Columna AL TANTO… CAMINITO DE LA ESCUELA: EL REGRESO SIN RETORNO A LAS AULAS

Comparte:
  •  
  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    20
    Shares

José Antonio Ortega

El regreso a clases presenciales genera crisis de ansiedad. Madres,  padres de familia y tutores la padecen. Los estudiantes la sufren. Un año sin ir a la escuela, comienza a pasar factura. Provoca estragos en la salud mental. Los cuadros depresivos van en aumento. Pero la solución no es fácil, requiere tiempo.

Por más que se afanen, no habrá un pronto retorno a clases. En vano insisten y persisten en su estrategia, los empresarios de la educación. Se equivocan la Asociación de Escuelas Particulares del Estado de México y la organización “Mexicanos Primero”. La respuesta es clara: hasta el semáforo verde, sostiene la autoridad.

Se equivoca también la organización de colegios privados “Abre mi escuela”. Las manifestaciones realizadas en días pasados en diez importantes ciudades del país, incluyendo la Ciudad de México, no son la ruta adecuada para abrir los planteles de educación pública. Se requiere planeación y la oportuna aplicación de vacunas contra el Covid-19.

No hay condiciones sanitarias para el regreso escalonado a las escuelas de nivel primaria y secundaria ni para un regreso inmediato a las aulas. No es un asunto que dependa sólo de la autoridad. Las comunidades escolares tienen miedo, temen ser víctimas de la pandemia.

No existen condiciones adecuadas para el retorno seguro a las instituciones educativas. La lucha, iniciada por los empresarios de la educación a principios de marzo, no ha dado ni dará resultados, porque la pandemia continúa. Los contagios y decesos, se mantienen.

Ante el regreso sin retorno a las aulas, se impone la cordura y la mesura. Mantener el modelo de clases a distancia, hasta que termine el presente ciclo escolar. Es cierto que las clases por televisión, radio e internet, no son la mejor opción: es la única. Sobre todo en las entidades con semáforo en naranja y amarillo, que son mayoría.

Mientras tanto…

La Secretaría de Educación Pública (SEP) anuncia el regreso a clases, después de las vacaciones de Semana Santa. En gira de trabajo por el sureste, su titular, Delfina Gómez Álvarez, presenta el Plan para la Reactivación Escalonada Mixta de los Servicios Educativos en Campeche.

Cosa de recordar que esa entidad, al igual que Chiapas y Sonora, son hasta el momento las únicas entidades con semáforo de riesgo epidemiológico en verde. Por ello, serán también las entidades piloto para el regreso gradual a la escuela.

Se espera que en breve la titular de la SEP, visite también Chiapas para conocer las condiciones que guardan los planteles en su infraestructura, disponibilidad de agua y adecuado funcionamiento de módulos sanitarios, para garantizar un regreso seguro a las aulas. Las demás entidades, tendrán que esperar.

En el mejor de los casos hasta que concluya el ciclo escolar 2020-2021. Un ciclo que pasará a la historia por la ausencia de 5 millones 200 mil estudiantes. Alumnos que ya no se inscribieron por causas relacionadas con el desempleo de los padres, la falta de equipos de cómputo o por considerar que las clases a distancia no sirven.

Al menos esas son los motivos que arroja la Encuesta para la Medición del Impacto Covid-19 en la Educación 2020. Documento elaborado por el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (INEG), en el que se destaca la deserción de 14 mil 246 estudiantes.

Datos crudos que consignan que alrededor de 2 millones 300 mil personas de entre tres y 29 años de edad no pudieron inscribirse por causas ligadas con la pandemia, en tanto que 2 millones 900 mil por falta de recursos económicos. La muestra estadística de INEGI registra que el año anterior no concluyeron el ciclo escolar poco más de 740 mil estudiantes.

No obstante, el regreso a clases tendrá que esperar. Está supeditada al avance de la campaña de inmunización. A la llegada de vacunas del exterior. Pero también a la llegada de la tercera oleada de contagios y decesos que se espera después del periodo vacacional de Semana Santa.

Por lo tanto…

Más allá de la presión que puedan ejercer los particulares que participan en la educación, se impone la prudencia y la mesura. El regreso a clases presenciales deberá seguir la ruta trazada por la autoridad federal. Tendrá que darse de manera paulatina y con la voluntad de maestras, maestros, alumnos y padres de familia.

El impacto de Covid-19 en la educación, no es privativo de México. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), consigna que en el pico de la crisis  mil 600 millones de educandos en más de 190 países dejaron de asistir a la escuela y junto con ellos más de 100 millones de docentes y personal escolar.

En el mismo documento, la UNESCO precisa que hoy en día la población estudiantil del mundo se encuentra afectada por el cierre completo o parcial y las escuelas de 29 países permanecen completamente cerradas. Asimismo, se pronuncia porque las campañas de vacunación den prioridad a los 100 millones de docentes y educadores de todo el mundo.*

Como podemos ver, esta problemática no es exclusiva de México. Tengamos presente que la pandemia no ha terminado. Así lo muestra la tercera oleada de contagios y decesos que comienza a afectar a Europa. El nuevo confinamiento que impusieron Francia, Italia y España, con restricciones al turismo en Semana Santa.

Miremos el ejemplo de la vieja Europa. El periodo vacacional que se avecina entraña un riesgo. Habrá que extremar cuidados y precauciones. No se pueden relajar las medidas de distanciamiento social, uso de cubrebocas y lavado frecuente de manos. No caigamos en exceso de confianza.

Nada de vacaciones. La Semana Santa es tiempo de recogimiento y reflexión. Limitemos la movilidad al máximo. El regreso a la escuela se dará en su momento. Aceptemos el hecho, porque después de todo siempre será mejor perder un año, que perder la vida.

 

* https://es.unesco.org/news/ano-educacion-perturbada-covid-19-como-esta-situacion


Comparte:
  •  
  • 20
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    20
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *