.

Mientras tanto…

En pleno Domingo de Resurrección, luego del periodo de tensa calma que marcó la fase de intercampaña, partidos y coaliciones regresan a la arena electoral. Se lanzan de lleno a la campaña y a la lucha encarnizada por los escaños. En busca de obtener el mayor número de curules de la Cámara de Diputados.

Van con todo, van por todo.  Actores, cantantes, boxeadores, luchadores y deportistas de toda índole, se lanzan en busca del voto. Arropados por las élites, por la gran familia política mexicana, por los personajes de ayer, de hoy y de siempre. Por quienes mueven los hilos de la política nacional.

Junto con ellos, una avalancha de diecinueve millones y medio de spots en radio y televisión. Mensajes huecos, intrascendentes, carentes de propuesta y contenido inundarán a partir de esta semana el espectro radioeléctrico nacional. Contaminarán el espacio público con una guerra de lodo e infamia.

Habrán de sufrirlos radioescuchas y televidentes. Tendrán que sancionarlos órganos electorales y jurisdiccionales. Será la guerra de descalificaciones que librarán los candidatos de “Juntos haremos historia”, contra los conservadores del pasado y los denuestos de los abanderados de  “Va por México” contra el gobierno de la 4T y todo lo que ello representa.

Ni que decir de las redes sociales, donde la lucha será descarnada. El espacio idóneo para tirar la piedra y esconder la mano. La batalla de troles contra bots y viceversa, donde los partidos políticos tratarán de dominar la conversación y marcar la agenda pública en las redes sociales. La contienda será cruenta y despiadada.

Por lo tanto…

Tomemos las cosas con calma y paciencia. La guerra de lodo apenas comienza. Inicia con los aspirantes a conformar la Cámara de Diputados del honorable Congreso de la Unión. Una oficialía de partes hoy dominada por Morena, cuya consigna principal es no cambiarle ni una coma a las iniciativas del inquilino de Palacio Nacional.

No nos apasionemos en la discusión política, al grado de pelear con los amigos, familiares y parientes. Todo esto pasará. Será una temporada salvaje, es cierto, pero acabará el primer domingo de junio. Cuando se sepa el resultado de la elección en cada distrito electoral y posteriormente se valide el resultado.

No perdamos la maravillosa oportunidad de votar y recordar a los partidos que el actor más importante en una democracia es el ciudadano. No dejemos que ni la pandemia ni la actuación del crimen organizado o los poderes fácticos, impidan el libre ejercicio de nuestro sufragio.

Estemos atentos a lo local, a la vida política del Estado de México. A las actividades y plazos legales que marcan nuestro calendario electoral. Se acerca la hora de la verdad y en esta semana el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) dará cumplimiento a dos actividades fundamentales de la elección local.

Se trata de la solicitud de registro de plataformas electorales de diputaciones locales por el principio de mayoría, así como el correspondiente a las plataformas electorales de integrantes de los ayuntamientos.  No hay prórrogas, el Código Electoral del Estado de México señala como plazo los días comprendidos entre el martes 6  y el sábado 10 de abril.

Posteriormente, a partir del domingo 11 de abril y hasta el domingo 25, se abrirá el plazo para que los partidos políticos y las coaliciones “Juntos haremos historia” y “Va por México” presenten sus respectivas solicitudes de los 45 candidatos que postularán  al Congreso local y las planillas para los 125 ayuntamientos. Es un plazo que también aplica para los candidatos independientes.

Tomemos sana distancia o podríamos ser presas de la confusión. No perdamos de vista que las maquinarias electorales están en marcha. Que a partir de abril estaremos viendo diversas estrategias de propaganda y contra propaganda electoral. Cuidémonos del ardid y la falacia, de las encuestas y sondeos a modo.

Recordemos que las preferencias electorales por candidatos o partidos, son la fotografía del momento. No olvidemos que más allá de la prospectiva el veredicto final esta en nuestras manos. Tengamos lista y a buen resguardo nuestra credencial de elector con fotografía para salir a votar. Cuidemos nuestra salud, ya falta poco.

 


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *